Las nuevas empresas de tecnología financiera entran con mayor credibilidad en la próxima década

Casi 60 empresas emergentes enfocadas en servicios financieros, desde Stripe Inc. hasta Chime Inc. y Plaid Inc., han obtenido valoraciones de más de $1.000 millones en los últimos años, según CB Insights.

Los préstamos personales –una categoría popularizada por tecnológicas financieras como GreenSky Inc. o Affirm Inc.– son ahora la forma de deuda de más rápido crecimiento en Estados Unidos, señalan datos de Experian.

Y Robinhood desencadenó un movimiento hacia el libre comercio de acciones que ha sacudido los modelos de negocio de firmas como Charles Schwab Corp. e E*Trade Financial Corp.

Aún así, analistas y expertos dicen que hay más por venir. Las fusiones y adquisiciones radicales han transformado a algunos de los principales titulares de pagos de la industria, que se están preparando para una lucha mayor por la participación de mercado con los recién llegados.

Y los reguladores buscan tener más voz sobre cómo las empresas de tecnología se aventuran en los servicios financieros.

Esta es nuestra lista anual de las tendencias, desafíos y compañías más importantes para ver en el Año Nuevo:

Estrategias de salida

Históricamente, las fusiones y adquisiciones han sido pequeñas y raras en el sector tecnofinanciero, pero eso cambió en gran medida en 2019. Fiserv Inc., Fidelity National Information Services Inc. y Global Payments Inc. hicieron una serie de acuerdos que transformaron el procesamiento de pagos en Estados Unidos.

Más recientemente, PayPal Holdings Inc. hizo su mayor adquisición de la historia, y Charles Schwab anunció que compraría TD Ameritrade Holding Corp. por alrededor de $26 mil millones. Ese ritmo frenético de acuerdos podría continuar hasta (al menos parte de) 2020.

Escrutinio regulatorio

En 2019, Mark Zuckerberg defendió el plan de Facebook Inc. para reformar el sistema bancario mundial frente al Congreso de Estados Unidos, un evento que pasará a la historia. Nuestros expertos creen que hay mucho más escrutinio gubernamental para el sector tecnofinanciero. Eso es a pesar de que los reguladores, incluida la Reserva Federal y Federal Deposit Insurance Corp., han tratado de alentar a los bancos a trabajar con tecnologías más nuevas como datos alternativos en su suscripción, en un intento por atraer a más personas al ecosistema de servicios financieros. Las empresas deberán ajustar sus estrategias en consecuencia.

El auge de los bancos digitales

Chime, el principal banco digital de Estados Unidos, ahora está valorado en $5 mil 800 millones. Eso lo hace más valioso que algunos de los bancos más grandes del país, incluidos New York Community Bancorp, CIT Group Inc. o Synovus Financial Corp.

Es parte de una nueva clase de participantes, conocidos como «bancos retadores» o «neobancos», los cuales recaudarán más de $3 mil millones en financiación de riesgo en los primeros tres trimestres de este año. Eso ha atraído millones de clientes. ¿Seguirán siendo leales? ¿O los prestamistas tradicionales podrán recuperarlos?

¿El banco de Apple? Las grandes tecnológicas hacen su jugada

Si ha leído esta publicación anual antes, no será ajeno a las predicciones de que las gigantes tecnológicas del mundo se adentrarán más en las finanzas. Sin embargo, el ritmo de esos movimientos se aceleró este año, con el lanzamiento de Apple de una tarjeta de crédito junto a Goldman Sachs Group Inc., el anuncio de Alphabet Inc. de un producto de cheques con Citigroup y el intento de Facebook por crear una nueva moneda global.