La mirada de una foodie

Un ‘foodie’ no es un crítico gastronómico, tampoco un chef. Es un aventurero, un explorador en busca de nuevos platos, sabores por degustar y lugares de encuentro. Con el tiempo el ‘foodie’ logra convertirse en un guía, en una especie de consultor que sugiere dónde y qué comer. Pero además, los ‘foodies’ que tenemos la vena emprendedora buscamos lugares inspiradores, que inviten a crear proyectos y a soltar las ideas con una buena taza de café, además de opciones ricas para comer. Estos son algunos de los locales recomendados para poner en marcha ese emprendimiento o tomarse el día para trabajar fuera:

-Mentiritas Blancas se ha convertido en mi lugar predilecto para reuniones, citas y encuentros, el café nunca decepciona y acompañado de una “gordita”, galleta esponjosa con chispas de chocolate o de Red Velvet, sabe mucho mejor.

En la carta hay desayunos bien sustanciosos para una mañana ocupada y también hay almuerzos no demasiado pesados como la ensalada de quinoa con cebollas encurtidas, aguacate, zanahoria y crema de hummus o la de falafel con queso feta. Si la jornada se extienda hasta la noche puedes pedir una cerveza artesanal o la especial de la casa llamada Bajo Sombra, elaborada a base de cáscara de café. Mentiritas Blancas está en El Cangrejo.

-En Tosto Café las paredes están tapizadas de frases que motivan a seguir apostándole a ese gran proyecto, allí no hay lugar para el desánimo, menos con una taza de Chai Latte. Hay variedad de hamburguesas y sándwiches para reponer energías, el grilled cheese y el de pollo son dos buenas alternativas. También hay desayunos y una vitrina de postres y empanaditas para el break de la tarde. Tosto tiene dos sucursales, una en la plaza 74 de San Francisco y la otra en Centennial Center, en Condado del Rey.

-En otra plaza de San Francisco está Paraíso Café, un local ambientado con hermosos colores que simulan un jardín con el Ave del Paraíso como protagonista. Los platos están inspirados en la gastronomía asiática y además son muy saludables, incluso hay opciones veganas, tanto para desayunar como para almorzar. De tomar, además de las bebidas naturales como el té de matcha o la limonada de mango, está mi favorito: el café thai, una versión similar al café vietnamita: dos shots de espresso más leche de coco y leche condensada. Con un sorbo despiertas las neuronas un lunes por la mañana. Paraíso Café está en la plaza San Francisco detrás del concesionario de BMW.

Corina Briceño
Autora del blog LaGuiadelFoodie.com

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos