Marcas con jerarquía

El Lexus UX, un vehículo de una marca capaz de satisfacer las expectativas de clientes con edades de 30 años en adelante. Tal es su versatilidad.

En el argot de los deportes colectivos se habla de jerarquía respecto de aquellos equipos capaces de hacer valer sus condiciones al margen de las circunstancias. Algo semejante sucede con el parque vehicular panameño, en particular con las marcas de lujo. Sus modelos establecen una relación entre precio, prestaciones y exigencias del cliente, que los convierte en un sueño posible.

Para nadie es un secreto el estadio presente del parque vehicular local. El sector atraviesa un periodo de transición después de años de expansión continua. La Contraloría General de la República apunta en sus tarjetas contracciones de hasta dos dígitos en la venta de automóviles de los últimos dos años. La excepción se encuentra en la categoría de lujo, en particular en 2018, cuando ajustó un crecimiento de 1.2% en comparación con 2017. Hasta el pasado mes de marzo registró un comportamiento de ventas de 6.6%.

La tendencia de esta categoría no es producto del azar. Sus distribuidoras han sabido configurar un servicio colmado de sofisticaciones en atención al cliente, modelos siempre sorprendentes y respaldo de las casas matrices donde no solo se fabrican los vehículos, sino que además se traza una hoja de ruta de cumplimiento riguroso.

“Este es un nicho del mercado muy particular. La adquisición de un vehículo de lujo es casi una religión para los clientes que están en su búsqueda. Es un público muy leal, siempre y cuando haya satisfacción plena, y si esto ocurre, ellos están dispuestos a cambiar de carro cada cierto tiempo, a veces cada año, con una misma marca”, explica Patrick Harrison, gerente de ventas de Infiniti, distribuida en Panamá por el Grupo Excel Automotriz.

La Navigator de Lincoln fue presentada al público panameño a finales del año pasado. El modelo se posiciona en el mercado.
La Navigator de Lincoln fue presentada al público panameño a finales del año pasado. El modelo se posiciona en el mercado.

Son clientes exigentes en extremo. Llegan a conocer tanto de un modelo como el mismo concesionario y por ello reclaman la mejor de las asesorías y el servicio postventa más completo. Pero hay algo que los distancia de los compradores de otros tipos de vehículo. A propósito, un vocero de Lexus explica que el objetivo radica en transformarse no solo en “la marca de autos de lujo”, sino también en una que retrate “un estilo de vida de lujo global”. “Queremos hacer sentir a nuestros clientes como invitados en nuestra casa y satisfacer sus necesidades brindándoles experiencias increíbles y un respaldo completo y la máxima seguridad”, reporta la fuente de Lexus.

El Grupo Cincuentenario, distribuidor de Lincoln, plantea que los vehículos de esta marca son para aquellas personas que compran un automóvil como un símbolo de diferenciación para ellas. Que además de buscar un medio de transporte, se proponen hacer “notar” que son personas con ambición.

“Para esas personas su tiempo es importante y su auto debe hacer que su vida se torne más simple”, sostiene una vocera de Cincuentenario, que agrega cómo la marca se ha centrado en mejorar la conectividad y la tecnología de los vehículos para sus clientes y en diseñar servicios que les permitan recorrer caminos de un modo más simple.

Autos esculturales

Son marcas que sorprenden con modelos que, una vez se presentan en el mercado, buscan ofrecer lo mejor de la industria automotriz. Son carros dispuestos a romper el molde. “Lexus inició el año 2019 con pie derecho. La marca lanzó el nuevo Lexus UX, un crossover compacto y de lujo, con una apariencia completamente nueva, digna del SUV compacto del futuro”, sostiene la fuente.

En detalle, la tecnología del nuevo Lexus UX tiene un sistema híbrido rediseñado de cuarta generación. Es un automóvil capaz de recargarse y de ofrecer un comportamiento “más dinámico y eficiente”. Con esta nueva variante del UX, Lexus pretende ofrecer “un adelanto del tipo de tecnología” que se verá en su portafolio de modelos en un futuro próximo.

Patrick Harrison, gerente de ventas de Infiniti, al lado de un exquisito QX50.
Patrick Harrison, gerente de ventas de Infiniti, al lado de un exquisito QX50.

La nueva Navigator de Lincoln pertenece a una generación de más de 70 mejoras que “la hacen más lujosa, con una mejor conectividad, y por supuesto, más confiable”. En Panamá la comercialización de este modelo apenas si se inició a finales del año pasado, pero la expectativa de la compañía en 2019 es terminar de posicionarlo en el mercado “como la mejor opción” para quienes buscan un SUV de lujo de tamaño completo.

En Infiniti se dan el lujo de presentar modelos que contienen todas las prestaciones. La marca no segmenta sus automóviles en económico, intermedio y full equipamiento, sostiene Harrison.

“QX50, QX60 y QX80 —los tres Infiniti a la venta en Panamá— incorporan los equipos más avanzados en seguridad mediante un sistema de radares que de antemano le avisa al conductor cuando está en una situación de posible colisión o cuando otro carro puede impactarlo. Pero además tienen una cámara de combustión para optimizar hasta 27% del combustible, y otras prestaciones de vanguarda. En síntesis, estamos hablando de otra experiencia de manejo”.

Lincoln tiene la expectativa de vender alrededor de 45 Navigator este año. Infiniti quiere entregar entre 8 y 10 unidades mensuales. Lexus incrementará sus ventas después de entrar a competir en un nicho que “ha estado en crecimiento en los últimos años”.

De tal manera que estas marcas de lujo, más las otras encopetadas de la plaza, seguramente cuando llegue diciembre les habrán hecho realidad el sueño a los más exigentes clientes panameños. Las expectativas se sustentan en eso que tienen los grandes equipos: la jerarquía.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos