Señorita artesanal y roquera

Resulta ahora que el rock puede beberse a grandes sorbos. No solo escucharse en un concierto o gritarlo en el baño bajo la ducha. Iron Maiden ha hecho fiestas con The Trooper, una pinta de autoría de la banda inglesa inspirada en una de sus canciones legendarias. Lleva el mismo nombre (The Trooper) y sabe como suena. Escasamente carbonatada, más densa y amarga, es una cerveza ale de alta fermentación que según se desliza por la garganta les rinde un tributo a las tropas británicas vencidas por las rusas durante la Batalla de Balaclava.

Pues resulta que aquí Los Rabanes acaban de presentar su primera pinta para intervenir en las batallas del rock. Señorita se llama la bebida en honor a la chica que “cruzó la pista con un feeling de campeona mundial”.

Es la frase aquella del inicio del tema de la agrupación panameña titulado “Señorita, a mí me gusta tu style”. A propósito de esta cerveza, dice Randy Cuevas, tecladista de la banda: “Una vez más se nos da la oportunidad de ser emprendedores dentro del negocio que tenemos que es Rabanes”.

Los Rabanes presentan su Señorita en el mercado panameño de la mano de Beer & Cow, un restaurante especializado precisamente en cervezas y carnes. Sobre estos socios empresariales y la manera como surgió la bebida, Cuevas comenta: “Nosotros gestionamos la idea, y en ellos encontramos un motor que ha hecho que la rueda ande”. Siendo así, pues que las pintas rueden. Que sea puro rock and roll.

Juntos son compañía: Ignacio Sánchez, Emilio Regueira, Javier Loo, Norma Vargas, Luis Vargas, Randy Cuevas y Jacyl Cedeño. Salvo los dos artistas de la banda, los demás son los socios de Beer & Cow
Juntos son compañía: Ignacio Sánchez, Emilio Regueira, Javier Loo, Norma Vargas, Luis Vargas, Randy Cuevas y Jacyl Cedeño. Salvo los dos artistas de la banda, los demás son los socios de Beer & Cow

¡Queremos ‘rock’!

Señorita tiene 4.5% grados de alcohol. Emplea tres tipos de lúpulos. Lleva un buen amargor, según el público especializado, y alcanza un aroma definido por un sabor cítrico. Se elabora en una planta industrial ubicada en Pacora y se enmarca en la tendencia de las cervezas artesanales. Sigue la ruta trazada de antemano por otras agrupaciones locales con sus propias bebidas. “Refleja el espíritu de Los Rabanes: es alegría, rumba y mucha calidad”, comenta Luis Vargas, copropietario de Beer & Cow.

Las cervezas artesanales dispuestas en el mercado panameño oscilan entre los 5  y los 10 grados de alcohol, comenta Vargas, quien detalla además: “Buscamos que sea ligera en contenido alcohólico”. El estar por debajo del octanaje promedio puede otorgarle a Señorita una ventaja doble frente a sus adversarias. En primer término, desmarcarse de la solemnidad que las posiciona como acompañantes de una conversación, una comida o si se quiere, de un rato solitario. En vez de acudirse a ellas para un parking como el de los carnavales.

El sabor cítrico de la pinta de Los Rabanes tiene el atractivo extra de convocar a las mujeres. “Las bebidas artesanales rompen paradigmas. Son aspiracionales, a diferencia de las tradicionales. Por ejemplo, son ideales para invitar a una chica y decirle: Oye, hay algo para ti. Porque entre otras cosas, las mujeres son las que más disfrutan el amargor de una cerveza”, explica Vargas.

Por el momento, las artesanales ni siquiera representan el 1% del consumo nacional de la cerveza. Al margen de esta participación, pareciera como si el mercado estuviera inundado de ellas. Están en los menús de los restaurantes de comidas rápidas y en los de cocina sofisticada. Llenan estanterías de supermercados. La gente las bebe en casa. Se inauguran bares especializados. Salen en los medios de comunicación. Se hacen festivales para promover su consumo. Se venden camisetas. Se exportan…

En un mediano plazo, Los Rabanes y Beer & Cow presentarán dos marcas más. “Señorita puede ser la más comercial de las tres. Por ahora solo se consigue en bares. A finales de marzo o principios de abril, estará a la venta en supermercados. Las siguientes bebidas serán lanzadas en menos de dos años”, anticipa Vargas.

Los Rabanes tienen un público cautivo en la región. Cuevas recuerda la acogida que tuvieron en Perú a finales del año pasado. “América Latina es nuestra casa. Estamos haciendo la presentación de la bebida en Panamá. Pero la idea es utilizar la plataforma de la banda para impulsar el producto internacionalmente”, apunta el tecladista.

Y el público cantará Señorita, a mí me gusta tu style y seguirá la máxima no escrita de todo rockero recordada por Cuevas: “Nada como escuchar rock con una cerveza en la mano”.

Sí, para beberse el rock and roll.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos