Plataformas de ‘delivery’ aceleran motores para competir en la nueva normalidad

La  pandemia incrementó los pedidos a través de las plataformas en línea lo que dejó en evidencia cómo la economía colaborativa pudo mover una parte importante de las actividades comerciales esenciales.
En Panamá operan varias plataformas que brindan el servicio de entregas a domiclio. Martes Financiero conversó con 4 jugadores de este segmento: Uber Eats; Glovo; Appetito 24 y ASAP, para conocer los planes que tienen más allá de la pandemia,  en un nuevo normal en el que se acelerará el comercio en línea y predominará la entrega a domicilio.

Acceso a las Pymes

Daniel Monge, gerente general de Uber Eats para Panamá y el Caribe, refiere que por la  pandemia se registró un    aumento global interanual de 83% en la  demanda desde mediados de marzo y abril. Precisa que una tendencia clara es que se han incorporado al servicio cada vez más pequeñas y medianas empresas que han visto incrementar sus pedidos en  40% entre febrero y abril a nivel global.

Monge comentó que la demanda por el servicio de delivery de Uber Eats a nivel global es una oportunidad para que los socios repartidores puedan seguir generando ganancias adicionales para llevar a sus hogares en estos tiempos de retos. «Además, el crecimiento ha conllevado a la implementación de estrictas medidas de seguridad entre los usuarios, para cumplir con las normativas de prevención, salud e higiene».

Indica que con la pandemia se aceleró la transformación digital lo que ha permitido que nuevos comercios se incorporen a la plataforma. Igualmente menciona que la frecuencia de pedidos por parte de los usuarios también experimentó un aumento,  a la vez que el tamaño de las órdenes que se solicitan también es mayor porque las personas están pidiendo no solo para un individuo sino para la familia. Parte de la innovación que han realizado es la posibilidad de entregas sin contacto, y se han habilitado opciones de pago y la orden del servicio a través de instagram.

Alianzas con el retail

Otro de los jugadores del mercado es Glovo. Alex Villacé,  Gerente General de Glovo para Centroamérica, refiere que una de las estrategias fue aliarse con retail específicamente con supermercados que se incorporaron a la plataforma ofreciendo más productos en línea.

“En Panamá hemos doblado el número de pedidos semanales, creciendo en 90%”. Con el reinicio de varias actividades, precisa que se abrirán nuevas oportunidades para movilizar pedidos de industrias que no estaban en el negocio. “La industria textil es una de ellas, y todo dependerá de la demanda de los usuarios”. Indica que al inicio de la emergencia sanitaria por Covid-19, la prioridad de los consumidores fue la cesta básica. Con el paso del tiempo y la nueva normalidad, hay necesidad de otros productos que con seguridad se incorporarán al servicio de la entrega a domicilio paso a paso.

El gerente de Glovo destacó que los primeros meses de 2020 y en el contexto de la pandemia, a través de la plataforma se realizaron más de 2 millones y medio de pedido en los países de Centroamérica donde operan. Precisa que solo en Panamá se registraron 250 mil descargas de aplicaciones móviles relacionadas con el servicio de delivery. De esta cantidad, menciona que Glovo obtuvo más de 50 mil nuevos usuarios.   «Tenemos varias verticales de negocio como supermercados, además de restaurantes. Seguimos ofreciendo el servicio y adaptándonos a las normativas de las autoridades de salud».

Alex Villacé refiere que esta crisis es un buen momento para que las empresas se reinvente y asuman de forma creativa la ‘nueva normalidad’. «Las empresas deben ver cómo se está trabajando ya en otros países, hacer un análisis de las distintas industrias y ver cómo pueden aplicar las mejores prácticas a sus sectores, y por su puesto rodearse del mejor equipo. Es además el momento de crear alianzas con las empresas de delivery para estar conectados con el consumidor».  En el caso de Glovo indica que en Panamá operan con alianzas con supermercados, y otros socios y están analizando incorporar más industrias al servicio de entregas de domicilio. Por lo que se irán adaptando para ofrecer más servicios y opciones sin afectar las verticales que ya sirven.

Indica que en todas las operaciones han incorporado normativas de salud y seguridad para cumplir con los protocolos sanitarios.

Crecimiento de nuevos segmentos como el de salud

En el caso de Appetito 24, Ronel Gaglio,  cofundador de la plataforma menciona que desde que comenzó la pandemia los distintos segmentos  como  mercados, farmacias, tiendas, floristerías y mascotas crecieron 5 veces más. “Esta coyuntura ha sido una gran oportunidad para que los restaurantes y comercios entren al ecosistema del comercio electrónico y Panamá es un mercado con gran potencial”, agrega.

Detalla que desde que se aplicó la cuarentena por la pandemia de Covid-19, se percibió un cambio en los hábitos de consumo de los usuarios. De cada cinco pedidos que se realizan en esta plataforma, dos son de supermercados o farmacias. «Antes las órdenes de supermercados representaban si acaso el 5% del negocio, pero se incrementó hasta llegar a ser algunas semanas hasta el 30% de toda la facturación de Appetito 24».

Gaglio sostiene que más que retos, encontraron muchas oportunidades en medio de la pandemia para aportar con el servicio a domicilio. A diferencia de muchos negocios que se han tenido que digitalizar en esta situación, Appetito24 ya es un ecosistema digital que beneficia a socios, consumidores, repartidores independientes, ofrece canales alternos de venta para los comercios, reduce temas logísticos para restaurantes, farmacias y supermercados y además impulsa el uso de medios digitales de pagos.

El cofundador de la plataforma admite que parte del efecto debido a la crisis económica generada por la pandemia, es que se teme que alrededor de 30% de los restaurantes que operaban y usaban el delivery, no puedan volver a abrir. «Creemos que es importante que el Gobierno genere políticas más claras apra la industria de restaurantes para que puedan subsistir y no haya una escalada de personas desempleadas por el cierre de tantos comercios en el país».

Por otro lado explica que el servicio a domicilio se ha potenciado por la misma cuarentena y las exigencias de mantener el distanciamiento social, lo cual es una oportunidad para esos restaurantes que tratan de sobrevivir. «El negocio ha tenido un incremento de 25% con respecto a lo que había sido el principio de marzo, lo que obligó a elevar en 40% la flota de motorizados para prestar el servicio».

«Ahora todas estas ventajas son más valoradas en este contexto y estamos listos para seguir apoyando a más comercios», agrega.

Además, precisa que aprovechando estas ventajas de la plataforma de la movilidad y la entrega, asumieron el reto de hacer posible que miles de pacientes con enfermedades crónicas reciban en la puerta de su casa sus medicinas de la Caja del Seguro Social. «Además, nuestra plataforma ayuda al Gobierno Nacional a captar donaciones del Plan Panamá Solidario».

Una cadena de servicios a la medida

Alan Friedheim, fundador de ASAP, precisa que la pandemia demostró que “el delivery ya no es una comodidad sino una necesidad”.

«El futuro del delivery ha ido cambiando mucho; sin embargo creo que el Covid-19 se ha demostrado que ya no es una comodidad sino una necesidad. Hay muchos negocios que han podido salir adelante gracias a este servicio. Al tener el servicio de delivery y obligar a las empresas a tener una transformación digital, van  a cambiar muchos modelos de negocios, incluso hasta después de que salga la vacuna», indica Friedheim.

El enfoque de ASAP no solo es el de la mensajería del comercio al usuario final, sino la de una cadena logística a la medida.  Hoy en día aparte de motos, cuentan con carros, paneles y pickups y una estructura para aprovechar el boom del comercio electrónico.

«Tenemos mensajería multientrega de pedidos con optimización de rutas ofreciendo a nuestros usuarios la opción de llegar con su mensajero a más lugares de forma más económica y rápida».

Friedheim detalla que cuentan con varias categorías ajustadas a los distintos clientes. «Hoy en día con ASAP Business podemos ofrecer el servicio a empresas que está enfocado en todas las empresas y las diligencias que pueden llegar a tener, llevando un control real de todo lo que se hace. También está ASAP Comercios, que brinda el servicio para que puedan hacer la entrega de todos sus productos y el canal de ASAP E-commerce, enfocado en todos los negocios de venta en línea».

Alex Friedheim, CEO de ASAP, menciona que desde el punto de vista de negocio, el balance que tiene de la pandemia ha sido positivo. «Lógicamente, como para todos, ha sido muy difícil adaptarnos a la nueva realidad. Sin embargo, lo hemos afrontado muy bien. El equipo de oficina ha crecido en casi un 200% y 80% nuestro equipo que está trabajando desde sus casa».

Agregan que estos meses ha quedado en evidencia que el e-commerce en Panamá es una necesidad y el mercado para esto es enorme. «Hace unos años se hablaba de que el e-commerce es era el negocio del futuro en Panamá, la realidad es que ya es el presente» indican los fundadores de ASAP.

Destacan que han puesto en marcha distintos dispositivos como estaciones de higiene y controles para asegurar que los colabores estén cumpliendo con todos los protocolos establecidos por las autoridades sanitarias.

La última milla de la entrega a domicilio, es uno de los retos principales de todas las empresas del ramo, llegar más rápido y de forma eficiente al cliente final. Ahora con el nuevo normal en el que el distanciamiento social parece una barrera, la tecnología será clave para superarlo. En la pista están las empresas de delivery con los motores encendidos para acelerar hacia la meta. Mejorar la calidad del servicio ante un creciente mercado será el desafío.