Mejorar la sociedad a través de la Inteligencia Artificial

La tecnología está cambiando el mundo en el que vivimos. Los productos o servicios que se han desarrollado con ayuda de la tecnología nos han permitido relacionarnos con nuestro entorno de distintas maneras: desde tener al alcance de nuestras manos la posibilidad de automatizar ciertas tareas en el ámbito laboral, hasta contar con asistencia para realizar nuestras actividades cotidianas.

Todo casi que a un clic de distancia. Asombra la manera en la que hemos llegado hasta allí. Sin embargo, más allá del cómo, lo realmente importante es el para qué, el propósito.

Lo cierto es que al tiempo que transforma, la tecnología nos ha permitido estimular nuestra capacidad de creación. Pero la tecnología no se trata de una sola cosa. Es, más bien, un conjunto de esfuerzos, de desarrollos y de capacidades encaminadas a resolver problemas, desafíos o situaciones con distintos grados de complejidad. Un ejemplo de ellas, frecuentemente mencionada en la actualidad, es la Inteligencia Artificial (IA) sobre la cual gran parte de los esfuerzos de los desarrolladores y de los investigadores están siendo dirigidos con el propósito de facilitar su uso para enfrentar retos complejos como el cambio climático y el diagnóstico de enfermedades como el cáncer.

Teniendo en cuenta la gran utilidad de este tipo de tecnología, hace un tiempo Google anunció el inicio de la convocatoria de la AI Impact Challenge dirigido a organizaciones sin fines de lucro, académicos y empresas sociales que buscan resolver problemas complejos de la sociedad haciendo uso de la Inteligencia Artificial.

El objetivo de la compañía con esta iniciativa reside en promover un uso práctico de este tipo de tecnología para asistir a las organizaciones en el cumplimiento de su misión de manera efectiva.

Para este proyecto en particular, se recibieron 2 mil 602 solicitudes de aplicación provenientes de más de 196 países, lo que refleja el interés de las organizaciones por apostar en la tecnología para llevar a cabo sus objetivos. De dichas solicitudes se escogieron 20 proyectos que cumplen los requisitos de viabilidad, potencial de impacto, escalabilidad y uso responsable de IA y que, a partir de ahora, podrán acceder a parte de los 25 millones de dólares que otorgó la compañía y contar con la asistencia de los programas de Google para conducir el éxito de sus propuestas.

Celebro que dos de esos proyectos ganadores son latinoamericanos, ya que representan claramente el potencial innovador que se hace presente en la región y el talento que nos caracteriza. Uno de esos proyectos, originario de Colombia e impulsado por el Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario, busca aprovechar la tecnología para generar imágenes satelitales que permitan detectar minas ilegales en todo el país y crear insumos que permitan a las comunidades y al gobierno tomar medidas para proteger a las personas y minimizar los riesgos ambientales de estas prácticas.

El segundo, llamado Hand Talk Serviços LTDA, proveniente de Brasil, pretende hacer uso de la Inteligencia Artificial para traducir el portugués al lenguaje de señas brasileño usando un avatar digital llamado Hugo para permitir la fluidez en la comunicación digital de las personas con discapacidad o dificultad auditiva.

No tengo dudas de que estas iniciativas ratifican la capacidad que tenemos los latinoamericanos de ingeniarnos nuevas formas de resolver los grandes desafíos que enfrentamos diariamente haciendo uso de herramientas o dispositivos tecnológicos que faciliten estos propósitos. Y, aunque todavía nos encontramos en una etapa temprana en esta materia, estamos construyendo un buen camino conjuntamente.

Estoy convencida de que para lograr grandes avances que permitan resolver los grandes desafíos de América Latina, necesitamos adoptar un enfoque de colaboración entre universidades, empresas y tomadores de decisión para facilitar la provisión de productos innovadores y útiles.

Por eso, nuestro compromiso es impulsar un contexto regional en el que todas las partes llamadas a participar en este propósito puedan aunar esfuerzos. Así, los desarrolladores e investigadoras, como los proyectos ganadores, podrán contar con mejores herramientas para realizar su trabajo.

Si actuamos siguiendo esta ruta, trabajaremos para que la Inteligencia Artificial sea accesible para todos, y así podremos sacar el máximo provecho del poder transformador de la tecnología para impactar, positivamente, a nuestra sociedad.

Adriana Noreña
Vicepresidente para Google Hispanoamérica | mf@prensa.com

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos