Cómo emprender como mujer con pasión y visión y lograr una empresa unicornio

Lucha por las cosas que te importan, pero hazlo de una manera que motive a otros a unirse a tu causa” es una de las frases más inspiradoras de Ruth Bader Ginsburg, la jueza de la Corte Suprema de Estados Unidos que murió hace poco pero que vivirá para siempre en la historia de la lucha por la igualdad de género. La cito porque, para mí, fue un gran referente de todo lo que puede lograrse cuando se parte de un lugar de merecimiento y no desde la falta.

Covid-19 impuso una transformación tecnológica que nos deja a todos en igualdad de condiciones frente a las oportunidades. Gracias a la conectividad, podemos trabajar desde el lugar que queremos, lo que hace más fácil el balance entre la vida laboral y la personal. En una escena que borra los límites y las fronteras, emprender se vuelve posible, porque la tecnología nos permite gerenciar los negocios a través de las redes sociales y lograr mayor alcance, no sólo de tráfico sino también de ventas.

Aunque todavía quedan algunas barreras, esta crisis contiene una oportunidad para las emprendedoras latinas, que -sólo en Estados Unidos- tenemos el potencial de crear 80.000 empleos y generar 155 mil millones de dólares en ingresos.

Soy mujer y emprendedora. Fundé un ecosistema de compañías que capitalizan en la nube para conectar negocios y talento con modelos bajo demanda: TransparentBusiness y SheWorks!, una plataforma innovadora que usa la tecnología para cerrar la brecha de género.

Aunque un estudio revela que apenas el 2% del capital de riesgo invertido va a mujeres emprendedoras, mi emprendimiento recaudó 20 millones de dólares en rondas previas y esta semana comenzó una nueva ronda de 10 millones de dólares que culmina en noviembre: a 1 dólar por acción sobre una valuación total de 1.000 millones de dólares, esto le vale el estatus de unicornio.

¿Cómo lo hicimos? ¿Qué consejo puedo dar a las mujeres que emprenden?

En primer lugar, que usen sus poderes empáticos para construir una red que les abra puertas y las catapulte al éxito. El mundo de los negocios es un deporte de contacto y todos necesitamos darle visibilidad a nuestras capacidades.

Que piensen en grande. Mentes fuertes, tacos firmes y el foco puesto en superar condicionamientos vetustos, como el de que no sabemos negociar o el de que no podemos liderar empresas que sacudan el mercado por su innovación y su impacto.

Que no subestimen su oportunidad. El principal desafío que enfrentamos las mujeres es la confianza en que somos capaces de levantar cantidades grandes de capital. Todavía pedimos con timidez, como si no fuéramos merecedoras, y a menudo buscamos recaudar la cantidad mínima necesaria.

Que aprendan a buscarle la vuelta a las reglas. No digo romperlas sino ser creativas, encontrar la forma, poner todo nuestro ingenio al servicio de nuestras necesidades y resolver los desafíos uno a uno, como lo hacemos todos los días. Nuestra estrategia de capitalización, por ejemplo, se basa en un instrumento (RegD 506c) que permite publicitar la venta de acciones de una empresa Pre IPO a inversores acreditados en los Estados Unidos y a inversores internacionales en general, lo que democratiza el acceso a oportunidades de inversión.

Y, por último, pero no por ello menos importante, que encuentren su pasión y la conviertan en una idea de impacto. Llegar al éxito es un camino de esfuerzo, motivación y coraje permanente. A mí me ayuda pensar que estoy transformando la industria para facilitar oportunidades de trabajo flexible a millones de mujeres. La regla de los tres resultados: personas, profit y planet, es el motor de mi negocio y de mi día a día como emprendedora.

El gran hombre que fue mi padre me enseñó que, para una mujer, el verdadero empoderamiento comienza con la independencia financiera, con nuestra capacidad de asegurar y ganar nuestro propio dinero. Ojalá mi experiencia inspire a otras mujeres emprendedoras a pensar en grande, a volar más alto, a saltearse la diferencia y a pedir el dinero que necesitan para cambiar la narrativa, y la historia.

Foto principal: Imagen de Sasin Tipchai en Pixabay

Silvina Moschini

Emprendedora serial enfocada en la transformación digital del mundo del trabajo. Fundadora y Presidente de TransparentBusiness, una plataforma basada en la nube que permite gestionar en forma transparente equipos remotos y CEO y fundadora de SheWorks!, un marketplace para contratar mujeres profesionales con modelos flexibles.