Consejos prácticos para la reapertura de los negocios

La reapertura de los negocios en los diferentes bloques económicos ya es una realidad, todo en medio de una gran incertidumbre por la presencia del virus y sus aún inesperados efectos en la salud pública, en el comportamiento social y en la economía. De todas formas es muy esperanzador que entremos en Panamá, así sea tarde y casi de últimos, a una tendencia mundial que es la de aprender a vivir y a hacer negocios en medio de la pandemia.

A continuación enumero algunos consejos prácticos para la reapertura de los negocios que pueden serle útiles en esta época.

Planifique todas las actividades con mucha cautela, y verifique cual es la nueva demanda que tiene por sus productos y servicios, recuerde que el consumo ha bajado drásticamente y este se va ir recuperando gradualmente a medida que aumente el empleo y mejore la economía local y mundial. Identifique como se encuentran sus clientes, qué planes tienen para los siguientes meses, si hay algo que su empresa pueda hacer mejor para ellos, y sobre todo si cambiaron sus hábitos de consumo.

Abra con lo básico, por ejemplo, una panadería con 30 o más categorías de producto, podría empezar solo con los 5 o 6 productos con mayor nivel de ventas, o mejor aún los más rentables e ir ampliando su oferta paulatinamente. No entierre su mucho o poco dinero en inventario hasta que esté seguro que va a rotar rápidamente.

Retrase las inversiones lo más que pueda hasta que recupere su flujo de caja, dedique su liquidez a mantener los pilares de su negocio. Recuerde que no hay una sola más importante que la caja o efectivo en este momento.

Si hay una unidad de negocio que era deficitaria antes de la pandemia, puede ser el momento de desecharla o reestructurarla para que deje de ser una carga. Los negocios se ven hacia delante no hacia atrás. Mire atrás solo para aprender lo que tiene que hacer ahora y a futuro.

Acérquese a sus competidores y colegas, encuentren sinergias de mutua conveniencia, es buen momento para establecer alianzas que traigan ahorros y mejores prácticas. Recuerde que existe la “Coopetencia” que es una combinación de las palabras competencia y cooperación.

Venda o canjee activos improductivos, no gaste dinero en almacenar o mantener activos que no le generan retorno, es preferible venderlos barato o cambiarlos por otros que si le generen caja.

Proteja su negocio en todo momento, recuerde que hay que renovar permisos, seguros, actualizar contratos, negociar pagos que estén retrasados, cobrar sin destruir las relaciones comerciales, y hacer acuerdos de pago con la Caja del Seguro Social y DGI entre otros. El no hacerlo pone en peligro la continuidad de su empresa.

Actualice la contabilidad, en caso de que no hay cerrado oficialmente el año anterior, hágalo, pase la página, envíe su información financiera acompañada de un flujo de caja proyectado a al menos 3 años a los bancos con los que trabaja.

Solicite a los bancos y financieras autorizadas una línea de financiamiento hasta por 84 meses de los $300 millones que el BID otorgó a Panamá para aliviar la iliquidez de las microempresas y PYMEs. Las microempresas pueden optar por créditos de $5 mil a $25 mil, las empresas pequeñas por montos entre $25 mil y $100 mil, y las empresas medianas entre $100 mil y $250 mil.

Recuerde que la Ley 156 del 30 de Junio de 2020 estableció una moratoria en los pagos de los créditos a los bancos y financieras que termina el 31 de diciembre de 2020. Asegúrese de provisionar o ahorrar cada mes al menos el equivalente a las letras mensuales que tendrá que pagar a partir de enero. Si no está previendo posibilidades de pago, acérquese de inmediato a sus bancos y solicite una reestructuración de los pasivos que esté acorde a su flujo de caja.

• Y finalmente, piense que el mundo simplemente ha cambiado, y que tal vez usted también debería hacerlo para que su negocio sea exitoso de nuevo. Si lo ha hecho bien antes, seguramente encontrará la manera de hacerlo bien de nuevo.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay