Lecciones aprendidas del trabajo remoto

El trabajo remoto capta la atención del momento por una buena razón. La oportunidad de construir una carrera en cualquier lugar del planeta, sin moverse de casa, ya no es un sueño. Ahora con la crisis económica mundial se ha hecho necesario para el talento saltar fronteras y buscar opciones laborales en cualquier lugar del mundo.

Mucho antes de que iniciara esta pandemia, reuní a los mejores ingenieros, expertos en inteligencia artificial, asesores de universidades como MIT, Stanford y Berkeley, y a las mentes más brillantes que conozco para crear la plataforma Torre, con una pregunta de primeros principios: Si fuéramos a inventarnos el reclutamiento de nuevo ¿cómo funcionaría?

Hoy estamos seguros de que Torre se presenta como una opción que contribuye a hacer realidad el sueño de muchos al permitir a sus usuarios estar expuestos a muchas más oportunidades de trabajo e integrar mejor las cuestiones personales. No es solo poner el trabajo en un extremo de la balanza y la vida personal en el otro, sino hacer una integración entre vida y trabajo.

Una de las principales fortalezas que tiene la plataforma es que puede reducir hasta en un 90% el tiempo que le toma a una empresa encontrarse con el talento adecuado, gracias a las herramientas de inteligencia artificial integradas a los procesos de filtro y priorización de los genomas laborales. Estamos trabajando intensamente en fortalecer los recursos y ya tenemos algunas patentes en proceso de adjudicación.

El objetivo de Torre no es reemplazar a una empresa en particular sino coexistir y que cada uno sea fuerte en lo suyo. Linkedin es fuerte en networking conectando talento y oportunidades. Sin embargo, por grande que sea, solo tiene una de cada seis personas en edad laboral. De esos, solo el 20% está activo. O sea, hay 4.000 millones de personas que no tienen un perfil profesional digital en redes sociales y es ahí donde esta plataforma tecnológica ve una gran oportunidad.

Es por esto que, reconocidos empresarios se identifican con la filosofía y la visión de trabajo del futuro y de hecho, recientemente cerramos una ronda de capital semilla por más de 5 millones de dólares, en 12 países, incluido Panamá.

Entre los inversionistas se encuentran Diego Piacentini (exvicepresidente de Amazon y Apple), Mike Shoemaker (exdirector global de operaciones de producto en Uber), Rodrigo Schmidt (jefe senior de ingeniería en Instagram), Brian Requarth (fundador de Viva Real) y Matter Scale, entre otros.

Uno de los atractivos que aprecian los inversionistas es que no estamos centrados solo en América Latina: primero se generó el desarrollo de software en inglés y después en español.

En resumen, los inversionistas están dando confianza a la visión con propósito de Torre, al capital de trabajo que han construido, a la tecnología desarrollada para lograr el objetivo que es el entorno del trabajo remoto y finalmente el talento está encontrando nuevas oportunidades para salir de la crisis, tocando puertas y conectándose con empresas de muchas partes del mundo.

Trabajar en remoto puede ser una experiencia tan poderosa como transformadora. Sin embargo, trabajar bajo una modalidad intermedia usualmente no funciona porque carece de un compromiso completo. Las empresas que quieren triunfar deben privilegiar el trabajo remoto y asumirlo al 100%. Es algo que resumimos en el concepto remote-first.

El acceso al talento humano, o la habilidad necesaria para acceder a un grupo de talento mundial, más allá de su ciudad inmediata. Es posible encontrar muy buen talento en cualquier lugar, debido a que la diversidad puede transformar, y aunque existen algunos retos para el trabajo en remoto, los beneficios que aporta son mucho mayores que las desventajas, especialmente cuando la conceptualización y la planificación permiten que la colaboración a larga distancia sea fluida. La diversidad, o distintas perspectivas que harán que su trabajo y su equipo sean más resilientes y universales.

A pesar de que la tecnología avanza rápidamente y la colaboración en remoto se ha hecho más fácil, nos ha tomado muchos años entender, desarrollar e implementar metodologías efectivas que puedan funcionar en distintas escalas. Pero, hoy en día podemos decir que acogemos y aplicamos esas metodologías a diario. Estamos creciendo y evolucionando constantemente. Y sí, estamos orgullosos de ser parte del primer grupo de empresas remote-first.

La importancia de una cultura disciplinada y bien estructurada que requiere de comunicación escrita, toma de decisiones asincrónica, y un esfuerzo del grupo de líderes y de todos los miembros del equipo por ser empáticos con las formas individuales de trabajar.

Integración trabajo-vida, lo que va más lejos de un simple balance para incluir significado y crecimiento para todos los involucrados.

Considero que el trabajo remoto será, en el largo plazo, la forma de ganar sustento de muchas personas.

Desde mi perspectiva y descrito de manera simple, el trabajo remoto le permite a los profesionales ganarse la vida por fuera de una oficina tradicional. Se basa en la premisa de que el trabajo no necesita realizarse en un ambiente específico para ser ejecutado de manera exitosa.

Yo creo que el trabajo debe ser enriquecedor. Así como debe haber un sentimiento de éxito, también se debe conseguir un crecimiento personal y profesional. Al darle a las personas la flexibilidad de planear sus días de acuerdo con su conveniencia, la vida personal y la profesional pueden coexistir de tal forma que una no invada la otra. De esta manera, las personas pueden vivir de manera holística y alcanzar su máximo potencial.

Para una compañía que busca hacer una transición hacia una fuerza laboral remota, las lecciones aprendidas fueron las siguientes:

• Dirija el trabajo remoto a través de personas con alto desempeño.
• Defina métricas de desempeño para juzgar el éxito.
• Manténgase informado de los avances tecnológicos.
• Mantenga la transparencia.
• Mejore continuamente.

Sin duda, el aislamiento generado por el coronavirus ha traído cosas negativas, pero también ha traído consecuencias positivas. Una de ellas es que las personas y empresas ahora visualizan como una realidad que pueden encontrar mejores oportunidades remotamente y ciertamente lo están aprovechando.

Alexander Torrenegra

CEO Torre, coescritor del libro Remoter