Los hábitos de consumo se ‘aclimatan’ con el verano

Panamá cambia de color, el cielo se vuelve más azul y la brisa invita a un paseo, ir a la playa, escalar montañas y compartir al aire libre aprovechando el buen tiempo y el descanso de la lluvia. La pausa educativa también le pone otro tono a la temporada. Los padres se las ingenian para mantener a los hijos entretenidos en campamentos, paseos o en acti vidades extracurriculares como deportes, enseñanza de algún idioma o aprendizaje musical y artístico.

Independientemente de la actividad, el gasto de los hogares se ambienta con el cambio de la temporada y las compras tienden a satisfacer la demanda diaria de los niños en casa con frutas, golosinas, galletas, toda clase de snack y otros insumos. Los comercios se visten de ropa para el verano y ofrecen desde trajes de baño, hasta equipos completos para acampar en la montaña o en la playa con carpas, bolsas de dormir, cooler, cocinas para campamentos, entre otros utensilios.

De igual manera los supermercados y almacenes por departamento comienzan a destacar productos para hacer asados y acompañar las aventuras del verano con bebidas y comidas fáciles de llevar y preparar.

Un estudio de la empresa Nielsen revela cómo cambia el patrón de consumo en el primer trimestre del año. Principalmente enero y parte de febrero enfocado en el entretenimiento dentro y fuera de casa. Annie Aileen Muñoz, directora de negocio en Panamá de Nielsen, refiere que tradicionalmente el primer trimestre del año concentra en promedio un 40% de las ventas de alimentos no perecederos y productos de limpieza en el país y Centroamérica. Esto se ha mantenido en los últimos tres años.

El año pasado, en el caso del mercado panameño, las ventas medidas en dólares crecieron 5% respecto del mismo período de 2017, principalmente en canales cercanos como las tiendas de barrio o los llamados “chinitos”, debido a la compra del día a día de los hogares. “Esto sugiere una compra menos planificada durante esta época del año para algunos de los productos más relevantes”, agrega Muñoz. Están en la lista refrescos, galletas, pan, arroz, entre otros.

Las categorías llamadas de indulgencia —aquellas que aunque no son básicas tienden a comprarse como golosinas, galletas, dulces, pasabocas y bebidas— son las más consumidas en esta época del año. Por ejemplo la gran variedad de boquitas o snacks en los supermercados abarca más de mil 700 opciones de productos a elegir en el mercado.

Fuera de casa

Además del consumo masivo, y de productos como golosinas, se incrementan las salidas a comer fuera de casa en restaurantes y fondas. Un 48% de los consumidores del mundo salen a comer fuera de casa sea en el almuerzo o en la cena. En Panamá, esta tendencia se incrementa en el verano cuando se ven restaurantes con terrazas abiertas en el Casco Antiguo o en zonas como San Francisco, Obarrio y la avenida Balboa.

Entre la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), los carnavales y volver a clases, los comerciantes apuestan a una reactivación adicional del consumo en estos primeros tres meses del año. Muchos locales de centros comerciales como Albrook Mall y Multiplaza tienen rebajas de temporada. Las agencias de viaje apuestan a lograr mejores ventas en destinos como Miami, Orlando en la Florida o a destinos de invierno.

“Por lo regular, el panameño se va a Orlando de vacaciones, pero también estamos viendo una demanda a destinos de nieve y hacia Europa”, resalta Ernesto Orillac, presidente de la Asociación Panameña de Operadores de Turismo.

“El primer trimestre del año 2019 promete un desempeño mejor en comparación con años anteriores, así como una más positiva perspectiva económica del país para el año. Altas expectativas de ingresos económicos como resultado de la JMJ 2019, llevan a un inicio de año con menor pesimismo por parte del consumidor panameño, lo que esperamos se refleje asimismo en consumo”, expresa Muñoz.

Una vez termine la JMJ, encuentro en el que se espera un alza en la demanda de productos como enlatados, agua envasada, pan industrial, embutidos, jugos y refrescos, los comercios se prepararán para atender la demanda por la temporada de carnavales durante el fin de semana del 2 al 6 de marzo, cuando se incrementan las compras de bebidas alcohólicas, refrescos, comida enlatada, productos para hacer asados y otros alimentos, además de utensilios para viajes a la playa o la montaña.

Desde febrero se exhibirán en los distintos estantes de supermercados y comercios, útiles escolares, uniformes y bienes relacionados con el año escolar que se inicia el 11 de marzo.

Sea por vacaciones, por compras anticipadas por la JMJ o por el inicio del año escolar, este primer trimestre será de mayor consumo.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos