El coronavirus hace temblar engranaje logístico global

El reciente llamado de la Organización Mundial de la Salud OMS para que los países nos preparemos ante una potencial pandemia por coronavirus nos lleva a hacernos esta gran pregunta: ¿Cuánto se impactará al engranaje logístico global ante cierres parciales de aeropuertos, puertos y demás estructuras de la cadena logística internacional?

Sin duda, el transporte de mercancías, muy dependiente del comercio chino, se ve impactado por este fenómeno que ha afectado la actividad de los puertos y la demanda de materias primas procedentes de China.

A los problemas logísticos inmediatos se añade una desaceleración de la demanda china en el corto y el mediano plazo, pues ese país representa por sí solo cerca del 35% de las importaciones a granel seco por vía marítima en el mundo.

Según el último balance de las autoridades chinas, la epidemia ha causado más de 2,400 muertos en China donde hay casi 77,000 contagiados. Las drásticas medidas emprendidas por Pekín para limitar la propagación de la epidemia han frenado la economía de ese país.

En este momento las aseguradoras se preparan para reclamar el contenido estropeado en contenedores atrapados en terminales en Asia durante varias semanas.

El miedo al COVID–19 ha golpeado fuertemente a Wall Street, que sufrió la semana pasada su peor caída en dos años.

Las preguntas ahora son: ¿estamos preparados en Panamá para enfrentar lo que viene?; ¿de qué manera podemos con todos nuestros activos logísticos, puertos y aeropuertos ayudar a la preocupante situación mundial?

Significa esto que ahora más que nunca urge que el gobierno panameño y los empresarios del rubro logístico aunemos esfuerzos y diseñemos un plan de contingencia comercial que nos permita afrontar esta amenaza que acecha a todos los continentes y que traerá desaceleración a lo interno, escasez de productos, baja de movimiento comercial y aumento de desempleo.

Sin duda, estamos enfrentados a una realidad sin precedentes sobre la que no existe en el ámbito mundial un plan previo para contrarrestarla, pero que sí nos afectará en los próximos meses como un efecto en cadena.

El Gobierno está haciendo esfuerzos grandes para preparase en materia sanitaria. Sin embargo hay que buscar las oportunidades que van a presentarse para nuestro país. Por ejemplo: el consolidarnos como un gran centro moderno para inventario y distribución regional que garantice el abastecimiento de mercancías, además de nuevos modelos de negocios como manufactura liviana y transformación de productos, así como fábricas donde puedan desarrollarse nuevos artículos aprovechando los tratados de libre comercio existentes.

Esta crisis debe hacernos evaluar una reingeniería de orden gubernamental en materia logística para mejorar lo que ya tenemos creado y en funcionamiento, sin perder de vista de lo importante: estar preparados ante las necesidades y retos globales.

Antonio García Prieto

Presidente del Consejo Empresarial Logístico (COEL).