Cómo aumentar la confianza y la transparencia empresarial

Cómo aumentar la confianza y la transparencia empresarial

Una encuesta de KPMG indica que el 96% de las empresas encuestadas sienten presión de dar pasos hacia la sostenibilidad. Otro 25% cree que estas iniciativas forman parte de la estrategia de crecimiento de la compañía.


El 70% de los consumidores considera relevante que las marcas con las que se identifican sean sostenibles o “eco-friendly”, por lo que las empresas deben caminar hacia esa tendencia.

La agenda del Gerente Financiero (CFO) ha visto cambios y disrupciones a niveles sin precedentes en los últimos años, en especial a raíz de la pandemia de COVID-19. Aunado a las nuevas tecnologías que crecen exponencialmente, se agrega la responsabilidad empresarial y la sostenibilidad como parte de los compromisos macro que se han firmado a través de las metas de desarrollo sostenible propuestas por las Naciones Unidas, así como identificar y aplicar iniciativas que permitan superar la pandemia y mantener la sostenibilidad del negocio.

Relevancia de los asuntos ESG

Cada día más, notamos que las siglas ESG (Environment, Social, Governance, por sus siglas en inglés) se hacen más relevantes y comunes en la prensa especializada y deja de ser una tendencia aislada del mercado, convirtiéndose en un punto focal dentro de los objetivos del CFO moderno. ESG se refiere a los aspectos medio ambientes, sociales y de gobernanza, en donde cada sigla responde a un pilar y cada pilar denota una serie de acciones y la asignación de recursos financieros como no financieros.

El pilar de Medio Ambiente es posiblemente el más ampliamente discutido y cubierto. Va desde la puesta en evidencia del daño irreversible del calentamiento global, hasta el cambio climático, siendo estos temas los de mayor discusión en los últimos años. Para las empresas el pilar de Medio Ambiente involucra todo lo relacionado al entorno ambiental, cambio climático y las emisiones, en concreto emisiones de carbono y contaminantes químicos. A nivel de beneficios, este pilar nos permite tener una visión de beneficios y ventajas al aprovechar responsablemente los recursos ambientales, manejar apropiadamente los desechos, la generación de eficiencia de energía y el manejo de recursos hídricos, entre otros.

El pilar Social hace referencia a las consideraciones que las organizaciones deben tener ante las personas y las relaciones. Este pilar está constantemente bajo escrutinio de la organización y sus clientes, ya que involucra asuntos tales como la satisfacción del cliente, la inclusión, la protección de datos y privacidad, y las relaciones en la comunidad. El pilar Social ha sido frecuentemente relacionado a la Responsabilidad Empresarial 2.0, y si bien esta es una iniciativa ampliamente adoptada en el entorno empresarial, la misma forma parte complementaria del pilar Social de las ESGs.

Por último, tenemos el pilar de Gobernanza. Este pilar hace mayor referencia a las políticas y condiciones estándares internas que debe tener una organización como, por ejemplo: políticas de antisoborno, políticas de denuncia de irregularidades, políticas anticorrupción, entre otras, con el objetivo de fortalecer la confianza, la transparencia y el cumplimiento de regulaciones aplicables a la empresa.

En encuestas recientes, desarrolladas por KPMG en los Estados Unidos, hemos evidenciado que los consumidores a nivel mundial cada vez están más interesados en el rol que juegan las organizaciones a las cuales pertenecen o a las cuales le compran. El 70% de los consumidores considera relevante que las marcas con las que se identifican sean sostenibles o “eco-friendly”, inclusive llegando al punto en el que el 69% de los encuestados consideraría pagar un precio “premium” si el producto tiene fuentes reciclables. Adicionalmente, cada vez es mayor el requerimiento de los consumidores por conocer el origen de los productos que compran y consumen. Debido a esto, el 96% de las empresas encuestadas sienten presión de dar pasos hacia la sostenibilidad, mientras un 25% considera que las iniciativas sostenibles forman parte de las estrategias claves para el crecimiento.

Cada día, más empresas emiten y comparten sus reportes de sus iniciativas de sostenibilidad. De acuerdo con la Encuesta de KPMG sobre Reportes de Sostenibilidad 2020, el 80% del top 100 (por ingresos) de las empresas encuestadas afirmaron que emitieron reportes de sostenibilidad en 2020 y el 90% de los mercados bursátiles reportaron en base a sus esfuerzos relacionados a los ESGs.

El rol del CFO en los asuntos ESG

Finanzas tiene una posición de liderazgo natural dentro de cualquier organización, y el rol que Finanzas tiene dentro de alcanzar objetivos sostenibles es vital. Este papel clave y fundamental que desempeña Finanzas está enfocado en tres frentes de suma importancia: Inversiones, Estrategia Corporativa y Reportería.

El frente de Inversiones es el relacionado a promover, tanto interna como externamente, la sostenibilidad en inversiones estratégicas y las adecuadas apropiaciones de capital. El frente de Estrategia Corporativa obedece al papel fundamental que tiene Finanzas en aportar compromisos inclusivos, con énfasis en la sostenibilidad. Por último, el frente de Reportería hace referencia a Finanzas como dueño de la data y a su líder como custodio de esta verdad. Es también el CFO quien está en una posición clave para facilitar la información requerida para dar seguimiento a las iniciativas en materia de sostenibilidad y su apropiado reporte.

Entrando en detalles sobre el rol de Finanzas y las tareas de inversión, notamos que el CFO desde su posición de liderazgo logra apoyar y tener impactos en la sostenibilidad a través de inversiones, buscando que respondan a esos objetivos de sostenibilidad estratégica dentro de la organización. Estas inversiones suelen estar enfocadas en reducir costos, disminuir el costo de acceso al capital, optimizar los activos e inversiones de la empresa y, particularmente en los últimos años, hemos visto una tendencia hacia los esfuerzos preventivos para evitar las intervenciones legales y regulatorias en empresas reguladas.

A nivel de estrategia corporativa, Finanzas debe ser batuta de acción en la obtención de valor generado y su correcta administración. Finanzas debe establecer un enfoque holístico a la creación de valor y el aporte que le da este valor creado en sus metas de sostenibilidad. Este enfoque debe ser a través de acciones que permitan establecer presupuestos de manera adecuada y estratégica hacia las inversiones que le permitan a la organización adecuarse a sus metas de sostenibilidad. Finanzas debe fungir como ese revisor que monitoree el cumplimiento de los compromisos acordados por la organización y el progreso que logramos a las metas de sostenibilidad, así como ver que se definan acciones correctivas cuando así se ameriten.

Por último, Finanzas como custodio de información debe ser líder en la generación y comunicación de los logros en materia de sostenibilidad que se han obtenido dentro de cada organización. Suele ser precisamente la comunicación y los reportes un reto para las organizaciones, ya que las métricas no financieras relacionadas a los objetivos sostenibles de cada organización deben ser balanceadas y calibradas, según su importancia o contribución a las métricas financieras a la hora de medir el éxito de una organización de cara a sus accionistas y partes interesados.

Algunas de las métricas más comunes que vemos en las organizaciones comprometidas con la sostenibilidad son: total de energía consumida y si la misma es de fuentes renovables, consumo de combustibles fósiles, consumo de agua y porcentaje de agua reciclada, emisiones de carbono, entre otros. Los retos relacionados a la emisión de estos reportes suelen estar asociados con las fuentes de datos múltiples, la falta de sistemas de información adecuados, e incluso, que los estándares para estos reportes no estén totalmente definidos. Sin embargo, la tendencia en reportes de sostenibilidad viene en aumento y al comparar el top 250 de empresas a nivel mundial, de acuerdo con estudios de KPMG, para 1993 solo el 12% de ellas habían emitido reportes de sostenibilidad. Para el año 2020, esta cifra se ubica por encima del 90%.

Afortunadamente, el CFO y su equipo financiero ya cuenta con habilidades y capacidades internas que le permiten empoderarse de las iniciativas de sostenibilidad de las organizaciones y ser el eje impulsor de las mismas. Por naturaleza, el equipo financiero tiene un rol protagónico en la gobernanza y el manejo de riesgos, así como también en la relación con los inversionistas, por ende, le permite a Finanzas establecer internamente políticas que aseguren el cumplimiento a las legislaciones y la comunicación de logros a los accionistas. Por último, Finanzas, a través de su conocimiento y las nuevas tecnologías, puede ser un centro de excelencia para la mejora de sus procesos, de manera que se generen y promuevan iniciativas que apoyen los temas de sostenibilidad de la organización.

Lograr los objetivos impuestos por las ESGs y los retos que trae lograr convertirnos en una organización sostenible seguirá siendo un tema protagónico en nuestro entorno de negocios. Por otro lado, nuestros clientes cada día más nos exigirán acciones en concreto para lograr posicionarnos como una organización sostenible. Está demostrado que convertirse en una organización sostenible y ser percibida como tal nos da frutos a largo plazo, al lograr posicionarnos favorablemente con nuestros consumidores y fortalecer nuestra posición dentro del mercado.

La gran pregunta y que es la principal causante de inacción es: ¿Estoy preparado para dar ese paso inicial en mi camino hacia la sostenibilidad? Recuerda que, para llegar a cualquier lugar, todo inicia con un primer paso.

Juan  Francisco Maldonado

Gerente de Asesoría en Gestión Financiera de KPMG en Panamá
- Leer más artículos de este autor -