Formalizar la chispa del emprendimiento

Panamá luce uno de los índices más competitivos de Centroamérica para establecer una empresa nueva. Según el informe Doing Business del Banco Mundial, crear una empresa apenas si demora seis días en el istmo, mientras que en Costa Rica llega a tardar 23 días, y en Colombia 11. En República Dominicana, 16.5 días.

Sin embargo, el pasar de la idea al establecimiento de un proyecto, plan de negocio, prototipo y finalmente a formalizar un emprendimiento, puede convertirse en una asfixiante carrera de obstáculos si el emprendedor no se documenta bien. Aunque trámites de legalización tales como abrir un aviso de operación, registrar una marca o producto, o inscribirse en la Autoridad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Ampyme), significaría un proceso rápido, asesores del organismo consideran fundamental el que la persona tenga claridad en el tipo de negocio que va a establecer, en vez de tomar decisiones a la ligera que le pueden generar cargos fiscales innecesarios.

“Uno de los errores más comunes de muchos emprendedores es abrir un aviso de operaciones de una empresa que apenas va naciendo y no saben ni cómo van a generar recursos o van a facturar. Deben saber que al abrir el aviso de operaciones se vuelven sujetos a pago de impuestos municipales”, advierte Noris Caropreso, jefe de registro empresarial de Ampyme.

Melibeth Ambulo, fundadora de la aplicación Smile Way.Luis García-LP

La funcionaria precisa que el organismo dispone de cursos, seminarios y capacitaciones para educar a la persona sobre cómo manejar un negocio, crear su plan correspondiente y guiarla en el proceso de emprendimiento.

“El organismo cuenta con un programa de capital semilla de mil dólares, que va condicionado a que la persona concurse en el taller de capacitación y obtenga más de un 75% de aprobación. Los recursos se dan una sola vez a ciudadanos panameños y no se da directo al emprendedor, sino que financia, por ejemplo, capital de trabajo, herramientas, materiales o maquinaria y se paga al proveedor de estos servicios”.

El otro beneficio es la exoneración de impuesto sobre la renta para las microempresas, que corresponde a una unidad económica, formal o informal, que genere ingresos brutos o facturación anual de hasta la suma de 150 mil dólares. “Si la empresa aún no genera nada y viene a solicitar este beneficio, [sucede que] muchos insisten en querer registrarse, pero la exoneración dura dos años. Si en ese tiempo no han generado esa suma de recursos, lo que hacen es desperdiciar la exoneración. Por eso se les recomienda solicitar el beneficio en el momento en que vean que lo necesitan. Se les recomienda chequear bien sus cifras y estados financieros”.

Otra ventaja que da Ampyme cuando las empresas se registran en el organismo es la prioridad para la participación de licitaciones. Si una empresa está en este proceso podrá beneficiarse con el contrato por estar registrada en Ampyme, además de otras calificaciones que se toman en cuenta según el caso en el que esté concursando.

Cuando el emprendedor ya está en etapa de formalizar su negocio puede acudir a Panamá Emprende, del Ministerio de Comercio e Industrias. Allí se le da información sobre la simplificación de procesos para registrar, por ejemplo, el Aviso de Operaciones o puede hacerlo en línea en panamaemprende.gob.pa.

Dos años de prueba

Melibeth Ambulo desarrolló un emprendimiento para conectar a dueños de estacionamiento con usuarios y resolver el problema de la falta de espacios para parquear los vehículos en Panamá. La aplicación móvil y web denominada Smile Way —cuyas siglas significan Sistema Metropolitano inteligente para localizar estacionamientos— fue presentada hace pocos días en la Universidad Tecnológica de Panamá, donde estudio Melibeth, y contó con la asesoría de UTP Incuba.

Michael Lindo, gerente general y cofundador de Blue Tide.
Gabriel Rodríguez-LP

El camino para pasar de la idea al negocio le llevó unos dos años. “Cuando se siente la chispa del emprendimiento y hacer algo diferente y nuevo, una de las primeras cosas que debe hacerse consiste en analizar qué problema queremos resolver y cómo hacerlo. Hay capitales semilla de Ampyme o los programas de la Secretaría Nacional de Ciencia Tecnología e Innovación (Senacyt) para iniciar o acudir a financiamiento privado”, relata Ambulo al indicar que aplicó a Senacyt, de la que obtuvo un financiamiento de 25 mil dólares que fue guiado y administrado por el organismo en una especie de paso a paso hasta concretar la idea.

Sostuvo que se asesoró con abogados para el registro empresarial, además de la propiedad intelectual, que para el caso de desarrollo de software y soluciones tecnológicas es clave hacerlo. “Dependiendo del tipo de propiedad intelectual que sea, uno mismo lo puede hacer o acudir a un abogado”.

Uno de los obstáculos que encontró fue la parte técnica y de desarrollo. “Es difícil conseguir el capital humano capacitado para el desarrollo tecnológico. Debe tenerse mucha paciencia, fe y perseverancia. La parte legal es bastante ágil en Panamá, pero la parte técnica fue lo que más nos tomó tiempo, porque conseguir el recurso humano fue difícil”. Melibeth considera que hacen falta en Panamá más mentores y empresarios con experiencia que se dediquen a guiar a los emprendedores.

Al contar con un producto mínimo viable diseñado en una aplicación tecnológica, la siguiente etapa que debe escalar Melibeth Ambulo es buscar prospectos de clientes, en este caso dueños o administradores de estacionamientos que usen el producto para atraer a usuarios.

Michael Lindo, gerente general y cofundador de Blue Tide, sostiene que muchos emprendimientos tienen como base crear plataformas online, por lo que antes de ejecutar el producto deben saber el paso a paso de cómo tener una web.

Entre ellos menciona la creación y reserva de un dominio en internet, y la contratación de un sitio o hosting donde se alojará la plataforma. Otra recomendación es tener una identidad como empresa, con correos electrónicos con la marca para demostrar un perfil corporativo y de formalidad inicial.

“Si no va a generarse en principio dinero, la oficialización de la empresa con un aviso de operación puede esperar. Ahora bien: si la plataforma en línea tiene como fin vender productos, es decir, ser un comercio electrónico, debe buscarse asesoría con bancos que cuentan con plataformas o pantallas para el sistema de pago en línea a través de tarjetas de crédito o empresas que ofrecen procesadores de pago online”.

Lindo precisa que en el caso de Blue Tide se constituyó formalmente con aviso de operación y con la identidad de la marca de forma fuerte. “En principio comenzamos a trabajar cada uno desde casa y luego organizamos la oficina en Ciudad del Saber”.

Sostiene que muchos emprendedores esperan mucho antes de comenzar a ofrecer sus productos o soluciones al mercado, y eso puede ser un error, porque es precisamente cuando se prueba con el cliente de verdad, que se adquiere una experiencia fundamental inclusive para mejorar el proceso.

“Esperar mucho a perfeccionar tu producto para mercadearlo y venderlo luego, puede ser perjudicial porque puede perder el auge e incluso la oportunidad para probarlo y mejorarlo en el tiempo”. Las recomendaciones de los mentores a los nuevos emprendedores es clara: plantar el producto lo más pronto posible, no preocuparse si no es perfecto, se puede mejorar con el tiempo.

La estrategia busca que las personas pasen de la idea al negocio sin temor a fracasar. Es necesario una prueba ácida; enfrentarse a la realidad del mercado, y no creer que se tiene un proyecto perfecto cuando ni siquiera ha sido expuesto a los clientes. Pasar de la idea a la acción, es la consigna.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos