La optimización laboral en tiempos de pandemia

El teletrabajo ha pasado de ser una modalidad alternativa a la dinámica dominante en las empresas. Incluso en la medida que la reapertura de negocios progrese, muchas compañías optarán por aplicar el trabajo remoto como una opción lógica de distanciamiento social. La capacidad de cumplir con los objetivos de negocio radica en aprovechar las ventajas tecnológicas disponibles.

La optimización laboral, en especial en tiempos de pandemia, gira en torno a tres pilares claves:

El primero y más importante es la comunicación clara. Sin la capacidad de entablar conversaciones y esclarecer dudas, el negocio sufrirá. Esto explica el auge de diversas herramientas de videollamadas, las cuales en muchos casos pasaron de ser un elemento de interés a convertirse en una necesidad vital. Es tal la importancia que las grandes empresas de tecnología – las transformadoras digitales – han liberado sus productos de manera gratuita.

El segundo pilar es la organización de tareas. Cada empresa es diferente, por lo que la optimización en el manejo de tareas dependerá mucho de la estructura laboral. Las alternativas disponibles para esto son diversas y sumamente económicas. Estas herramientas de administración de tareas (o task management tools) permiten organizar las metas por periodos de tiempo, asignar responsables y llevar un control del avance de cada táctica u objetivo.

El último pilar es la optimización operativa. No por estar de última en esta lista es menos importante, pero sí es la más común. Ya de por sí las empresas suelen proveer a sus colaboradores con aplicaciones, como las ya muy conocidas de Office. Optimizar es ir más allá de lo establecido: es innovar con miras a la eficiencia y efectividad. Para el teletrabajador, la opción de colaborar en tiempo real puede significar toda la diferencia. En este sentido, existe una amplia gama de aplicaciones que abren la puerta al trabajo simultáneo, como el Gsuite de Google, con documentos que pueden ser trabajados por más de una persona al mismo tiempo. Trabajo en equipo, versión digital.

Una ventaja que tenemos en Panamá es que el teletrabajo no es cosa nueva y ya existe, a disposición, toda la tecnología necesaria para poder optimizar la manera en la que llevamos a cabo nuestras labores del día a día.

En estos tiempos de pandemia (y, bien, más allá) experimentamos una transformación digital que marcará la diferencia para muchos entre el fracaso y el éxito, y serán sin duda aquellas empresas que se adapten a esta evolución tecnológica las que lograrán emerger de las situaciones difíciles en mejor estado.

Joseph Yaker
Gerente país de CCK Panamá