Lecciones que todo empresario debe saber para aprovechar el ‘e-commerce’

El reinicio de algunas actividades de comercio al detal a través de herramientas de venta en línea, abre la posibilidad para que tanto las grandes cadenas como los pequeños y medianos establecimientos y emprendedores, puedan acelerar la transformación digital e integrar las operaciones físicas a las digitales.

Carlos Jiménez, socio fundador de Tendencias Digitales, empresa que mide el comportamiento de los consumidores y las empresas, señala que en 2019, más de la mitad de los latinoamericanos compraron en línea, una acción que se incrementó por la pandemia del Covid-19. Precisa que las empresas deben tomar en cuenta varios factores para iniciar operaciones en línea:

1. Identificar los productos para la venta. Carlos Jiménez recomienda no colocar todas las categorías en la venta en línea, si no se cuenta con una estructura completa para hacerlo. Precisa que se puede comenzar por las más esenciales en este momento y lo que requiera el consumidor, para posteriormente incorporar el resto de los items. “Pueden ser los productos de mayor rotación”. Precisa que es fundamental confirmar que se cuenta con los proveedores y distribuidores activos en este momento para responder a la demanda en línea.

2. Si no se puede tener una web con todo el diseño y las aplicaciones que se quiere, como botones de compra, una opción es alojar la tienda en páginas especializadas en comercio en línea, que son como vitrinas digitales y centros comerciales virtuales como shopify, u otros agregadores de valor e incluso usar las redes sociales para comenzar a vender.

«Los comerciantes deben entender que se enfrentan a un consumidor que está desanimado, que tiene incertidumbre sobre su futuro, que ha perdido calidad de vida, muchos no tienen empleo o están ganando menos. Las marcas y los comercios deben ser empáticas y comprensivas», dice Carlos Jiménez, socio y fundador de Tendencias Digitales. Foto Alexander Arosemena.

3. Establecer alianzas para garantizar el envío y la entrega a tiempo con empresas especializadas, lo cual es primordial en momentos en que la movilidad de las personas sigue restringida.

4. Permitir distintos medios de pago tanto con tarjetas como pagos integrados como PayPal, fintech y soluciones tecnológicas a través del teléfono inteligente.

5. Diseñar y poner en práctica un plan de mercadeo en medios tradicionales y digitales para dar a conocer la tienda. “De nada sirve tener un buen sitio si no se difunde y si el consumidor no lo conoce”. Jiménez indica que en medio de esta pandemia, las marcas y tiendas no deben estar calladas, deben seguir activas y comunicar que les interesa y les preocupa la situación de sus usuarios y animarlos.