Los desafíos de desarrollo no solo se resolverán con dinero

En América Latina y el Caribe, el dinero por sí solo no resolverá los desafíos de desarrollo del futuro. En el sector financiero, por ejemplo, los bancos rara vez pierden dinero sólo por problemas de crédito.

Pierden dinero porque sus clientes enfrentan retos reputacionales o problemas socio ambientales que les generan problemas de crédito.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) estima que la corrupción reduce las inversiones en los países en un 5% y aumenta el costo de hacer negocios en un 10%. Por ello es importante impulsar mejoras en nuestras prácticas de gobernanza corporativa; esto será clave para una gestión de riesgo mejorada, sin la cuál es imposible impulsar el desarrollo.

El año pasado, un análisis económico de la inversión en el Canal de Panamá realizado por BID Invest mostró que la inversión privada en esta nación istmeña aumentó en unos 47 mil millones de dólares, estimulando el crecimiento económico en 87 mil millones de dólares ne 2006 a 2016. Se considera que el Canal mejora la conectividad, las carreteras, los procesos aduaneros e incluso las tecnologías para el seguimiento de la carga y la optimización de los envíos. Momentos como estos destacan el estímulo
financiero provocado por la inversión en la infraestructura de la región.

Sin embargo, este junio nos hemos enterado de que el cambio climático está empezando a limitar el potencial del Canal. El Canal se encuentra en su quinto mes de sequía, lo que significará implementar un sistema de reducciones de peso a los navíos que lo transitan y la pérdida de 15 millones de dólares para la Autoridad del Canal de Panamá (ACP). Más allá de las implicaciones ambientales de este hecho, existen las financieras.

Cómo abordar los extremos climáticos es una pregunta inminente para la ACP, y también es una pregunta que abordamos todos los días con nuestros clientes en el sector privado cuyas labores se ven afectadas por este fenómeno.

Nuestra trayectoria en la región nos muestra que los factores no financieros son en muchos casos más determinantes para el éxito de los proyectos que los financieros, algo que resulta ser un concepto todavía incipiente en el sector privado de la región. Para fomentar esta visión de negocios, en BID Invest nuestro evento principal es precisamente la Semana de la Sostenibilidad. Este año tendrá lugar en la Ciudad de Panamá, y se enfocará en la importancia de un buen gobierno corporativo y prácticas social y
ambientalmente sostenibles para el éxito de los proyectos, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

En el Canal de Panamá, ha resultado primordial que la gobernanza corporativa no dependa de ciclos ni de intereses políticos. La ACP elige a sus directores por fases –tres directores cada tres años–. Además, goza
de independencia financiera y administrativa, incluyendo autonomía sobre su propio capital. La investigación demuestra que las empresas estatales que consiguen mantener su autonomía tienen una mayor probabilidad de evitar problemas de integridad o financieros.

Como América Latina y el Caribe es una de las regiones del mundo más expuestas a los efectos del cambio climático, la Cepal estima que en 2050 las pérdidas económicas anuales derivadas por daños climáticos en este sector serán de hasta el 5% del producto interno bruto regional. El medioambiente
importa, y las Normas de Desempeño que seguimos pueden ser un instrumento para identificar la vulnerabilidad y aumentar la resiliencia de los proyectos de desarrollo con beneficios directos para nuestros clientes y sus negocios. También los fondos concesionales pueden ayudar, al ofrecer términos y condiciones a proyectos que mitigan las emisiones de gases efecto invernadero y que implementan medidas de adaptación al cambio climático. Es imperativo que todos hablemos el mismo lenguaje de sostenibilidad.

Asimismo, la inclusión mejora la calidad de los proyectos. En Brasil hemos financiado una planta de saneamiento en una región con alta vulnerabilidad económica, que además está generando más de 1.000 empleos, de los cuales el 20% son para mujeres. La creación de empleo, la incorporación de poblaciones tradicionalmente excluidas y la equidad de género mitigan los riesgos asociados con la exclusión social. Según McKinsey, además, promueven el desempeño empresarial.

Los temas no financieros han demostrado que el buen gobierno corporativo y la promoción de la sostenibilidad social y ambiental influyen de forma determinante en el éxito financiero. Del mismo modo, brindan más certidumbre a los inversionistas, sobre todo en sectores menos maduros o más innovadores, lo cual les permite cerrar las brechas de financiamiento y fomentar el tan buscado desarrollo.

James P. Scriven

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos