Incentivo tributario de Panamá Pacífico ¿Qué hacer para no perderlo?

Tomando como base lo explicado en artículos anteriores respecto a las obligaciones de cumplimiento de normas de sustancia para gozar de incentivos fiscales en regímenes especiales, me referiré en esta ocasión, a los requisitos aplicables al Área Económica Especial Panamá Pacífico que difieren de los aplicables al Régimen Sede de Empresas Multinacionales según lo explicado en artículos previos.

Entre las principales diferencias que presenta la reglamentación y guías de sustancia desarrolladas por la Agencia Panamá Pacífico y que difieren de las aplicables al Régimen SEM, se encuentran:

1. En Panamá Pacífico son ciertas actividades las que están sujetas a sustancia, mientras que en SEM son todas;

2. En esta área económica la actividad principal se debe realizar en área delimitada dentro de Panamá Pacífico, mientras que a una empresa SEM se le permite que ejecute su actividad en la República de Panamá;

3. Los ejemplos de las actividades principales incluidas en la reglamentación de Panamá Pacífico no necesariamente son las mismas que las de SEM, considerando que todo depende de la naturaleza del negocio y los regímenes versan sobre actividades diferentes en su mayoría;

4. En el caso de las empresas de esta área económica especial el informe anual solo se refiere al cumplimiento del factor sustancia, mientras que en el caso de SEM el informe solicita los datos generales de la empresa, información estadística y requisitos de sustancia. En ese sentido, en SEM todas las empresas deben presentar el informe independientemente de su fecha de registro y lo único que depende de la fecha de registro es la sección sobre sustancia; y

5. Los plazos para que la Agencia Panamá Pacífico o la Comisión de SEM se pronuncien sobre el cumplimiento de sustancia son distintos.

A continuación, procedo a desarrollar cada uno de los puntos anteriores:

Es importante mencionar que los requisitos de sustancia implementados por el régimen del Panamá Pacífico y las Sede de Empresas Multinacionales  parten del mismo estándar internacional establecido por el Foro de Práctica Fiscales Nocivas de la OCDE (FHTP). Es decir, ambos buscan que la actividad principal se ejecute en la jurisdicción, que la empresa cuente con un monto adecuado de empleados calificados a tiempo completo, incurra en un monto adecuado de gastos operativos y presente un informe anual, que incluye información sobre los tres requisitos anteriores.

Sin embargo, toda vez que son regímenes con actividades e incentivos diferentes, es razonable esperar que la implementación de los requisitos de sustancia no sea exactamente igual.

Como primer punto, recalco que en el régimen de Panamá Pacífico convergen diferentes actividades las cuales, bajo el estándar del FHTP se podrían categorizar entre aquellas que son geográficamente móviles y las que no. Tanto la Agencia como el FHTP concluyeron que solo las actividades incentivadas contempladas en los literales h), j) y k) del artículo 60 de la Ley 41 de 2004 son geográficamente móviles, por lo que los requisitos de sustancia aplican únicamente respecto de esas actividades para obtener un beneficio fiscal. Por el contrario, SEM es un régimen de servicios, por lo que todas las actividades permitidas bajo el artículo 4 de la Ley 41 de 2007 son geográficamente móviles y consecuentemente, sujetas a requerimientos de sustancia.

De igual forma, el régimen de Panamá Pacífico opera en un área geográfica delimitada, por lo tanto, bajo este régimen la actividad principal se debe ejecutar particularmente en dicha área, de lo contrario abrir el alcance de ejecutar la actividad principal en la República de Panamá podría desvirtuar el régimen.

El régimen SEM permite que las empresas se establezcan en cualquier lugar, lo que permite que el primer requisito de sustancia sea más amplio y que la actividad principal se pueda ejecutar en cualquier parte de la República de Panamá.

A su vez, los ejemplos que se detallan para ambos regímenes varían, considerando que las actividades incentivadas y permitidas bajo ambos regímenes son diferentes, es decir, las actividades principales que se pudiesen identificar en el régimen de Panamá Pacífico no necesariamente son actividades principales a efectos del régimen SEM.

En cuanto al requisito del personal y los gastos operacionales no hay mayor diferencia entre ambos regímenes, sin embargo, pueden variar dependiendo de la actividad que se esté realizando, toda vez que el cumplimiento de ambos requisitos se evalúa con relación a la naturaleza del negocio.

Otra diferencia se observa en el requisito del informe anual, toda vez que en el caso del Régimen de Panamá Pacífico dicho informe versa únicamente sobre requisitos de sustancia y su presentación sólo es requerida para aquellas empresas que estén sujetas a sustancia dependiendo de su fecha de registro en el régimen.

Por otro lado, en el caso del régimen SEM ya existía un informe anual que contemplaba datos generales de la empresa e información estadística. Dicho informe fue sustituido por el nuevo informe anual, el cual incluye la vasta mayoría de los requisitos anteriores y, además, incluye una sección referente a los requisitos de sustancia.

Considerando lo anterior, las empresas bajo el régimen SEM están obligadas a presentar el informe anual independientemente de su fecha de registro en lo que concierne a los datos generales e información estadística, y lo que depende de la fecha de inscripción será únicamente la sección de requisitos de sustancia.

Con relación al requisito del informe anual, el proceso de determinación del cumplimiento de sustancia o no aplicado por la Agencia de Panamá Pacífico y la Comisión SEM varía. La Agencia tendrá un período de 3 meses prorrogables por 3 meses más, contados a partir de la fecha de expiración del término para presentar el informe.

En caso de no presentarlo, simplemente se concluye que la empresa no cumple con sustancia y, por último, si lo presenta de forma incompleta, la Agencia podrá evaluar si la empresa cumple o no con la información que tenga disponible.

Por otro lado, en el caso del régimen SEM, el proceso es algo diferente, toda vez que la Secretaría de la Comisión SEM tendrá un plazo de 6 meses prorrogables por 6 meses más, contados a partir de la recepción del informe anual, para determinar el cumplimiento de sustancia o no. En caso tal la empresa no presente el informe, la Secretaría deberá determinar el incumplimiento de sustancia en un plazo de 30 días hábiles.

Por último, en caso tal se presente información incompleta, al igual que en el régimen SEM, la Secretaría podrá evaluar la información que tenga disponible para emitir su dictamen.

Finalmente, espero que la información compartida tanto en esta entrega como las cuatro anteriores haya sido de gran utilidad para los lectores y empresas que operan en los regímenes especiales de SEM y PP; y, que las mismas hayan dado claridad respecto a la sustancia que se debe cumplir para gozar del incentivo fiscal que ofrece la República de Panamá.