¿Cómo promover el aprendizaje en temas de sostenibilidad?

¿Cómo promover el aprendizaje en temas de sostenibilidad?

Defender, conservar y mejorar el medio ambiente para las generaciones presentes y futuras, debe convertirse en un objetivo prioritario. Imagen de Gerd Altmann en Pixabay




En los resultados de la encuesta reciente de Gartner sobre los temas prioritarios para el C-Level o altos gerentes y directores de empresas, en 2022 y mirando hacia 2023, se muestra un cambio radical en las prioridades. Entre los resultados destacados la sostenibilidad ambiental, pasó a ser una de las 10 prioridades estratégicas para los Gerentes Generales. Mas del 50% de los participantes afirmaron que el aumento de los esfuerzos ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG) atrae a los inversores hacia sus empresas. La sostenibilidad también aparece como un elemento competitivo diferenciador para los directores ejecutivos en 2022 y 2023, al mismo nivel que la confianza en la marca entre los encuestados. Estudios recientes indican que la demanda de talento con habilidades en sostenibilidad superará pronto la oferta, poniendo en desventaja a quienes no hayan invertido en perfiles con esas capacidades necesarias e impulsado una cultura sostenible.

¿Cómo aportamos desde los distintos entes de educación y aprendizaje a disminuir la brecha del talento para prepararnos para alcanzar esta prioridad estratégica? ¿Por dónde podemos comenzar? Un camino sencillo para avanzar en este camino es articular este aprendizaje desde la comprensión y conceptualización de las relaciones entre naturaleza, individuo, cultura y sociedad para fundamentar el concepto de huella ecológica y así identificar cómo estas relaciones son la base para el desarrollo del actual modelo cultural de la organización.

Enfocados en desarrollar esta competencia, es necesario llevar el proceso más allá de sólo el conocimiento, tomando un problema o situación local para practicar, apropiarse de la realidad y crear un concepto que pueda ser utilizado de acuerdo con las necesidades que se le presenten.

Los conceptos de ambiente, sociedad, cultura y sustentabilidad tienen significados diferentes dependiendo del contexto donde se utilicen, la profundidad de las definiciones de los mismos depende directamente de la perspectiva profesional, personal y laboral con la cual cada uno de ellos se vea. Es importante saber que, si bien existen directrices generales al respecto, es posible moldearlos según nuestras necesidades y normativas existentes en el área de acción donde nos encontremos.

Por lo anteriormente expuesto, debemos promover el conocer diferentes posturas sobre los mismos conceptos, esto nos ayudará a tener una visión más amplia y construir una relación conectada con nuestro alrededor, tanto con lo inmediato como lo alterno.

Esta entramada red de acuerdos que se establecen internamente en cada organización es lo que construye su cultura, esa forma de vida, actuación y convivencia social de todas las organizaciones. En este sentido, a diferentes culturas corresponden diferentes creencias, hábitos, usos, costumbres y tradiciones. Lo complejo de llamarle cultura a toda actividad que realiza la organización es que no todas funcionan igual, aun siendo de la misma especie. Como todo en nuestra naturaleza, somos entes únicos que compartimos características que nos permiten enlazarnos para construir puentes basados en la comunicación y el aprendizaje.

Defender, conservar y mejorar el medio ambiente para las generaciones presentes y futuras, debe convertirse en un objetivo prioritario de toda la humanidad, esto demanda nuevas estrategias, medios, recursos, aportes científicos y tecnológicos disponibles. Deben asignarse recursos para hacer que, por una parte, todas las organizaciones entiendan perfectamente bien la magnitud del reto al que se enfrenta la humanidad y, por otro, trabajar arduamente para el establecimiento de una nueva conciencia social, es decir, se trata de fomentar una nueva formación cultural que permita retomar la senda de respeto de todo lo que contenga vida, no solo la humana. Aquí está la esencia del aporte para quienes hacemos vida en el mundo de la educación y aprendizaje estratégico: disminuir la brecha del talento en la construcción de un mundo sostenible.

Geraldina Guédez Guédez

Profesora invitada del Centro de Sostenibilidad y Liderazgo Responsable del IESA
- Leer más artículos de este autor -