Trabajo remoto podría no ayudar a reducir emisiones de carbono

Trabajo remoto podría no ayudar a reducir emisiones de carbono

Las emisiones provenientes de la energía y alimentos aún existen, pero en los hogares de los empleados, donde pueden ser mejores o peores que en la oficina.

Muchas cosas dependen del regreso a las oficinas. Además del destino económico de los distritos de negocios y agencias de tránsito locales que dependen de los trabajadores y los viajeros, el alejamiento esperado de las políticas de trabajo remoto de la era de la pandemia que varios empleadores importantes han anunciado también podría tener implicaciones ambientales.

Una calculadora desarrollada por Watershed Technology Inc. muestra cómo la transición a un espacio de trabajo totalmente remoto o híbrido podría reducir las emisiones de carbono generales de una empresa, pero a expensas de aumentar las propias huellas de carbono de sus empleados.

“Muchas personas piensan que la elección consciente a favor del medio ambiente es mantener a la mayor parte del equipo trabajando de forma remota durante el mayor tiempo posible”, dice una explicación en el sitio de Watershed. “La realidad es más complicada. El trabajo remoto cambia las emisiones de carbono: las emisiones provenientes de la energía y alimentos aún existen, pero en los hogares de los empleados, donde pueden ser mejores o peores que en la oficina”.

Empresas como Microsoft Corp., Facebook Inc. y Google de Alphabet Inc. se han comprometido a convertirse en carbono neutral para 2050. Pero tradicionalmente, tales promesas de las empresas solo cubren sus propios lugares de trabajo, no los hogares de sus empleados. La herramienta gratuita de Watershed muestra que una decisión tomada a nivel de la compañía sobre si adoptar o no más elementos de teletrabajo puede afectar dónde y cómo viven las personas y, por lo tanto, cuánto carbono producen, dice Taylor Francis, cofundadora y presidenta de Watershed.

Es intuitivo que la disminución del tiempo en la oficina y, por lo tanto, los viajes diarios, disminuirá la huella de carbono de una empresa. El tiempo promedio de viaje de ida y vuelta en Estados Unidos es de aproximadamente una hora. Para aquellos que conducen solos al trabajo, como la gran mayoría de los estadounidenses, eso equivale a casi 3,2 toneladas de carbono por año, por persona.

Global Workplace Analytics estimó anteriormente que si todos los residentes de Estados Unidos que pudieran y quisieran trabajar desde casa comenzaran a hacerlo la mitad de la semana, “sería equivalente en gases de efecto invernadero a sacar a toda la fuerza laboral del estado de Nueva York”.

Pero dependiendo de varios otros factores, incluido si los nuevos empleados remotos se mudan y dónde se mudan, esos ahorros de carbono están menos garantizados. Una fuerza laboral descentralizada podría conducir a más viajes trimestrales para reunirse cara a cara, por ejemplo, lo que podría aumentar el número promedio de vuelos al año de los que es responsable la compañía, eliminando fácilmente cualquier beneficio en emisiones observado en otros lugares.

Cinco vuelos al año para 2.000 empleados pueden sumar casi 8.800 toneladas de dióxido de carbono, según la herramienta de Watershed, o el equivalente al consumo anual de alimentos de más de 2.000 personas.

Si bien una empresa puede obtener energía limpia para la oficina, la carga de la energía para trabajar desde casa recae en el empleado, al igual que la elección de dónde obtener esa energía. Si el último año es una indicación, los trabajadores remotos probablemente usarán mucha más energía durante el día.

Y en la medida en que un cambio al trabajo remoto desencadena un “éxodo urbano” a barrios suburbanos en áreas periféricas, que tienen mayores emisiones de carbono, podría haber otras implicaciones ambientales a largo plazo.

“Si este mundo de trabajo remoto alienta a más personas a mudarse del núcleo urbano a los suburbios, puede parecer que las emisiones de la compañía están disminuyendo, porque los desplazamientos están disminuyendo”, dice Francis. “Pero el carbono total real en el mundo está aumentando”.

El teletrabajo puede ser una opción ecológica, pero requiere aceptación y conciencia ambiental tanto del empleador como del trabajador, dice Francis, tales como limitar los vuelos de larga distancia a reuniones de toda la compañía; alentar menos dispersión urbana al ofrecer mejores subsidios para el transporte público que para estacionamientos; comprar compensaciones de carbono para dar cuenta del uso adicional de energía en el hogar de los empleados; o gastar parte del dinero que se gastaba en refrigerios en una actualización de energía limpia.