¿Cómo salir de la crisis económica?

Como consecuencia de la pandemia, países, empresas y familias se han afectado económicamente. Estamos en crisis y es importante planificar cómo salir de ella. Mi propuesta de “salida en E” resulta aplicable para todos. Se trata de elaborar un plan con tres vías: Economía, tecnología y emprendimiento. Cada uno de estos elementos representa un trazo horizontal de la letra E.

1) Economía: Implica establecer prioridades que estén acorde con los objetivos esenciales, para luego:

• Reducir gastos innecesarios.
• Tener claro que hay dos tipos de deuda: la buena (que trae prosperidad futura) y la mala (que lleva al estrés financiero).
• Endeudarse más, solo si es necesario.
• Reestructurar los pagos futuros, en función de qué tan afectados están los ingresos.
• Transformar actividades, productos, servicios, procesos y todo lo que directa o indirectamente genere ingresos, orientándolos hacia la nueva realidad.

2) Tecnología: Si algo ha dejado claro la pandemia es que más y mejor tecnología ha permitido enfrentar mejor a la nueva era. Algunos países pudieron combatir mejor el virus. Hay comercios que pudieron seguir operando e incluso aumentar las ventas y algunos colegios y alumnos pudieron terminar el año escolar. No se trata de una inversión económica, sino de una decisión estratégica que implica:

•Acceder a mejor infraestructura tecnológica tanto en calidad como en cantidad de equipos y redes.
•Convertir al uso del internet en un aliado para desarrollar el e-commerce, e-learning, e-working, entre otros.
•Desarrollar nuevas competencias personales para aprender a trabajar, enseñar, vender, comprar, negociar, y dirigir equipos por las vías digitales.
• Visualizar el largo plazo y los inmensos efectos positivos que tendría el mayor desarrollo de la ruta tecnológica, principalmente en la educación, que es la mejor forma de reducir la pobreza. La vía tecnológica además de una salida a la crisis, es una oportunidad.

3) Emprendimiento. En circunstancias donde la tasa de desempleo se encuentra en niveles récord, el emprendimiento se convierte en una fuente generadora de empleo directo e indirecto. Estas son las recomendaciones:

•Dar el primer paso requiere la autoconvicción y el trabajo mental.
•Reconocer el talento propio. Hagamos lo que sabemos hacer. Dejemos la creatividad para el “cómo”, no para el “qué”.
•Reducir los gastos fijos y las inversiones a lo mínimo factible.
•Estar enfocado, además de ser apasionado, optimista y paciente.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay