¿Por qué cuestionan a los ‘médicos cubanos’? Ejercicio para refrescar la memoria

De manera sorpresiva y al mejor estilo Partido Revolucionario Democrático, en la madrugada del 24 de diciembre, llegaron a suelo patrio los tan temidos médicos cubanos que, según el gobierno, necesitamos de forma urgente dado la escases de doctores panameños y del cansancio de los auxiliares de la salud.

Los comentarios en todos los sentidos no se hicieron esperar, la línea de derecha se pronunció en contra por razones de ideología y la línea de izquierda dijeron que todos éramos unos retrógrados y que Cuba es el mejor y más avanzado país en materia de salud de Latinoamérica.

Pero si dejamos al margen las líneas ideológicas del comunismo y del imperialismo y analizamos esto fría e históricamente podremos llegar a mejores conclusiones.

Vayamos a los años 1960. Fidel Castro gana una revolución contra el gobierno corrupto y asesino de Fulgencio Batista. El gran triunfo de Castro no fue el sacar al dictador del poder, su gran triunfo fue que les dio esperanza a muchos países, que con una lucha tenaz y sacrificio se podía derrotar a la corrupción.

Claro, una cosa es luchar y otra muy distinta es gobernar. Entonces se inició un proceso revolucionario de expulsión de todo lo que sonara a Norteamérica y como se quedó sólo, se voltio a Rusia para que lo ayudara y hasta le ofreció posiciones en su isla donde colocar misiles que casi llevan al mundo a una guerra atómica.

Cuando se derrumbo el muro de Berlín se le acabaron los fondos, pero los fondos que sólo se usaba para lo que los hermanos Castro querían, pues su plan era “acabar con las luchas sociales”. La manera que utilizó el gobierno de Cuba para acabar las luchas sociales fue el sistema más primario de la izquierda, hacer a todos pobres. Mismo sistema utilizado en Checoslovaquia, Alemania Oriental, Hungría, etc., todos ellos hoy viviendo una democracia capitalista y hasta socialista de mucho éxito y libertad.

Cuando los hermanos Castro se les empezó a terminar el dinero siguieron con la vieja historia de echarles la culpa al embargo de Estados Unidos, pero en nada mencionaban que tenían excelentes relaciones con España (hasta un banco español tenia sucursal en la Habana), Francia con quienes tienen acuerdos turísticos y les construyeron un hotel donde hasta hace poco no podían entrar los cubanos, Italia y toda Latinoamérica. Era importante seguir con el discurso degastado que todos eran pobres por culpa del embargo.

La línea socialista cubana continuó y continua, sin derechos civiles, sin democracia y culpando a Estados Unidos de todos sus males. Si, han desarrollado una estructura turística excelente, pero cuyos fondos no ve el pueblo; han desarrollado laboratorios para vender medicamentos a países extranjeros y no para ellos. En fin, la lista de ingresos directos al gobierno y no al pueblo es larga.

Con el fin de comparar miremos por ejemplo a Francia. Es una de las naciones más prósperas del planeta. Posee un intercambio de ideas en todas las líneas más brillantes del mundo, pero nadie teme hablar de que un gobierno sea socialista en aquella nación, pues es tan prospera, libre y democrática que hablar de la derecha o la izquierda sólo significa cambios en algunas leyes o políticas internas.

Lo mismo sucede en España, Suecia o Finlandia. El verdadero socialismo del Siglo XXI no es pobreza o falta de libertad, es apoyo a los más necesitados.

Cuando Hugo Chávez llegó al poder, los hermanos Castro se les hizo agua la boca. Venezuela el país con la mayor reserva de petróleo del mundo. Se pusieron manos a la obra e historia corta, se apoderaron del petróleo y convirtieron a ese país en otra nación pobre en nombre de la igualdad social.

Tanto Cuba como Venezuela han tenido y tienen un éxodo increíble de mentes, y por supuesto la culpa, según ellos, no es interna, es de Estados Unidos. No es la falta de oportunidades y libertades, es un sabotaje. Pero ¿por qué eso no sucedió en Bolivia o Brasil con Lula Da Silva? Bueno ello se debió a que cuando trataron de exportar el mismo esquema a Bolivia, por ejemplo, Evo Morales resultó más astuto y sólo acepto un noviazgo y no un matrimonio.

Volvamos a Panamá. El ministro Sucre, que por cierto ni conozco, anuncia que traerán médicos de Estados Unidos, Canadá, y por último dice Cuba. Así como el que no quiere la cosa. Pero los últimos serán los primeros, y llegaron de primero, pese a la clara oposición de la mayoría de los doctores y del pueblo panameño.

Ahora aclaremos un par de puntos que el Ministro de Salud no dice. Por ley, si por ley, el gobierno nacional puede llamar a servicio a todos los doctores del país en situaciones de emergencia. Pregunta: ¿Por qué no lo hacen? Será porque no les quieren pagar. Bueno si no les pagan ni a los nombrados, mucho menos a los privados. Ah, pero le pagarán al gobierno de Cuba no a las personas que llegaron, por los servicios de los técnicos en medicina que mandaron. Sí, son técnicos en medicina, una profesión que se estudia en Cuba y que no tiene nada de malo, pero no son doctores.

Todos los países del mundo tienen el mismo problema, médicos cansados y escasos, pero miren que casualidad, Cuba no. Y en Venezuela y Nicaragua los casos de Covid-19 son escasos, otra casualidad.
Por ende, cuando nos pongamos suspicaces al ver llegar a técnicos en medicina cubanos a nuestro país teniendo médicos de verdad y panameños, no nos traten de ignorantes. La historia nos ha dejado grandes lecciones de lo que ese gobierno es capaz de hacer con las democracias y libertades civiles.