Cuando la universidad no es suficiente para conseguir empleo

Cuando la universidad no es suficiente para conseguir empleo

Lograr conseguir un empleo bien remunerado hoy en día requiere más que un título universitario. Imagen de Cindy Parks en Pixabay


Los títulos universitarios acompañados de más estudio, conocimientos en nuevas tecnologías, creatividad, investigación del entorno y buen networking ayuda a conseguir más oportunidades.

Muchos exclaman ¡tanto estudiar para nada. Estudié 5 años para que me ofrezcan salarios de bachiller! Esta es una de las principales quejas de los jóvenes, que cuando se enfrentan al mundo laboral, luego de sacar una licenciatura, se dan cuenta que dicho título no les permitirá ganar el equivalente al esfuerzo que tuvieron que poner para graduarse.

Lo primero que necesitan entender para no perder el ánimo es que el mundo que nos rodea cambió. Piense: la forma de comunicarnos, la forma de ver televisión, la forma de investigar, los hábitos de consumo, todo ha cambiado en los últimos 20 años. Y más con la pandemia.

Hace 15 años un trabajo como community manager o un social media manager simplemente no existía. Cuando empezaron a surgir estos perfiles eran muy bien remunerados, por la dificultad para encontrar y ocupar este rol, pero ahora los salarios de community manager son muy bajos porque abundan los candidatos.

Si alguien estudia publicidad y mercadeo con una maestría en mercadeo digital, pasó los últimos 7 o 8 años dedicados a un plan que probablemente no tenía tanta demanda y los salarios eran atractivos. Sin embargo, terminada la maestría, el mercado laboral le ofrece poco más de lo que ganaría un bachiller.

Sin importar lo que sea que haya estudiado; la realidad es que les tocará seguir estudiando en disciplinas más específicas y que sean demandadas. Y aquí es donde entran las cinco claves que deben conocer y practicar para empezar a hacer dinero con el título:

Clave 1: Sigue estudiando. Culminar la carrera no es el final, es apenas el comienzo. Deben cambiar esa mentalidad de que al graduarse se termina de estudiar; para ofrecer más, resaltar y tener mejores oportunidades, se debe conocer más de lo que dan en la universidad. Desarrollar habilidades blandas, tener diferentes experiencias laborales y adquirir conocimientos tecnológicos, etc.

Clave 2: Tecnología, re- skilling y up-skilling. La reinvención de un oficio, la unión de cualquier carrera con diferentes tecnologías que le permitan ofrecer múltiples formas de ejercer para que esos profesionales sean empleables como inteligencia artificial; análisis de datos; robótica; comercio electrónico y marketing digital.

Por ejemplo: psicólogos, sociólogos y educadores que complementan su formación base en técnicas didácticas y de persuasión para la creación de videos, piezas multimedia de micro-educación basadas en el edutainment; es decir, educación con entretenimiento y en cápsulas de poco tiempo pero con profundidad de aprendizaje.

Clave 3: Apertura al auto-empleo. Todo suena muy bien en papel, pero en la realidad usted necesita ingresos para sobrevivir. Es por ello que mientras va ejecutando las anteriores recomendaciones es clave entender y practicar el auto-empleo como un mecanismo para ganar dinero con su talento. Bien sea temporal o en paralelo a su actividad principal, lo importante es mantenerse activo y no oxidarse.

Clave 4: Conocer el entorno. Entender las realidades económicas y financieras relacionadas con la generación de empleo. Mientras más investigue la realidad y la oportunidad a la que desee insertarse, entonces más podrá participar de las mieles financieras de las nuevas tecnologías que se van desarrollando.

Clave 5: El relacionamiento. El relacionamiento o networking es una pieza clave para potenciar las oportunidades. No crea que por conocer más personas le lloverán ofertas laborales, no. Pero si le pueden hablar de las vacantes que se abren en una empresa, de qué habilidades específicas están buscando, de cuáles fueron los motivos por los que se abrió una vacante. Estar en contacto con exprofesores y centros de estudiantes para acceder a ferias de empleo o instituciones que estén buscando recién graduados, para becarlos o insertarlos en sus concursos de entrenamiento.

En otras palabras, la mala noticia es que un título universitario (ni siquiera uno de post grado) garantizará un buen empleo, un buen salario… ni tan siquiera garantizará un empleo básico porque comienzan la excusas de sobre calificación.

No obstante, la buena noticia es que esos mismos títulos, acompañados de más estudio, tecnología, creatividad, investigación del entorno del área de acción de la profesión, y buen networking les puede hacer crecer incluso más allá de lo que se habían imaginado, sólo deben ser consecuentes y pacientes.


Carlos  Luis Bernal

Gerente Regional de Marketing y Trade Marketing CCA de Manpower Group
- Leer más artículos de este autor -