Trazabilidad, tema pendiente para el ‘hub’ logístico de Panamá

Hace poco leía el discurso del año pasado de Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, en el Foro Económico Mundial-2018, y me quedé con un extracto que decía algo así: “En esta nueva era de cambio perpetuo en el que vivimos, dos años parecen ser toda una vida. Piénselo: el ritmo del cambio nunca ha sido tan rápido, y nunca volverá a ser lento”.

Aterrizando la idea a nuestra realidad, vemos cómo el comercio mundial se mueve de formas y velocidades inimaginados, la información o data como comúnmente le llamamos se ha convertido en uno de los recursos más preciados por las empresas exitosas, haciendo valer cada vez más aquella antigua frase que decía “el que maneja la información, maneja el poder”.

No en vano las empresas más rentables del mundo como Amazon, Apple, Walmart, Alibaba, Samsung, Microsoft, Google por mencionar algunas invierten altos porcentajes de sus ingresos en tecnología e innovación relacionada a la captura, almacenamiento, procesamiento, interpretación, visualización y uso de la información generada para tomar decisiones de negocio.

Las cadenas de suministro ligadas a estas empresas se manejan de la misma manera, basadas en información, este elemento se convierte en un factor de competitividad, ya que les permite tomar decisiones antes de que sucedan hechos que puedan perjudicar al desempeño y por ende causen impactos negativos a su negocio.

“tenemos instituciones estatales que no cuentan con sistemas informáticos o bien los que tienen son muy básicos, sin la capacidad de integrarse o generar información útil”.

Es decir, tienen la capacidad de, en alguna medida de predecir posibles afectaciones y hacer giros de timón a tiempo para redireccionar los flujos de sus productos. Para estos propósitos se valen de herramientas de visualización de información con capacidad de integrarse a subsistemas ya integrados a las cadenas de suministro locales, regionales o globales, lo que les permite tener una visión futura de las rutas y hub por donde pasará su producto.  Algunos tienden a llamar a estas plataformas agrupadoras de información como torres de control.

En nuestro país la ausencia de este tipo de herramientas de integración e intercambio de datos con otros sistemas de visibilidad ha sido uno de los elementos que no nos ha permitido escalar en el ranking de desempeño logístico global y lo que nos resta competitividad como hub logístico e inclusiones en listas indeseables.

En el año 2016, con entusiasmo recibimos la noticia de que el país contaría con una gran plataforma de integración de nuestros subsistemas, sin embargo, han pasado casi tres años y no hemos visto avances significativos para el comercio.

No es secreto que tenemos instituciones estatales que no cuentan con sistemas informáticos o bien los que tienen son muy básicos, sin la capacidad de integrarse o generar información útil, por lo que requieren importantes mejoras, las cuales están fuera de las agendas y presupuestos del Estado. Cabe destacar que tenemos tres instituciones de alto impacto al comercio que sí cuentan con sistemas de este nivel que son:
-El Ministerio de Comercio: Ventanilla Única de Comercio Exterior (VUCE);
-La Zona Libre de Colón: sistema de declaración de movimiento comercial electrónico  (DMCE);
-La Autoridad Nacional de Aduanas: sistema integrado de gestión  aduanera (SIGA).

Las tres plataformas fueron desarrolladas por el mismo proveedor, una firma internacional de desarrollo de software con sede en Singapur.

A mi juicio estas tres plataformas tenían que estar interconectadas desde hace mucho, lo que nos permitiría un flujo de información confiable para nuestra plataforma de integración y estarían funcionando compartiendo información de valor para el comercio, alimentando esas “torres de control”, colocando a Panamá en el sitial global que merece, y  generando así muchas más oportunidades de crecimiento económico para el país.

En diversas ocasiones y fuentes distintas me indican que el problema es el sistema o mejor dicho el proveedor, incluso hace poco leí un artículo en un diario local que así lo aseveraba.

Por ello he realizado consultas a los propios directores de dichas entidades, así como al proveedor, para mi sorpresa, todos manifiestan la capacidad técnica y la voluntad de integrarse, ya que desde el punto de vista tecnológico es una integración sencilla, dado que el proveedor solo necesita que las instituciones le den la instrucción y ellos se encargan del resto.

A nivel de las instituciones podría haber impactos, sin embargo, el país recibiría grandes beneficios, ya que al manejar datos correctos como: identidad de producto, parte, fabricante, origen, puntos de tránsito, manipulación, certificados y demás se genera la información para llenar ese gran vacío en nuestro hub,  la trazabilidad de la carga.  A partir de ahí podríamos generar información estadística exacta y  los estamentos de seguridad tendrían mayor visibilidad para sus análisis de riesgo, igualmente las recaudaciones de aduanas y otras instituciones se incrementarían de manera importante generando mayores ingresos al país, ya que se pagarían los impuestos correctos sin discrecionalidad o posible manipulación de la información.

¿Qué ha impedido que se tome este camino? ¿Qué nos hace falta? ¿Autoridad, enfoque, conocimiento, liderazgo, visión, voluntad? Tengo la esperanza de que quienes aspiran a liderar esta gran empresa llamada Panamá, entiendan que somos un país de servicio y no podemos desperdiciar oportunidades de generar riquezas y traer desarrollo por decisiones tomadas sin los conocimientos apropiados.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos