Los $7 mil millones que nos faltan

El Gobierno del Presidente Cortizo aumentó la deuda pública de julio de 2019 a julio de 2020 en cerca de $6,800 millones, pero en medio de la pandemia, Panamá sigue sumido en la mayor depresión económica de su historia reciente, y el financiamiento ha sido insuficiente para reactivar la economía.

Señor Presidente, hay otros cerca de $7 mil millones en los bancos panameños que usted o su Superintendente de Bancos con solo firmar un Decreto Ejecutivo puede poner a circular en la calle mañana mismo a través de financiamiento a las empresas y familias panameñas que tanto lo necesitan.

Estos $7 mil millones no van a subir la deuda pública, ni van a seguir poniendo en riesgo el grado de inversión de la Nación lo cual elevaría el costo de la deuda y nos afectaría a todos los panameños. Estos $7 mil millones a la Nación no le cuestan nada, y al revés, le permitirían volver a niveles de recaudos tributarios similares o mejores que los que se tuvieron en el pasado.

Los $7 mil millones de los que hablo son los depósitos de los ahorradores principalmente panameños que reposan en las cuentas de todos los bancos del Sistema Bancario Panameño y que no se han puesto a circular en la economía a través de financiamientos, tal vez por el “alto grado de riesgo” que reviste prestar hoy en día en Panamá. Pero ese mismo riesgo se tuvo la década pasada cuando los bancos tuvieron utilidades descomunales y multiplicaron sus patrimonios. Así que seguimos en el mismo barco, y a este se le está entrando el agua, así que no se puede ser tripulante solo de mar tranquilo sino que también hay que serlo de mar turbulento.

Veamos las cifras ya que estas no mienten y hablan por sí solas. Según la Superintendencia de Bancos de Panamá, SBP, entre noviembre de 2020 y noviembre de 2019 la cartera crediticia neta se redujo en más de $2 mil millones, y en el mismo período los depósitos de ahorradores, principalmente panameños, aumentaron en más de $7,500 millones.

En noviembre de 2019 la relación en el Sistema Bancario Panameño, el cual excluye bancos con licencia internacional, entre cartera crediticia y depósitos era del 90%, un año después se redujo dramáticamente a tan solo el 80%. Esto ratifica que los bancos han dejado de prestar dinero en el último año y se han volcado a actividades más lucrativas y “menos riesgosas” como inversiones en títulos valores o a colocar depósitos en bancos locales o internacionales con menos riesgo, es decir se ha desvirtuado la naturaleza histórica misma de la actividad bancaria.

Señor Presidente, si usted le pidiera a los bancos que mantuvieran el índice de cartera crediticia sobre depósitos en el 90%, los panameños tendríamos en muy corto tiempo cerca de $7 mil millones más en la economía circulando, generando empleo necesario para el país, promoviendo la iniciativa de los jóvenes emprendedores panameños, permitiéndole a los promotores inmobiliarios monetizar sus inventarios, respaldando a los agricultores locales hacer frente a las inclemencias climáticas y vender sus productos a precio justo, estimulando el turismo local, y en fin descargando a su gobierno de toda la responsabilidad que se le achaca por reactivar la economía, pues no cabe duda que esta responsabilidad es de todos los ciudadanos.