Emprender con visión a largo plazo

Debido a la situación que estamos viviendo a nivel mundial, han surgido muchos nuevos emprendimientos. Algunos de estos con la finalidad de revender artículos de protección personal e higiene. Otros para repartir frutas, vegetales, comida, entre otros.

Sin embargo, me pregunto, ¿en 6 meses estos emprendimientos seguirán vigentes? Antes de que finalice el año, uno de los años más complicados que muchos hemos vivido, seguirán en pie muchas actividades empresariales que acaban de surgir. La respuesta es que seguramente no.

Y no por mala administración, sino por falta de visión. En Panamá, al igual que en muchos países de la región, se emprende por necesidad, lo que es perfectamente válido. Pero podemos hacer mucho más que eso. Podemos emprender con miras al futuro, a crecer, a trascender nuestras fronteras. Simplemente porque es posible.

Para ayudar a reactivar la economía y aportar a la sociedad positivamente creando nuevas plazas de trabajo, nuevas oportunidades, los emprendedores tenemos una gran responsabilidad. Una vez tomas la decisión de emprender, debes tener claro que un gran poder, conlleva responsabilidades. A pesar de que el ecosistema emprendedor en Panamá, no está bien desarrollado, el gobierno y otras instituciones no necesariamente brindan el apoyo esperado, no debemos quedarnos de brazos cruzados.

Parte de la gran aventura de emprender es ser capaces de ser flexibles, adaptarnos y sobreponernos a pesar de todos los obstáculos que podamos encontrar. Desde leyes no actualizadas, vacíos legales, falta de información o desinformación, competencia desleal, falta de crédito, un sistema financiero restringido y mucho más. Esto no debe mermar nuestro deseo de crear nuestra propia empresa y seguir adelante.

Iniciar un negocio requiere esfuerzo y por más sencillo o tradicional que sea el negocio, es necesario invertir en recursos financieros y de tu valioso tiempo. Entonces, ¿por qué tomarlo a la ligera? ¿Por qué pensar que es es algo sólo para resolver en el momento? ¿Por qué no cimentar bien las bases para crear algo para la posteridad? ¿Por qué limitarte a solo pensar localmente y no hacerlo de manera global?

La respuesta es porque nos hace falta visión. Porque creemos que no es posible. Porque a veces creemos que las grandes empresas e ideas, vienen de afuera. Que para poder tener alcance nacional y global, necesitamos invertir grandes sumas de dinero, que nosotros no tenemos. A veces porque las circunstancias que nos rodean, nos sobrepasan y perdemos la capacidad de soñar en grande. Otras veces porque sentimos que ya nuestro tiempo pasó.

Pero se nos olvida algo. Muchas grandes empresas, tanto nacionales como internacionales empezaron pequeñas. Muchos grandes empresarios, empezaron también revendiendo. Muchas empezaron con lo poco que tenían, después de haber fracasado con otro negocio. Otros perdieron todo y les tocó regresar a casa de sus padres. Y aún así lo siguieron intentando. La diferencia fue que ellos se atrevieron a soñar y trabajaron para lograrlo. Existen una gran cantidad de nombres de empresarios, que empezaron con poco pero han tenido mucho éxito. Algunos de ellos más famosos que otros, existe en la historia una gran cantidad de ejemplos. Los animo a investigar más sobre la historia previa a su éxito y todas las vicisitudes que enfrentaron y cómo las superaron.

Así que te invito a ser parte de una nueva generación de empresarios, que busca dejar un legado. Que no aspira sólo a estar bien económicamente, sino aportar a la sociedad en donde desempeña su negocio. Que busca ayudar al bienestar de otros con sus productos y servicios, que se preocupa por no impactar negativamente el ambiente. Qué busca también trascender a otras fronteras. Que su empresa no solo impacte positivamente de manera local, sino global.

Todos tenemos la capacidad de lograr nuestros sueños, si trazamos una ruta y trabajamos en pro de ello, a pesar de las circunstancias. Rodéate de gente soñadora, esforzada y valiente. Investiga cómo otros han logrado alcanzar sus sueños y metas. Busca ayuda de personas más preparadas, sabias y con más trayectoria que tú en el mundo empresarial. Mantente motivado, celebrando los pequeños logros y luego de un buen tiempo, te darás cuenta todo lo que has avanzado. Continúa preparándote siempre, estudia sobre eso que te apasiona. No le tengas miedo al fracaso, eso es parte natural de la vida y de los que se arriesgan. Preocúpate por no intentarlo, eso es lo que realmente te va a causar desilusión en el futuro.