¿Cómo sobrevivir emocionalmente en el emprendimiento?

Enfrentar los miedos y controlar la rabia y la frustración de no lograr las metas es parte de los retos de nuestro tiempo que enfrentan los emprendedores para ser exitosos.

Desde que tengo uso de razón he sido emprendedora. Me gustaba vender bisutería en mi escuela, colorear los dibujos de los demás y les cobraba por ello. Pero la creencia que me sembraron fue la siguiente: “tienes que estudiar y graduarte para ser alguien”.

Seguramente, en algún momento escuchaste esto. Puede que te lo hayas creído o que, al tiempo, pudiste reconocer que  ya “eras alguien” y decidiste desarrollar tus habilidades. En todo

caso, nos acostumbramos a valorar lo que hacemos y no quiénes somos.

Reconocer quiénes somos es la esencia de todo lo que hagamos en nuestro emprendimiento. Ello nos llevará a identificar cuáles son las emociones que nutren o destruyen nuestro deseo de emprender.

Suelen aparecer pensamientos como “soy insuficiente”, “lo que hago no funciona”, “quizás no guste el producto”, o quizás, el temor te tenga atrapado y tu idea millonaria está en la libreta, con deseos de ser mostrado al mundo, pero el miedo te ataca cada vez que piensas en dejar tu “seguridad económica”. En estos casos recurre a estas herramientas:

ANTIMIEDO:
Sacúdete a ti mismo. Sé tu propio jefe y dile a tu yo interior que vaya por lo que ama. El miedo es lo primero que nos ataca a la hora de emprender y esto ocurre porque buscamos constantemente la aprobación de nuestros padres. Luego de nuestros jefes, amigos o pareja.

Una técnica que funciona es escribir en una hoja blanca la palabra “miedo” y alrededor de esa palabra escribe todos los temores que tienes, luego los lees y rompes la hoja. Como dicen por ahí, “rompe el miedo”.

De esa forma le dirás a tus pensamientos que tú puedes con ello. También funciona mantener la frase: “Yo soy aprobado con amor”, que ayuda a reafirmar la confianza en lo que haces.

ANTIRRABIA:
Es normal que al emprender nos den ataques de rabia porque las cosas no van como uno quisiera, y sobre todo en el tiempo que se desea, pero es fundamental entender que los procesos pueden ser largos.

Un bebé no tarda tres meses, sino nueve meses en gestación, y en ese proceso pasa por muchas etapas. Tu proyecto es un bebé que debe ser gestado con paciencia y amor.

Cuando reconoces la rabia, toma un globo e ínflalo pensando en todas las frustraciones; reflexiona por un momento los vacíos que te generan esas rabias y después explota el globo solo con tus manos. De esta forma le dirás a tu cerebro que no tienes que explotar con nadie, que ya explotaste y es hora de tomar la decisión de sentirse diferente.

Estas son solo dos de las muchas herramientas a la hora de sobrevivir al caos emocional. Ahora bien, quiero dejarte una lista de emociones positivas que son con las que tienes que estar conectado más del 65% de tu vida diaria: Alegría, conocimiento, poder, amor, apreciación, pasión, entusiasmo, ilusión, felicidad, expectativas positivas, optimismo, esperanza y satisfacción.

Para actuar desde todas estas emociones, es importante romper con las creencias limitantes. Y es relevante que entiendas que se requiere de preparación, organización y dominio propio para que el emprendimiento sea un éxito en todas las áreas de tu vida.

María Andreína Varela

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos