Cómo las aplicaciones móviles han empujado la transformación y el crecimiento de los restaurantes

Mucho se ha comentado sobre el impacto de la pandemia en el ecosistema de negocios en todos los países. La llamada “transformación digital” que venía predicándose por años arribó con fuerza con la llegada de Covid-19, obligando a las personas a trabajar, estudiar, jugar, consumir y vivir desde la computadora y dispositivo móvil. Sin duda las tecnologías que impulsan el e-commerce y las apps para ordenar en restaurantes y otros comercios han sido clave en este proceso, ayudando a dar continuidad al consumo. Hoy, a más de seis meses desde que se desató la pandemia, ya tenemos la perspectiva para apreciar la verdadera huella de la transformación digital.

Los restaurantes que ofrecen sus platos en diversas aplicaciones móviles (apps) presentan un excelente caso. Además de mantener conectados a los restaurantes con sus consumidores durante el periodo de emergencia y en cumplimiento con normativas para salvaguardar la salud pública, las apps también ayudan a mantener una actividad económica en tiempos de retos.

En el caso de Uber Eats a nivel global, hubo un aumento en el registro de pequeños y medianos restaurantes en la app, quienes aumentaron sus pedidos por más de 40% durante el periodo de febrero a abril (equivalente a un aumento aproximado de tres veces más el ritmo de pedidos en restaurantes no pequeños y medianas empresas). También, los auto registros de pequeñas y medianas empresas (Pymes) en la app crecieron un 70% durante el mismo período.

Además de apoyar a los restaurantes al impulsar sus ventas, los restaurantes asociados a apps como también se benefician de información valiosa que los dota con conocimientos que pueden aprovechar para repensar sus modelos operacionales.

Con este “business intelligence” en mano, los restaurantes tienen un mejor y más preciso conocimiento de sus consumidores, sus comportamientos, y desempeño general del negocio, y así están mejor capacitados para actuar rápidamente. Para los efectos, estas apps no solo son herramientas que apoyan las ventas de los restaurantes, sino también sobre hábitos de consumo.

Hemos visto como los restaurantes, en especial aquellos comercios locales pequeños y medianos, se nutren de esta data y hacen ajustes para atender necesidades puntuales. Información como horas pico para pedidos, platos favoritos, zonas de mayor concentración de entregas, la proporción de tráfico al local vs. pedidos para entrega y otra data habilita a los restaurantes a tomar decisiones críticas que redundan en mayor eficiencia y hasta ganancias.

Ejemplo de ello es la flexibilización de los menús para atender mejor las realidades del mercado. El patrón durante estos pasados meses ha sido que muchos restaurantes, en especial los pequeños y medianos, han optado por tener un menú ajustado o inclusive, hasta más amplio, con platos nuevos. El resultado es una nueva oferta al cliente desde una misma cocina con el fin de incrementar la utilización de sus instalaciones y recursos. Asimismo, las apps han fomentado el desarrollo de los llamados “dark kitchens”, cocinas comerciales no atadas a restaurantes y que se dedican a la confección de platos únicamente para recogido o entrega. Esto le permite al comerciante mayor flexibilidad y creatividad culinaria.

El que las Pymes se abrazaran a la transformación digital para mantenerse competitivas y creciendo era cuestión de tiempo; la pandemia simplemente le dio un empuje. Armadas con datos, los negocios de todo tamaño están mejor capacitados para operar en un entorno cada vez más digital. Con el apoyo de la innovación de plataformas, no solo atienden a sus clientes, sino que también aportan al desarrollo y fortalecimiento de los ecosistemas de negocios, haciéndolos más resilientes ante futuras crisis.

Daniel Monge

Gerente General, Uber Eats Centroamérica