Lo que debe saber sobre el intercambio de información para fines tributarios en el 2021

Lo que debe saber sobre el intercambio de información para fines tributarios en el 2021

El Estándar Común de Reporte (“CRS”) aportó la red regulatoria y tecnológica para que más de 100 jurisdicciones, en paralelo con Fatca, intercambiasen información con respecto a más de 80 millones de cuentas financieras en el 2020. Ahora bien, la utilidad de esta información para las administraciones tributarias dependerá de la robustez de la debida diligencia que lleven a cabo las instituciones financieras en cuanto a la residencia fiscal de los titulares de cuentas y la exactitud de la información de la cuenta.

Así, el aseguramiento de la efectividad del intercambio automático de información para fines tributarios requiere que las administraciones tributarias remitentes lleven a cabo verificaciones apropiadas, según lo establecido tanto en el CRS como en Fatca, de que las instituciones financieras sujetas a reportar cumplan con sus obligaciones.

En este contexto, el Foro de Administración Tributaria de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (“OECD”) consideró apropiado trabajar colectivamente en el diseño de una guía para la medición del cumplimiento de las instituciones financieras con Fatca y el CRS. Un grupo piloto formado por las administraciones tributarias de Canadá, Singapur, el Reino Unido y los Estados Unidos de América (EE. UU.) llevó a cabo dicha tarea y la OCDE publicó en diciembre de 2020 el resultado de este utilísimo trabajo en su “Guía para Promover y Evaluar el Cumplimiento por parte de las Instituciones Financieras con el Intercambio Automático de Información”.

En su contenido, la Guía identifica señas indicativas del cumplimiento efectivo de CRS y Fatca por parte de las instituciones financieras según lo identificado por el grupo piloto. Estas señas se organizan en torno a los temas clave de gobierno corporativo, políticas y procedimientos de debida diligencia y sistemas de presentación de informes. Además de ayudar a las administraciones tributarias a cumplir con sus obligaciones de fiscalización sobre las instituciones financieras, se espera que esta Guía también sea útil para las instituciones financieras al ayudarlas a evaluar y probar la solidez e integridad de sus propios enfoques.

En resumen, ha llegado el momento en que las autoridades competentes deberán medir objetivamente el cumplimiento con Fatca y el CRS de las instituciones financieras sujetas a reportar, y, así mismo, el cumplimiento de las jurisdicciones también está siendo medido. Prueba de ello, es el primer informe del Foro Global contentivo de la revisión de pares sobre el cumplimiento con el CRS, publicado también en diciembre de 2020. Este informe, por primera vez, presenta los resultados de las revisiones por pares realizadas por el Foro Global con respecto a los marcos legales nacionales e internacionales establecidos por las primeras 100 jurisdicciones en implementar el CRS. El Foro Global también está realizando revisiones por pares con respecto a la efectividad de la implementación del CRS en la práctica, cuyos resultados se espera que se publiquen en 2022.

En nuestra región latinoamericana, los siguientes países figuran con sus informes específicos en la revisión de pares: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México, Panamá y Uruguay. De estos ocho países, sólo Brasil y Colombia pasaron el examen sin observaciones. A los otros seis, a pesar de considerárseles que han implementado el estándar a nivel normativo, se les dirigen recomendaciones específicas para que las implementen en su marco regulatorio interno. Entre las críticas presentadas, sin que sea el objeto específico de este artículo enumerarlas todas, nos llaman particularmente la atención las siguientes: (i) no establecer sanciones a los cuentahabientes y personas de control que presenten auto-certificaciones falsas; y (ii) no incluir reglas para evitar que las instituciones financieras, personas o intermediarios adopten prácticas destinadas a (“circunnavegar”) eludir los requisitos de debida diligencia y presentación de reportes.

Las auto-certificaciones inválidas, con o sin intención de eludir el CRS, amenazan la efectividad del estándar. Es un factor de constante estrés para las instituciones financieras que deben encarar a clientes artificiosos que por razones que les son personales desean eludir el CRS mediante la certificación de estatus que no les corresponden (típicamente el de entidad de inversión) o de residencias fiscales que no les son propias. En la misma medida, la ausencia de normas domésticas que penalicen a intermediarios que coadyuven en el diseño de esquemas para asistir a estos clientes artificiosos en la elusión el CRS, atenta contra la eficacia del intercambio automático de información.

Como vemos, ha llegado el momento de medir el cumplimiento Fatca y CRS para asegurar la efectividad del intercambio automático de información. En paralelo, el intercambio de información a requerimiento continúa siendo monitoreado. El Covid-19 no debilitará el intercambio de información para fines tributarios, puesto que las autoridades tributarias necesitan identificar potenciales evasores y recaudar. El 2021 será un año de avances y consolidación para estos regímenes de transparencia tributaria internacional.

Imagen de Paweł Szymczuk en Pixabay