Esas mejoras al jardín darán frutos a futuro: S. G. Carmichael

Mi jardín ha recibido todo tipo de atención extra durante este año de pandemia. Como los viajes y la socialización se han visto restringidos, he tenido tiempo libre en mis fines de semana para podar, orillar y cortar compulsivamente todas las flores marchitas.

Pero mis mejoras a los espacios al aire libre de la casa no se han limitado a esos esfuerzos (sin costo). También he realizado varios viajes a la tienda de jardinería para comprar nuevas plantas, como tres pequeños manzanos que ahora ostentosamente llamamos “el huerto”. Convencí a mi esposo de construir un bancal elevado. Ampliamos nuestro patio para hacer más espacio para cócteles respetando la distancia social.

En este horrible año, estoy agradecida por este creativo escape, al igual que muchas otras personas.
A pesar de que millones de estadounidenses no tienen trabajo y la contracción económica es la peor en la historia de Estados Unidos, las tiendas de jardinería han estado muy concurridas. Las ventas en tiendas de materiales de construcción y jardines aumentaron 11% en comparación con 2019, pese a un sombrío panorama minorista en general. La mayoría de las compras en las tiendas de jardinería se realizan al aire libre, donde el covid-19 parece no propagarse en absoluto, y tiene sentido invertir en nuestros patios cuando estamos tan confinados a ellos como ahora.

¿Pero qué pasará después de la pandemia? Mientras que invertimos dinero en nuestros patios, nos preguntamos si alguna de estas mejoras al paisaje aumenta el valor a largo plazo de nuestras viviendas. ¿Es una inversión o solo un gasto?

Imagen de Andy Giraud en Pixabay

La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR, por sus siglas en inglés) monitorea qué proyectos de mejoras para el hogar son rentables, y su informe de 2018 sobre proyectos al aire libre ofrece algo de esperanza y un baño de realidad.

En comparación con los proyectos de mejoras para el hogar en interiores, los proyectos de jardines son bastante baratos y no invasivos. La renovación de una cocina le costará decenas de miles de dólares e implicará semanas de polvo, ruido e interrupciones, mientras que renovar un bancal de flores es relativamente barato, por no mencionar que es plácido.

Debido a su costo relativamente bajo, la mayoría de los proyectos de jardinería recuperan su inversión. Por lo tanto, el proyecto al aire libre que NAR clasifica como la mejor inversión y también la más barata: el cuidado del césped. Un desembolso de US$375 en fertilizantes y control de malezas le generará US$1.000 en valor de reventa, con un ROI ( retorno sobre la inversión) de 267%. Pero el césped es aburrido, así que no hablemos más de él. Los otros proyectos que lideran la lista de NAR son mucho más divertidos.

El mantenimiento básico del jardín —que según NAR incluye “la plantación de aproximadamente 60 plantas perennes o anuales”— también se amortiza, recuperando un estimado de 100% de sus costos. También es una de las pocas mejoras en el hogar que ayudan significativamente a cerrar las ventas de casas: 17% de los vendedores dijo que gracias a esas mejoras lograron sellar algún acuerdo. Solo las renovaciones de techo (33%) y remodelaciones de cocina (20%) obtuvieron una calificación más alta, y ambos proyectos cuestan mucho más.

Las remodelaciones de jardines —como nuevos árboles, arbustos o senderos— también contribuyen a aumentar el atractivo, recuperar la mayor parte de sus costos y ayudar a la venta de las casas: dichas renovaciones llevaron a cerrar acuerdos en 11% de las ventas de casas, lo que es comparable al impacto de una renovación completa de la cocina (10%). Pero NAR estima que una remodelación total de cocina costará US$68.000, mientras que una renovación del jardín cuesta solo US$6.000. Entonces, si ha estado anhelando un rosal o un árbol florido, esta es su luz verde para comprarlos.

Imagen de JamesDeMers en Pixabay

Los espacios al aire libre (terrazas, patios, cocinas y braseros) recuperan un porcentaje decente de su valor, pero no ayudan a la venta de las casas. Si desea invertir en uno de ellos, adelante, pero será mejor que lo haga porque usted lo va a disfrutar, no porque piense que mejorará el valor de su propiedad.

Esto se aplica doblemente para la construcción de una nueva piscina o iluminación del jardín, mejoras en el entorno como espacios de yoga al aire libre, canchas de bochas y los llamados “jardines japoneses”. (Y, presumiblemente, diminutos huertos).

Hay algunas razones por las que es posible que desee pensarlo dos veces antes de hacer este tipo de inversiones. Una es el gasto; muchas de estas remodelaciones son costosas. Si bien aumentan el valor nominal de su hogar, es poco probable que recupere incluso la mitad de lo que gastó en ellos.

Otra es el gusto personal. La peculiaridad generalmente no ayuda a que las casas se vendan. El jardín japonés de un propietario es el extraño parque de esculturas New Age de otro.

Y si algunas mejoras de jardines pueden ser demasiado audaces, otras pueden ser demasiado sutiles: es posible que se dé cuenta de una inversión de US$5.000 en una nueva y hermosa iluminación del jardín, pero ¿querrá un comprador pagar por ella? Probablemente no.

Luego está la molestia. Y sí, estoy hablando de las piscinas. Todos saben que las piscinas pueden ser un obstáculo para algunos compradores. Dan mucho trabajo y son costosas de mantener. Si bien algunos compradores podrían estar en busca de una piscina, solo 2% de los vendedores dice que una piscina les ayudó a vender una casa. Eso podría estar cambiando, al menos durante la pandemia; las ventas de piscinas aumentaron este verano. ¿Pero cuánto durará eso?

Al final, puede tener en cuenta todos estos aspectos prácticos, pero la alegría de un jardín está en su belleza, no en su utilidad. Su jardín está ahí para que usted lo disfrute, nadie más. Eso nunca ha sido más cierto que en este momento. Esta primavera, cuando los vecinos convertían cuadrados de césped en pandémicos “jardines de la victoria” llenos de vegetales, planté un jardín de flores, sembrando mi nuevo bancal elevado con distintas especies. Yo lo llamo mi “jardín de la cordura”.

Nota Original:These Backyard Upgrades Will Pay Off: Sarah Green Carmichael

Imagen de zhugher en Pixabay