Por qué las empresas diversas son más felices, saludables y rentables

“Diversity Matters América Latina” es el estudio más reciente de McKinsey and Company sobre el estado de diversidad en el espacio corporativo en América Latina, el cual se basa en el análisis de 700 compañías en Brasil, Chile, Perú, Argentina, Colombia y Panamá.

Se realizó una encuesta a 4,000 personas de distintos cargos en más de 1,300 de las más importantes empresas de América Latina, apoyándose en el Índice de Salud Organizacional, que incluye respuestas de 60,000 empleados de 40 compañías en la región.

Crear y promover prácticas de género es una prioridad para muchas empresas en América Latina. ¿Entonces, qué beneficios ven estas frente a sus pares en la industria? En primer lugar el compromiso con la diversidad promueve líderes más efectivos.

El estudio muestra que personas en compañías comprometidas con la diversidad son 73% más proclives a afirmar que existe una cultura de liderazgo que promueve el trabajo en equipo e incide positivamente en el comportamiento de las personas.

Estas compañías comprometidas con la diversidad también observan un mejor clima de trabajo. Los colaboradores que trabajan en estas compañías son, en promedio, dos veces más felices que sus pares menos diversos y es 20%  más probable que permanezcan en esos trabajos por más de 3 años. Estos colaboradores tienen un sentido de permanencia más alto con sus equipos y son más felices.

Pero ¿existe una relación entre una mejor salud organizacional y los resultados financieros de una empresa?

El estudio observa que las compañías percibidas como diversas por género tienen un 93% más de probabilidad de lograr resultados financieros superiores al promedio. Similarmente, las que promueven diversidad de orientación sexual son 25% más propensas a destacarse financieramente frente a sus pares.
Los beneficios organizacionales y financieros asociados con la diversidad empresarial son cada vez más claros. Sin embargo, existen obstáculos importantes para avanzar hacia mayor diversidad en la región, incluyendo países como Panamá.

Brecha de representación de género en la región y Panamá

El estudio muestra una brecha en la representación de género en las compañías de Panamá y la región. En promedio, solo el 11% de los ejecutivos en compañías latinoamericanas son mujeres, y más de la mitad de las empresas en todas las industrias no tienen ninguna mujer en sus equipos ejecutivos.

Puntualmente, según cifras del Centro Nacional de Competitividad en Panamá, los hombres representan el 59.1% del mercado laboral de Panamá mientras las mujeres representan el 40.9%.

La brecha es más marcada en puestos de liderazgo. En un estudio del CoNEP1 y la OIT2, las mujeres tienen un nivel de representación de 37% en puestos de supervisión, 34% en el nivel medio, 22% en el nivel superior y solamente 8% en el máximo nivel ejecutivo.

Dado que las compañías con equipos ejecutivos con diversidad de género tienen 14% más oportunidad de alcanzar un desempeño superior que otras empresas en su industria según el estudio, existe mucho potencial por explotar.

Una oportunidad para tomar medidas estratégicas a nivel corporativo

Las medidas que pueden tomar los líderes empresariales en la región van desde el nivel de reclutamiento hasta el liderazgo inspiracional. Las iniciativas que tomaron empresas comprometidas con la diversidad incluyen, en primer nivel, asegurar la diversidad del talento humano a través de objetivos de diversidad alineados con la estrategia de negocios.

A nivel de liderazgo, es clave promover la equidad y la rendición de cuentas de los líderes ejecutivos. Esto se logra a través de mayor transparencia en promociones y reclutamiento, y la comunicación de cómo se cumplen los objetivos de diversidad.

En términos de iniciativas dirigidas al ambiente laboral, se recomienda fomentar la tolerancia y promover la pertenencia al lugar de trabajo por medio de políticas de cero tolerancia a las micro-agresiones, la discriminación y el acoso; concientizar a los líderes sobre desbalances de poder y privilegios existentes y el apoyo directo de ejecutivos y gerentes a iniciativas de diversidad.

Imagen de Tumisu en Pixabay

Julio Giraut
+ artículos

Socio de Mckinsey & Company en Panamá

Estefania Sierra

Consultora de McKinsey & Company en Panamá