Sin logística en los debates

El compromiso impostergable del próximo gobierno radica en promover la generación de empleo. De trabajos con bienestar. Esta urgencia está a la vuelta de la esquina y trasciende otros desafíos tan complejos como los del sistema de seguridad social.

Pues bien, el sector económico con todo a favor para generar más empleo, es el de la logística. Pero resulta que esta actividad, responsable del 33.5% del producto interno bruto panameño, estuvo ausente de los debates presidenciables.

En el Foro Global de Negocios de la Cámara de Comercio de Dubái, realizado la semana pasada en la capital panameña, en cambio sí se hizo hincapié en la relevancia del sector. Uno de los más altos representantes del Banco Interamericano de Desarrollo anticipó el futuro que le espera a Panamá de convertirse dentro de una década en uno de los pocos países de América Latina con pleno desarrollo. La promesa puede volverse una realidad, y para ello el país debe comprometerse de lleno en la actividad marítima y logística.

Daniel Rojas, presidente de la Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón. Archivo–LP

Que el tema no se haya abordado con la profundidad requerida en los debates tampoco quiere decir que no exista una hoja de ruta para la actividad de manejo de carga y de servicios complementarios. “La estrategia logística nacional ya está en el plan Panamá Visión País 2030. Ahí se encuentran plasmados los esfuerzos que deben hacerse en el sector y se muestra muy en detalle el programa de inversiones requerido. Ahora debe sensibilizarse no al gobierno entrante, sino a la clase política, acerca de la importancia de esta hoja de ruta”, anticipa Juan Carlos Crostón, vicepresidente de mercadeo del puerto de Manzanillo.

En cuanto al sector privado, Crostón reclama que aunque “no nos guste”, debe primero hacerse un trabajo de cohesión. Comenta la “dispersión de esfuerzos” entre algunos agentes, los cuales se traducen en “contrapunteos internos”. La empresa privada, añade, tiene la obligación de unirse y enfocar su propuesta en servicio, en vez de solo tener cuenta el costo. “Queremos que vengan nuevos y mejores competidores y que cobren más porque ofrecen atenciones más robustas que las nuestras”, resalta.

Juan Carlos Crostón, vicepresidente de mercado del puerto de Manzanillo.
Archivo–LP

Otras fuentes consultadas coinciden con la exigencia de Crostón de “cohesionar” el sector logístico panameño. “Tenemos una oferta de servicios muy dispersa; hay falta de coordinación”, agrega Rommel Troetsch, expresidente de la Cámara Marítima de Panamá. El especialista reclama la creación de un Ministerio de Asuntos Marítimos y Logísticos con la misión de promover la oferta de servicios de Panamá en otros países y de traer inversión extranjera directa, sobre todo a los operadores logísticos globales.

“Singapur, Dubái y Róterdam funcionan con operadores logísticos que le agregan valor a la carga. Que hacen redistribución de productos y mercancías. En algunas ocasiones realizan el último procedimiento de un artículo antes de llegar a su mercado objetivo, que es la manufacturación. Esto ya es una fórmula conocida”.

El presente

La articulación de esfuerzos empieza a cumplirse en Colón con proyectos como el centro logístico multimodal de dicha ciudad. Se trata de un edificio de entrada y salida al centro multimodal ubicado en la avenida Randolph, con el objetivo de unificar la zona primaria aduanera con el área de Colón bajo un mismo régimen fiscal en las áreas de expansión desarrolladas en los últimos 20 años en las zonas de Coco Solo y Coco Solito.

“Hemos detectado varios proyectos acordes con el desarrollo de la Zona Libre de Colón. Consideramos como el principal de ellos la zona primaria de la avenida Randolph. Con eso se garantiza un flujo más rápido del movimiento de carga y se logra la integración completa del clúster logístico integrado por el Canal, el tren, el aeropuerto, los puertos y la Zona Libre de Colón”, apunta el presidente de la Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón, Daniel Rojas.

Rommel Troetsch, expresidente de la Cámara Marítima de Panamá. Archivo–LP

La integración de activos logísticos precisa de la garantía exigida por los jugadores locales: un tránsito seguro y expedito de la carga. Cualquier inconveniente, alegan fuentes consultadas, termina siendo un aumento inmediato de costos, y a veces la pérdida de una oportunidad de ventas para una mercancía solicitada por un cliente final a propósito de una determinada temporada, por ejemplo la Navidad. Los paros laborales de la industria repercuten en la pérdida de confianza de parte de los clientes, alega Rommel Troetcsh.

“La mejor manera de mantener el servicio frecuente de manejo de carga se logra con la estabilidad laboral de los trabajadores. Se necesita una regulación o un mecanismo que establezca que cuando ocurran huelgas o suspensión de actividades, se solucionen por medio de un arbitraje estatal”, sostiene Troetsch. El especialista recuerda que desde 2012 se han suscitado seis paros portuarios, incluyendo uno en la aduana.

Al margen de la importancia puesta al sector logístico en los debates presidenciales, los agentes involucrados en dicha actividad tienen su hoja de ruta, y que obliga a la administración siguiente sin importar el ganador del 5 de mayo.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos