La relación entre el estrés y la juventud

La relación entre el estrés y la juventud

Hacer ejercicio y salir a caminar es una de las actividades que se pueden aprovechar en cualquier tiempo y más en esta pandemia. Corprensa // Agustín Herrera


Hacer ejercicio, conectarse con la naturaleza, leer y disfrutar un buen libro, pueden ayudar a librarnos del estrés y la presión del trabajo diario.

Mente sana en cuerpo sano. Nos recuerda que tanto la mente como el cuerpo son importantes y la salud de uno está interconectada con el otro. Se ha comprobado ampliamente que entre los factores esenciales para mantenerse joven está tener una mente activa, flexible y capaz de seguir aprendiendo.

Una mente joven impulsa al individuo a buscar un estilo de vida saludable que retrasará el envejecimiento. Igual que la falta de ejercicio físico deteriora el cuerpo y afecta al ánimo, también la falta de ejercicio mental repercute negativamente en el individuo, ya que provoca la pérdida de neuronas y conexiones neuronales y, por lo tanto, la disminución de la capacidad reactiva. Por ello es tan importante la gimnasia para el cerebro.

Dice el neurocientífico Shlomo Breznitz, que el cerebro necesita muchos estímulos para mantenerse en forma: «Hay una contradicción entre lo que es bueno para la persona y lo que le apetece hacer. Porque a la gente, sobre todo a la gente mayor, le gusta hacer las cosas como las ha hecho siempre.

El problema es que cuando el cerebro desarrolla rutinas muy fuertes, ya no necesita pensar. Todo se hace automáticamente, con mucha rapidez y eficacia, e incluso de forma más rentable. De modo que existe la tendencia a aferrarse a las rutinas, y la única forma de salir de ellas es confrontando el cerebro con información nueva».

Es muy importante exponerse al cambio aunque aumente el nivel de ansiedad al salir de la zona de confort o más bien conocida como me gusta llamarla. Los efectos del entrenamiento mental han sido probados científicamente.

Breznitz los considera beneficiosos en varios niveles: «Empiezas a entrenar el cerebro, y lo haces mediante una tarea a la que te enfrentas por primera vez. Y te parece muy difícil, pero como estás aprendiendo, el entrenamiento funciona. Y la segunda vez te das cuenta de que te resulta más fácil, no más difícil, porque lo haces cada vez mejor. El efecto que tiene sobre el estado de ánimo de la persona es fantástico. En sí misma, es una transformación que no sólo afecta a los resultados que obtienen, sino también a la percepción que tienen de sí mismos».

El estrés en contra de nuestra juventud

Muchas personas parecen más ancianas de lo que son. Al estudiar los motivos de este envejecimiento prematuro, se comprobó que el estrés tenía mucho que ver, pues en periodos de crisis, el cuerpo se desgasta mucho más. Tras investigar este proceso degenerativo, el Instituto Americano del Estrés llegó a la conclusión de que la mayoría de los problemas de salud están causados por el estrés.

Muchas personas viven a ritmos trepidantes y en condiciones de competencia casi continua. En esa tesitura, el estrés es una respuesta natural causada por la información que el cuerpo recibe como potencialmente peligrosa o difícil. A priori, esta es una reacción útil para el organismo, ya que le permite sobrevivir en entornos arduos. El ser humano, durante su evolución, ha utilizado esta respuesta para enfrentarse a las dificultades y huir de los depredadores.

Sea o no real la amenaza que siente nuestra mente, el estrés es una afección fácilmente identificable, ya que, además de causar ansiedad, es altamente psicosomática y altera desde el sistema digestivo hasta la piel. Por ello es importante prevenirlo para evitar sus estragos. Para ello, muchos expertos recomiendan la práctica de la conciencia plena (mindfulness). Según este programa de reducción del estrés, lo que hay que hacer es principalmente atender a nuestro propio yo: Estar atentos a nuestras respuestas aunque sean rutinarias, para ser conscientes de ellas. De esta forma, se conecta con el ahora y se reducen los pensamientos descontrolados. «Hay que aprender a apagar el piloto automático”

Algunos tips para mitigar el estrés son:

- Toma baños de inmersión.

- Báñate por períodos más largos de lo normal.

- Escucha música mientras te bañas.

- Usa sales de baño, velas, aromatizantes.

- Ordena tus espacios de trabajo.

- Pon en orden tu entorno, así como tenemos la cabeza está el orden de nuestra casa.

- Agradece 3 cosas diferentes cada día.

- Haz ejercicio.

- Sal a caminar.

- Medita, practica mindfulness o atención plena. Se trata de observar nuestros pensamientos sin conversar con ellos, no se trata de poner la mente en blanco.

- Come comida saludable, lleva una dieta equilibrada.

- Disfruta de un buen libro.

- Ten una charla constructiva con un amigo (sin quejas)

- Sal de la queja.

- Trata de ver el lado positivo a lo que sea que sucede, siempre lo hay.

- Sal a dar una vuelta y observa la naturaleza.

- Ayuda a alguien.

- Ten un propósito, un motivo por el cual vivir.

- Duerme más de 8 horas.

- Toma sol, con protector solar alto.

Vive más tiempo y mejor, la edad está en la mente, movernos, seguir haciendo cosas que satisfagan nuestra alma, es lo que nos mantendrá en forma.

Prepárate para jubilarte, esa palabra viene de júbilo, que es disfrute. ¿Qué puedes hacer? ¿A quien puedes ayudar? ¿Qué te hará feliz, que dependa 100% de ti y no de lo que otros puedan aportarte? Sé tu líder desde hoy.

Paula Cabalen

Estratega de negocios, CEO de Consultophy y embajadora Cambridge Business Association Points of You Caountry Leader
- Leer más artículos de este autor -