Cómo conseguir el primer empleo, aún sin tener experiencia

Cómo conseguir el primer empleo, aún sin tener experiencia

Para muchos jóvenes es un desafío conseguir empleo cuando no se cuenta con experiencia y recién han terminado una carrera. Archivo


El 81% de los jóvenes tiene dificultad para conseguir su primer empleo, y de ellos a los que más les cuesta, es a los que tienen culminada una licenciatura.

¿Tus padres te reclaman que vives pegado a las redes sociales? ¿Cansado de escuchar el mismo reclamo cada vez que debes pedirles dinero? ¿Estás loco por independizarte, pero no consigues empleo? En este artículo encontrarás las cinco recomendaciones imprescindibles que necesitas no sólo para conseguir tu primer trabajo y para cambiar de empleo si ya tienes uno; sino, para encaminar tu carrera exitosamente.

El mundo del trabajo cambió: Lo primero que deben entender tus padres y tu, es que el mundo del trabajo cambió, y con él, cambiaron las técnicas para buscar empleo y las condiciones de empleabilidad. Así que, antes de molestarte por la falta de empleo y compararte con uno o dos casos que salieron de la universidad, y si consiguieron empleo rápido; conoce la realidad de tu entorno.

ManpowerGroup realizó una investigación en 2019 (un año antes de la pandemia) junto a la organización Junior Achievement; entre jóvenes de 18 a 29 años en 14 países de Latinoamérica (Importante: no estamos hablando de Europa o Asia, el estudio refleja la realidad de nuestro territorio). El estudio determinó que el 81% de los jóvenes tiene dificultad para conseguir su primer empleo, y de ellos a los que más les cuesta, es a los que tienen culminada una licenciatura, un 50% de estos licenciados podrían tardar de 3 a 12 meses en conseguir empleo y la principal razón que le dan al 58% de los casos es que no tienen experiencia.

En pocas palabras, no eres tu o tu hijo que es un flojo, que no saca provecho de su carrera; es el 81% de los jóvenes latinoamericanos entre 18 y 29 años (Si, es común tener un hijo que está a punto de llegar a los 30 y que todavía “no ha hecho nada con su vida”).

¿Soluciones? Es necesario desarrollar los cinco imprescindibles para adaptarte a este nuevo mundo laboral, a esta nueva forma de buscar trabajo.

ACTITUD: No hablamos de ser extrovertido ni el más amiguero. Se trata de tu disposición a servir a los demás para hacerte reconocer, de la amabilidad y empeño con que hagas tus tareas para diferenciarte y que otros te inviten a estar con ellos. Perder al miedo del qué dirán porque “el licenciado desperdició su título para trabajar en eso”.

CONSTANCIA: Estamos acostumbrados a la inmediatez, a enviar un mensaje por whatsapp y recibir respuesta rápidamente. Pero la inmediatez para lo único que aplica en esto, es para empezar YA; no, para ver resultados. El que siembra cosecha, y esta en una siembra que requerirá de muchos meses de riego antes de recoger los frutos. Debes ser paciente y entender que por mucha actitud y disposición para ayudar que tengas, tardarás un tiempo en resaltar, en ser notado y obtener nuevas oportunidades.

TÉCNICA: está en ti ver las oportunidades en cada actividad que realices para luego llevarte ese conocimiento a lo que sea que decidas hacer. La técnica sólo se obtiene con el tiempo y prestando mucha atención a tu entorno. Sin importar que estés de cajero en un supermercado cuando te graduaste de ingeniero, puedes aprender del sistema de facturación, de atención al cliente, de manejo de proveedores, de cronogramas para recepción y abastecimiento de inventario y cadena de producción de productos propios.

Entonces utilizando el ejemplo anterior: Si ya se desarrolló la actitud, constancia y técnica; mi querido amigo ingeniero puede encontrar áreas de oportunidad en la cadena de producción de productos propios, hacer una propuesta para implementar unas mejoras y así, es como sus superiores lo verán y le ofrecerán nuevas oportunidades.

Pero para poder avanzar con paso firme, no bastan estos 3; necesitas completar el quinteto.

COMUNICACIÓN: debes saber comunicar y divulgar lo que sabes hacer. Si continuamos con el ejemplo anterior. Poco lograrás con tu propuesta si no la sabes comunicar correctamente, explicar los beneficios y el porqué agrega verdadero valor. No obstante, si después de ejecutado, no logras nuevas ofertas en ese entorno. Está en ti, saber divulgar lo que lograste. Con las redes sociales, puedes crear un perfil exclusivo para mostrar tus ideas, tus talentos y tus capacidades. Si en ese supermercado no lo valoraron, de seguro en alguna otra tienda si lo harán y te llamarán.

RELACIONAMIENTO: Todas las personas que vayas conociendo podrás sumarlas a tu patrimonio, esto es tu capital relacional o el famoso networking. Si lo sabes usar se volverá una herramienta clave para tu desarrollo profesional, ya que quizás ellos no te puedan ofrecer un mejor empleo, pero si te puedan conseguir una reunión para presentar un proyecto. Para aumentar tu capital relacional debes asistir a eventos, participar en reuniones así sea para entregar copias y sin importar donde estés demostrar una buena actitud y comunicación.

Ahora, que ya conoces los cinco imprescindibles para impulsar tu vida profesional, puedes desechar las excusas: no me ofrecen el salario que quiero, yo no estudie para eso, es que necesito una maestría para poder competir.

Lo que debes es complementar tu formación base con micro-aprendizaje e investigación teniendo en cuenta lo siguiente: en el mundo entero se estarán cerrando más de 80 millones de empleos hasta el 2025, pero resulta que a la vez, se están creando 140 millones de otros tipo de empleos. Si te especializas, investigas y perseveras uno de esos 140 millones será para ti o para tu hijo.


Carlos Bernal

Gerente regional de Marketing y Trade Marketing para ManpowerGroup
- Leer más artículos de este autor -