La nueva normalidad: perspectivas sobre lo que vendrá y cómo nos adaptaremos

Los días y las semanas que hemos pasado navegando en nuestra “nueva normalidad” durante la pandemia global han sido un torbellino. Yo, personalmente, me estoy acostumbrando a mi nueva rutina. Almuerzo y ceno con mi familia todos los días; no recuerdo desde cuándo no hacíamos eso Puedo estar con mis perros todos los días, las 24 horas.

Enfrentamos un nuevo equilibrio entre la vida y el trabajo, donde los dos están más entrelazados que nunca… Y sé que, para algunos, la realidad del virus no es para nada lejana. Este ha sido un ejercicio sobre equilibrar prioridades, ser flexible y crear límites. La capacidad de adaptación y el compromiso que he visto en nuestros equipos para dar soporte a nuestros clientes y los unos a los otros, me hace sentir orgulloso de trabajar en Dell Technologies.

Pero estuve pensando acerca de qué ocurrirá cuando esta experiencia termine. ¿Cómo evolucionaremos? ¿Cómo influirá esta experiencia en las relaciones comerciales y en nuestras vidas personales? El optimista que hay en mí cree que saldremos de esta pandemia aún más fuertes y más conectados.
Veo cuatro puntos principales de aceleración.

Tendremos una mayor fuerza laboral remota, lo que ampliará las fuentes de talentos y disminuirá el impacto sobre el medio ambiente

El debate sobre si una gran fuerza laboral remota puede ser productiva terminó; estamos aprendiendo que esto no solo es posible, sino exitoso. Hasta hace un par de meses, muchas organizaciones habían probado la fuerza laboral remota completa como un ejercicio teórico; ahora se encendió como el interruptor de una luz en cuestión de días. En la mayoría de las empresas, alrededor del 20% de la fuerza laboral era remota antes de la COVID-19. 1

En Dell Technologies, ya nos habíamos inclinado hacia el trabajo flexible. Antes del 15 de marzo, cuando anunciamos una política global de trabajo desde casa, el 65% de los miembros de nuestro equipo aprovechaba nuestras políticas de trabajo flexible, y aproximadamente un 30% trabajaba de manera remota en un día cualquiera. Nuestra infraestructura de lugar de trabajo conectado nos preparó bien para lo inesperado: en un fin de semana, nuestro equipo de TI puso a 120.000 personas a trabajar en forma remota. Hoy, más del 90% de nuestra fuerza laboral es remota.

• La fuerza laboral remota llegó para quedarse. Según una investigación de 451 Research, aproximadamente el 40% de las organizaciones esperan que las políticas ampliadas de trabajo desde casa permanezcan vigentes durante mucho tiempo o de manera permanente.  Nuestra propia encuesta global valida esta visión; hasta un 40% de los encuestados afirma que se volcará a un entorno más sólido de trabajo desde casa. Me atrevería a ir un paso más allá y predecir que los que trabajarán en forma remota después de la pandemia constituirán más del 50% de la fuerza laboral profesional: aquellos que principalmente trabajan en una PC a diario.

Por supuesto, esto variará entre las organizaciones y los sectores. Los mayores picos se esperan en la educación (hasta 25%), el sector bancario y financiero (hasta 40%), los servicios profesionales (hasta 60%), la atención médica (hasta 30%) y el sector gubernamental (hasta 30%).

Esto se dará en tres etapas:

  • La primera etapa será “liviana”, una expansión rápida de la estrategia de trabajar desde casa, lo que dará a los equipos que puedan hacerlo la capacidad de ser productivos y conectarse con sistemas estables y seguros. Para muchos, ya estamos en esta primera etapa.
  • Luego, nos aseguraremos de hacerlo bien: que los miembros de los equipos cuenten con la combinación adecuada de tecnología y equilibrio para que tengan la mejor experiencia de trabajo remoto a largo plazo. Esto requiere que las organizaciones desarrollen su estrategia de administración del ciclo de vida y las capacidades de la infraestructura de sus escritorios virtuales.
  • En tercer lugar, es necesario impulsar aún más la innovación para crear la mejor experiencia de trabajo desde casa y asegurarse de que los miembros del equipo cuenten con las aplicaciones y los servicios que necesitan para una experiencia de TI sin contacto, igual de potente y quizá mejor que la que hubieran tenido en la oficina. Es decir: brindar a la gente la capacidad de hacer su mejor trabajo desde cualquier parte del mundo.

Luego, tenemos los beneficios adicionales. La esfera de fuentes de talentos en todo el mundo acaba de crecer muchísimo; la proximidad a una ubicación específica no será una prioridad. Por ejemplo, nuestros equipos de ingeniería han continuado innovando desde casa, trabajando con metodología ágil, escribiendo códigos y probando la calidad de las capacidades en entornos virtuales, como antesala de importantes lanzamientos de productos y servicios para este año. Aún seguimos avanzando conforme al calendario.

Esto es potente. Además, que menos personas viajen en avión y automóviles puede contribuir significativamente a la disminución de la huella de carbono. Los vehículos de pasajeros representan casi el 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Reducir la cantidad de tráfico y transporte provocará un cambio significativo en el medio ambiente

Las cadenas de suministro globales sufrirán una rápida transformación, diversa, resistente y digital
Las cadenas de suministro aprendieron rápidamente la importancia de la diversidad y la flexibilidad en los últimos meses. Las empresas se dieron cuenta de que sus cadenas de suministro no eran tan globales ni tan locales como necesitaban que lo fueran, ya que les faltaba la capacidad de obtener materiales de diferentes localidades o proveedores e incorporar rápidamente los protocolos de salud y seguridad para la fuerza laboral local. Igualmente importante, hubo un llamado de alerta sobre qué tan transparente y segura es realmente la cadena de suministro de punto a punto.

Este es un ejercicio para probar la capacidad de adaptación de la cadena de suministro: qué tan rápidamente puede recalcular define qué tan fuerte será cuando todo esto haya terminado.  Esto requiere una cadena de suministro digital impulsada por los datos y, simplemente, relaciones.

En Dell, hemos desarrollado relaciones globales increíblemente sólidas en toda nuestra cadena de suministro en el transcurso de décadas. Y hemos experimentado nuestra propia transformación digital, lo que nos colocó en una posición para ser más ágiles durante uno de los momentos de mayor incertidumbre que hemos tenido que afrontar.

Contamos con conjuntos de datos potentes que nos proporcionan visibilidad en tiempo real, inteligencia y automatización en la planificación y la entrega, la procuración, la fabricación y el depósito.  Podemos aplicar la analítica predictiva a fin de modelar una variedad de resultados para tomar decisiones más inteligentes con velocidad.  Y, con el mundo cambiando a una existencia digital acelerada, una cadena de suministro automatizada, inteligente, visible y segura será primordial para la continuidad del negocio.

Esta capacidad de adaptación es central para poder satisfacer las necesidades de los clientes ahora y en el mundo que vendrá después de la COVID.

 

Jeff Clarke

Chief Operating Officer and Vice Chairman, Dell Technologies