Sin agallas, no hay gloria

Nuestra imaginación puede volar. Pero sobre todo puede crear emociones que nos llenan de expectativas, las cuales son perjudiciales o favorables para nuestra salud mental y profesional.
Empieza un nuevo año lleno de metas y sueños creíbles y realizables y para ello vas a tomar  en cuenta las decisiones que estás dispuesto a asumir para hacerlas realidad.
La primera decisión será leer este artículo. Contiene herramientas para establecer metas y cómo ir por ellas.

LP-Archivo

Preguntas retadoras
Desde que tienes uso de razón: ¿Qué has dejado de hacer? Y en el presente: ¿Qué cambiarías si pudieras? ¿Qué has hecho para mejorar esa situación?
Seguro que todos los años quieres hacer diez mil cosas para mejorar tu vida y una de ellas es que empezarás a cuidarte más, dejarás los vicios, buscarás un trabajo o seguramente, emprender tu propio negocio. Sea cual sea la meta que te has planteado, es importante evaluar que has dejado de hacer los años anteriores, porque se cae en la cuenta de que ha sido falta de compromiso y determinación. Hacerte estas preguntas ayuda a auto-retarse para buscar para lograr un balance vital y elaborar futuras acciones.

Metas creíbles o increíbles
Es interesante que puedas identificar si en verdad crees que puedes lograrlo. Una de las cosas que hacen que nuestras metas se vuelvan imposibles es la creencia de que han sido instauradas en nuestra vida.
Me resultan interesantes las personas que llegan a mi consultorio y me dicen que creen que ellas pueden, pero que luego sienten que es imposible. Esto es porque tienen pensamientos tóxicos que deben limpiarse del cerebro. Debe repasarse nuestra capacidad para desarrollar una constancia para lograr la meta. Algo tengo claro: “Sin agallas, no hay gloria”.
Busca a un profesional que te ayude a identificar las creencias que te limitan a lograr lo que deseas. Todas las metas son creíbles y realistas. Sino lo crees, mira cómo la persona que inventó internet no pensó en lo razonable o imposible, porque con sus habilidades lo hizo creíble y realizable.

LP-Ana Rentería

Condiciones versus decisiones
Has podido leer hasta ahora que todo lleva a que tomes una decisión. La pregunta que te hago en este momento es: ¿Estás dispuesto a lograr tus metas? Si la respuesta es un , entonces identifica si tu cuerpo dice lo mismo. Mira si tu cuerpo se contrae o se expande; o si crees que en verdad es posible que cada mañana despiertes pensando en lo que deseas y haciendo algo para lograrlo. Haz un paseo mentalmente por el 2019 y reconócete mes a mes logrando esas metas. El primer paso es tomar la decisión.
Si tu respuesta es No, busca ayuda para crear nuevos hábitos que te lleven a creer en ti y a desear vivir la vida de manera más positiva.

Seguimiento
Es importante que dispongas de un día y una hora a la semana para darle seguimiento a la meta planteada. Pregúntate que estás dispuesto para mejorar la productividad y lograr lo que deseas.
Busca a una persona que te haga seguimiento una vez al mes. De esa forma podrás sentir que alguien te respalda y puede servirte de motivo para lograr lo que te has planteado para este 2019.
Se parte de ese grupo de personas que tienen las agallas para creer que ¡sí se puede!

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos