Atraer inversión privada para enfrentar el colapso del empleo formal en Panamá

Atraer inversión privada para enfrentar el colapso del empleo formal en Panamá

En la década antes de la pandemia (2009-2019), el porcentaje de informalidad en los nuevos empleos fue del 52%. Es decir que la pandemia agregó 40 puntos, no creando empleo informal, sino destruyendo empleo formal CORPRENSA /ROMÁN DIBULET


Panamá vive el peor episodio de destrucción masiva de empleo formal privado de su historia. La propuesta del gobierno es atraer inversión extranjera en sectores como el minero.

Las repercusiones sociales y económicas de la Covid-19 en Panamá serán mucho más profundas que su efecto sanitario. Al margen de la catástrofe laboral que ocasionó, la pandemia marca el fin de una era. Luego de 30 años de expansión del empleo, inversión en “cemento” y bonanza económica “excluyente”, la economía de Panamá se contrajo 17.9% y perdió 289 mil plazas de trabajo (15% de su fuerza laboral) en el 2020. En un país que genera 45 mil empleos anuales (promedio 2014-2019), tomará más de 6 años recuperar lo perdido el año pasado.

La trascendencia socioeconómica del virus va mucho más allá que sus consecuencias inmediatas. Dado el incremento de la planilla estatal, el sector privado asumió y sigue asumiendo la totalidad de su impacto laboral, perdiendo 327,340 plazas de trabajo, 37% de sus empleos formales, en un año. Este fenómeno es directamente responsable de la caída del 40% en los ingresos de la Caja del Seguro Social (CSS) en el 2020 y la reducción de unos $600 millones mensuales de consumo.

Este colapso del empleo formal acentuó la contracción que inició en el 2013, cuando los asalariados privados representaban 53% de todos los empleos, para caer a 33% en el 2020, una reducción de 20 puntos en 7 años. Más aún, 92% de los empleos generados en la última década (2010-2020) fueron informales.

En la década antes de la pandemia (2009-2019), el porcentaje de informalidad en los nuevos empleos fue del 52%. Es decir que la pandemia agregó 40 puntos, no creando empleo informal, sino destruyendo empleo formal. Hoy tenemos menos asalariados privados y casi el doble de funcionarios de los que había en el 2004. 2 de cada 3 trabajadores en el país son informales y funcionarios. Estamos ante el peor episodio de destrucción masiva de empleo formal privado de nuestra historia.

Cada $1 en salarios privados aporta $0.23 a las finanzas del Estado, vía Impuesto sobre la Renta, Cotizaciones a la CSS y Seguro Educativo. El salario del funcionario también, pero siendo el Estado el empleador, equivale a “sacarse de un bolsillo para metérselo en el otro”. El Informal aporta poco a las finanzas gubernamentales.

El Banco Mundial proyecta que el PIB panameño crecerá alrededor del 12% en el 2021, apuntalado por la producción de cobre a plena escala, la recuperación de la inversión privada y un gran efecto de arrastre. Ante la pronunciada descapitalización del sector privado, luego de un año de paralización económica, este repunte de la inversión sólo podrá ..venir a través de financiamiento bancario e Inversión Extranjera Directa (IED).

Pero la demanda interna seguirá deprimida, máxime ante la inminencia de nuevas restricciones de movilidad, lo que está ocasionando un aumento del desempleo. De hecho, recientemente, la Ministra de Trabajo, Doris Zapata, declaró que el desempleo es hoy del 20%, superior al 18.5% señalado por el INEC (Contraloría General de la República) a septiembre 2020.

Igualmente, la Ministra estimó que para el 2021 el MITRADEL estaría procesando unos 200 mil nuevos contratos laborales, 68 mil más que los 132 mil tramitados en el 2020, cuando se perdieron 289 mil empleos, y prácticamente la mitad de los 378 mil contratos procesados por la entidad en el 2019, año en el que se generaron 52,040 nuevos empleos, todos informales.

Generar empleo formal será un reto. 2 de cada 3 empleos generados en los últimos 15 años vinieron de 7 sectores con altos y crecientes niveles de informalidad, incluyendo el Comercio (47.2%), Construcción (58.9%), Industria (60.4%), Logística (59.5%), Turismo (52.1%), Servicios Administrativos (52.4%) y Agricultura (74.5%). Estos sectores tampoco estarán generando empleo en las mismas cantidades que lo hicieron en el pasado. El país cambió.

El Gobierno adelanta esfuerzos para atraer IED y explorar nuevos sectores económicos, como la Minería, sector donde la informalidad es del 7.2% (2019). Informes del Centro Nacional de Competitividad (CNC) y la firma INDESA acerca de la operación de la empresa Minera Panamá, dan cuenta de unos 5 mil empleos formales directos (39 mil empleos directos, indirectos e inducidos) y $583 millones anuales en consumo, a través de compras de insumos y servicios en el país.

En este contexto, respetando las posiciones a favor y en contra de la Minería, así como las consideraciones de tipo contractual, impositivo, ambiental, etc., necesitamos generar empleos formales Urgentemente. Será difícil salvar la CSS si no generamos empleo formal, y será imposible disminuír la desigualdad en el país sólo generando empleo informal.