Y ahora, wuliangye: el licor chino

China celebró el primer año de establecimiento de relaciones formales con Panamá. Para este propósito presentó  en el centro de convenciones Atlapa, con todo el abolengo posible, el licor de arroz Wuliangye. La bebida está hecha a base de cinco cereales y   contiene  sorgo, arroz, arroz glutinoso, trigo y maíz.

Tal cual sucede con tantas cosas producidas en el gigante asiático, el Wuliangye computa una  larga historia de más de 3 mil años. Integra  además la lista de los símbolos culturales  chinos más destacados, junto a  la seda, el té, la cerámica, las artes marciales y la caligrafía. Y llega a Panamá, sostiene Tang Bochao, vicepresidente de Wuliangye Yibin Co., para que los consumidores lo “disfruten” en cocteles o sin mezcladores.

Tang añade que la estrategia de posicionamiento de esta bebida se inicia con la gestión de un representante de la compañía en Panamá. “Según el comportamiento del mercado, daremos el siguiente paso”, anticipa el empresario, quien valora la ubicación geográfica del istmo. “Queremos aprovechar esta ventaja y desde aquí expandirnos a otros países de América Latina para promover nuestro licor”.

Sostiene un comunicado de prensa de la compañía que este licor chino, junto con el brandy y el  whisky,  goza de gran renombre  mundial y se constituye en una de las bebidas “más deliciosas” debido a sus aportes “nutritivos” derivados de la naturaleza. Quiere decir que el Wuliangye busca competir con dos de las bebidas espirituosas con mayor potencial de crecimiento en un país conquistado ya por el ron y la cerveza.

El Wuliangye se venderá primero en Panamá por intermedio de proveedores de bebidas alcohólicas. “Está por verse” si la compañía después hace el salto a los estands de los supermercados y  las vitrinas de las tiendas especializadas.

Según otras referencias informativas, el Wuliangye compite por la supremacía china con otro licor de arroz producido en este país. Se trata del Moutai,  de la provincia de Guizhou. La receta del Moutai corresponde a   la Dinastía Qing, y comenzó a obtener fama mundial desde  1915.

El Wuliangye tiene 39 grados de alcohol y deberá vérselas en Panamá con  ginebras elaboradas por experimentados productores de Canadá, Estados Unidos, España, Francia y los países del Reino Unido. En 2016 se importó ginebra por un valor de  935 mil dólares, en tanto que en 2015 la cifra llegó a 897 mil dólares.

En la presentación de la bebida estuvieron Luis José Varela Rodríguez, de la compañía Varela Hermanos; Roberto Huang, presidente de la Fundación de Empresarios Chinos en Panamá; David Wu, director del Instituto Confucio de la Universidad de Panamá; Sofía Dong Yang, directora académica del Instituto Confucio; Federico Policani, alcalde de Colón, y Ariana  Lima Young de Policani, entre otras autoridades e  invitados especiales.

La página web iCrowdNewswire enumera los principales productores de bebidas espirituosas. Lo interesante de esta lista es la aparición reiterada de compañías de nombre oriental. Allí están Sanwa Shurui, HiteJinro, Takara Shuzo, Wuliangye, Kirishimashuzo, Diageo, Beijing estrellas rojo, Viga de Suntory, Muller de Companhia de Bebidas, Kweichow Moutai, Engarrafamento Pitu, Luzhou Laojiao, IRB Tatuzinho 3 Fazendas (Tatuzinho), Lotte, Cervecerías de Asahi y Kumbokju.

Quiere decir que en el propósito de Oriente de conquistar otros mercados, Wuliangye no está sola.