Riesgos emergentes del blanqueo de capitales en tiempos de pandemia

Si bien las medidas de confinamiento y cuarentena han mantenido a las personas distanciadas de sus principales actividades profesionales y comerciales, paradójicamente esto no ha logrado la disminución de algunas conductas criminales. Algunas de las prácticas delictivas que no han guardado cuarentena preventiva son los delitos de corrupción y el crimen organizado, trayendo como resultado inmediato el blanqueo de capitales de los fondos obtenidos de manera ilícita, a través de las distintas tipologías, creando graves consecuencias sociales para los países de la región.

Pero ¿cuáles serían las principales amenazas del blanqueo de capitales en tiempos de pandemia? Para responder a esta pregunta es importante conocer que todos los países cuentan con sus Evaluaciones Nacionales de Riesgos de Blanqueo de Capitales, variando su nivel de riesgo, según el contexto propio de cada país, no obstante, se identifican algunas amenazas que son recurrentes en los países de Latinoamérica. Algunas de estas amenazas recurrentes lo constituyen los delitos de corrupción, tráfico de drogas, contrabando, delitos financieros y crimen organizado, entre otros, siendo estos los de mayor incidencia.
El brote del Covid-19 ha traído consigo la aparición de algunos riesgos emergentes que potencializan, de alguna manera u otra, los riesgos identificados. Estos no siendo riesgos nuevos, sino que maximizan a un nivel superior las probabilidades de ocurrencia de los ya existentes.

Algunos ejemplos de riesgos emergentes es el delito de corrupción, que si bien es un riesgo cuya amenaza ha sido identificada previamente, ha potencializado su ocurrencia en tiempos de pandemia, principalmente por las medidas de emergencia nacional que han decretado la mayoría de los gobiernos de la región, produciendo la flexibilización de los controles administrativos que son necesarios para el adecuado uso de los fondos públicos.

Todo esto, sumado a la falta de transparencia y rendición de cuentas en cuanto a la ejecución de estos fondos, ha traído con el tiempo una fuerte percepción de corrupción, tanto en las compras de insumos para la salud, como en las licitaciones públicas.

Otro factor de riesgo emergente lo constituye el posible reclutamiento del crimen organizado, que ha encontrado en las necesidades de la población el medio perfecto para poder canalizar fondos de procedencia ilícita en formas de apoyo, mediante la inserción de dinero en efectivo para reflotar empresas o pequeños negocios que han sido afectados por el cierre de operaciones por un largo período de tiempo; sin dejar por fuera a las personas que han quedado sin empleo y que podrían ser utilizadas para realizar inversiones en nuevos negocios, y que no cuentan con el perfil financiero para ello, aprovechando aquellos posibles vacíos que ha dejado la ayuda solidaria de los gobiernos (bonos y bolsas de comida) al no llegar a toda la población vulnerable.

En este sentido, los sujetos obligados financieros y en especial los bancos deben tomar las medidas adecuadas para prevenir la utilización de sus plataformas financieras para blanquear dinero procedente de actividades ilícitas, solicitando a los clientes todas las justificaciones y soportes que permitan conocer que los fondos que reciben tienen una fuente claramente identificada y que no proceden de conductas delictivas. Dentro de los sectores más vulnerables durante la pandemia se encuentran los sujetos no financieros, ya que el tipo de servicios que brindan, y por la dificultades económicas que enfrentan, pueden encontrarse con clientes que pudieran constituirse en una especie de aliviadores financieros mediante la compra de bienes y servicios con fondos de procedencia desconocida.

Otra de las consecuencias que ha producido la pandemia ha sido la “debilidad preventiva y represiva”, a causa de las medidas de distanciamiento y restricción, toda vez que se ha reducido el pie de fuerza laboral, tanto en los sujetos obligados como en las oficinas gubernamentales, reduciendo la jornada, trabajando en días intercalados, etc., generando menos resultados preventivos que pudieran favorecer el proceder de las estructuras criminales.

Tanto el GAFI como GAFILAT han emitido guías y orientaciones tendientes a la mitigación de estos riesgos emergentes, recomendando a los sujetos obligados tener mayor comunicación y coordinación con las autoridades, actualizar la debida diligencia y los perfiles de los clientes mediante un enfoque basado en riesgos, así como seguir reportando las operaciones sospechosas. En cuanto a los organismos de supervisión se recomienda orientar, dictar guías, así como emitir circulares informativas a los sujetos obligados.

También se recomienda a las Unidades de Inteligencia Financiera priorizar el análisis de reportes vinculados con los riesgos emergentes, generar informes de análisis estratégicos que permita a los organismos de supervisión alertar a los sujetos obligados sobre las tipologías que se han identificado en este tiempo y así poder tomar las medidas necesarias tendientes a mitigar la ocurrencia del delito.

El 29 de octubre se conmemora el día de la Prevención del Blanqueo de Capitales y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), como lo viene haciendo desde hace 9 años, lo celebrará con un evento de importancia lanzando la campaña “El Blanqueo de Capitales #EstaEnLínea Distánciate y Protégete, y la organización de un webinar en el que altas autoridades de los sistemas preventivos de los países de la región brindarán su visión en cuanto a los retos preventivos en tiempos de COVID-19. Se contará con la participación de altas autoridades del GAFILAT así como de las entidades preventivas y represivas de los países de la región.

En UNODC brindamos asistencia y asesoría técnica a los gobiernos de los Estados parte de las distintas convenciones de las cuales somos custodios, siendo estas la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, contra la Delincuencia Organizada y contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas respectivamente.

Para participar del webinar pueden registrarse en este link: https://antilavado2020.academiaanticorrupcion.org

Imagen de la ilustración de mohamed Hassan en Pixabay

Helmut Flores Calamari

Coordinador Regional Anticorrupción y Blanqueo de Capitales en la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito. Oficina Regional para Centroamérica y el Caribe. (UNODC-ROPAN)