Ventas en línea recuperan el retail

El volumen de compras comenzó a recuperarse hacia el tercer trimestre de 2019. La tendencia para los comerciantes este año debe centrarse en mejorar sus propuestas de comercio electrónico, aconseja Annie Muñoz, directora de Nielsen.

La contracción económica había llegado a los bolsillos de los consumidores panameños que poco a poco dejaron de comprar varios productos de la canasta básica entre 2018 y los primeros meses de 2019, para sustituirlos por otros más económicos.

Cambiaron incluso de canales de venta para buscar aquellos establecimientos con mayores ofertas, pero también cercanos a sus lugares de vivienda o trabajo, según el diagnóstico de la empresa Nielsen para el mercado local.

El canasto de Nielsen mide más de 60 productos en categorías como abarroterías donde están cereales, café, colados, frijoles, sardinas, enlatados, pastas y aceite, y otras categorías como aseo personal, limpieza, lácteos, bebidas alcohólicas, bebidas no alcohólicas, limpieza y golosinas, y otros como medicamentos sin prescripción médica, como analgésicos y alimentos para las mascotas.

Hacia el tercer trimestre del año pasado, cambió la tendencia de consumo. La caída se detuvo y comenzó una estabilización en la demanda de los productos básicos medidos por Nielsen, que no incluye alimentos perecederos. Se reflejó una leve recuperación de la compra de la canasta de alimentos en términos de volumen de compra, detalló Annie Muñoz, directora de Administración de Categorías para Latinoamérica de la empresa de medición de mercado Nielsen.

“A partir del cierre del tercer trimestre, es decir en septiembre, se evidenciaba una recuperación del consumo a nivel nacional, pero para el mes de octubre el consumo se normaliza, decrece el ritmo y solo crecen los canales modernos como los supermercados y las farmacias, mientras que el canal tradicional y los minis y comercios de conveniencias registran una estabilización en la tendencia decreciente”, decribe Muñoz.

En todos los canastos gana relevancia el canal de supermercados, siendo la categoría de bebidas no alcohólicas y golosinas las de mayor tasa de crecimiento en comparación con la medición de 2018 con un volumen de ventas que crece a tasas de 11% y 14% respectivamente en estos comercios.

Productos como chocolates y pastillas de dulce encabezan el crecimiento del canasto de golosinas mientras que agua purificada es la categoría que más crece en bebidas no alcohólicas. “Esperamos una tasa conservadora para el resultado del cierre del año 2019 dada la curva natural del consumo luego del período electoral y la estacionalidad del fin de año”.

La estrategia online

De cara a los comerciantes, sostiene que esta década será crucial la interacción de los consumidores con los canales de venta, por lo que ofrecer opciones innovadoras para comprar no solo en sus tiendas físicas, sino en línea, será clave para preservar la demanda.

“El tema de cercanía y proximidad de los canales de venta se ha vuelto incluso más relevante que los precios, al igual que los cambios demográficos y de los roles de los miembros de las familias. El consumidor busca establecimientos omnicanales, que tengan presencia física pero también online con una oferta de muchos servicios”.

El consumidor combina las compras físicas con las del comercio electrónico. “En Panamá vemos aún supermercados que no ofrecen servicio en línea y eso es un error. Es muy grave, porque el consumidor está sentado en la era digital y busca constantemente información para comparar precios y ver las mejores opciones”.

Refiere que parte de las tendencias mundiales que llegarán a Panamá tarde o temprano durante esta década que se inicia está el desarrollo avanzado del ecommerce, propuestas combinadas de servicio a domicilio, no solo de alimentos preparados sino de productos frescos como vegetales, frutas y otros alimentos que ya se ve en México y Chile.

“En Panamá el delivery comienza a tener una gran relevancia pero aún hay más por explotar”. Indicó que en el mundo y en la región las principales categorías de compras en línea son ropa, calzado y productos de aseo personal, además de juguetes y productos electrónicos. “Vemos también la tendencia de alimentos comprados en línea, y de ahí que es clave la presencia de un supermercado con su propia plataforma para aprovechar esa demanda”.

Hoy se adelantan estudios con nuevas tecnologías para percibir la decisión de compra de los usuarios. “Así como es crucial la presentación de los productos en los anaqueles físicos, en las plataformas en líneas entre más fácil sea la navegación, más éxito tendrá la compra”.

Eliminar las barreras entre el mercado tradicional y el consumidor moderno será vital. El retail ganador será el que logre entender las exigencias de los usuarios y presente soluciones a sus problemas, sea en la tienda física o en línea, y si es con esta último canal, mucho mejor.