Conozca cómo las empresas SEM y de Panamá Pacífico pueden seguir con beneficios tributarios

La situación de pandemia que atravesamos no es ajena a nuestro país y, a pesar de dicha situación, hemos visto que se ha seguido legislando para cumplir con compromisos internacionales de mejores prácticas y transparencia en el ámbito impositivo.

Es en ese sentido que, para el caso de regímenes especiales, como lo es el caso del Régimen Sedes de Empresas Multinacionales (SEM) y Panamá Pacífico (PP), se ha publicado una nueva reglamentación y guías respectivamente para normar todo lo relacionado con el cumplimiento de sustancia, a efectos de que ciertas actividades puedan gozar del incentivo tributario de aplicar una tarifa reducida del impuesto sobre la renta (del 0% o 5%) y no estar sujeto a la tarifa regular del 25% establecida en el Código Fiscal de la República de Panamá.

Como antecedente, es importante mencionar que el cumplimiento con Sustancia Económica, aplicable a regímenes preferenciales sobre actividades geográficamente móviles, no es un tema nuevo en el marco de estándares internacionales.

Desde el año 1998, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), genera un primer documento en el que se establecieron 12 factores contra los cuales se revisarían los Regímenes de Incentivo Tributario en el Mundo a efectos de que no fuesen catalogados como Perniciosos o Nocivos.

Cuatro de dichos factores eran considerados como principales, a saber que el régimen:

1) Ofrece una baja o nula tarifa efectiva del impuesto sobre la renta;

2) No está sujeto a intercambio de información;

3) No cuenta con elementos que permitan la transparencia del mismo; y

4) Propicia el “Ring-Fencing”, es decir, ofrece beneficios tributarios para no residentes sin que sean aplicables a residentes de la jurisdicción o beneficios tributarios en la medida en que no se opere en el mercado local.

Como se puede apreciar, el Factor de Sustancia Económica no era considerado como principal cuando en el año 1998 se comienza con el estándar internacional en esta materia.

No es sino hasta el año 2015 y como resultado de la iniciativa del Plan de Acción BEPS, cuando la OCDE eleva la Sustancia Económica como factor principal junto a los otros 4, reforzando la necesidad de realinear la tributación de las rentas obtenidas con las actividades sustanciales que las generan.

Luego en año 2017, se desarrolla en detalle el principio de Sustancia Económica, el cual implica que las actividades principales generadoras del ingreso se efectúen por parte de los contribuyentes beneficiados en la jurisdicción que ofrece el incentivo fiscal y se establecen criterios más concretos en cuanto a que el principio anterior, presupone que los contribuyentes beneficiados cuenten con un número adecuado de trabajadores calificados a tiempo completo e incurran en monto adecuado de gastos operativos en un año fiscal, ambos relacionados con dicha actividad principal.

Si bien la OCDE es la organización que ha desarrollado el estándar, la Unión Europea (UE) sigue el mismo principio rector.

Nuestro país, al formar parte del Marco Inclusivo de BEPS y, además, ser considerado como un Centro Financiero y de Servicios Internacional, debe cumplir con el estándar mencionado anteriormente y es así como en el año 2018 se modificó la Ley SEM y la Ley que creo el régimen PP; con el fin de eliminar elementos que pudieran calificar a los regímenes como perniciosos o nocivos.

Las modificaciones legales que se hicieron en ese momento permitieron que dichos regímenes en específico fueran catalogados como no perniciosos o nocivos respecto a las actividades geográficamente móviles que propician.

Luego de ese paso importante, quedó pendiente desarrollar reglamentaciones y guías sobre la forma en la que se mediría el cumplimiento del factor de sustancia por parte de las empresas que cuentan con licencia para operar en un régimen u otro.

Consecuentemente, en fechas recientes se promulgaron los reglamentos y guías por parte de cada régimen, siendo los mismos muy similares en su contenido en los que se establece, entre otros elementos:

  1. Que las actividades principales generadoras de ingresos y sujetas al incentivo se hagan en Panamá.
  2. Que las empresas cuenten con un número adecuado de trabajadores a tiempo completo e incurran en un monto adecuado de gastos operativos en relación con las mismas y presenten una declaración anual que, en forma objetiva, evidencie el cumplimiento con el factor sustancia.

Por lo tanto, se desarrolló un procedimiento para el cumplimiento de sustancia económica por parte de los usuarios de los regímenes y se establecen plazos para que las autoridades respectivas emitan la correspondiente Resolución Administrativa declarando el cumplimiento o incumplimiento de la sustancia por parte de cada usuario del régimen.

En las próximas semanas ahondaré en detalles específicos que los usuarios de los regímenes de SEM y PP deben observar para gozar del incentivo tributario que ofrecen los Regímenes en comento.