El regreso de los viajes de negocios: ¿un hotel en Facebook?

Los viajeros corporativos, que por lo general vuelven a estar en movimiento después del Día del Trabajo en Estados Unidos, todavía están resguardados en casa, sin saber cuándo comenzarán a ver clientes nuevamente o si la adopción de la videoconferencia terminará con la necesidad de salir a la carretera.

Es una perspectiva escalofriante para la industria hotelera, que depende en gran medida de los departamentos de viajes corporativos para llenar las habitaciones a tarifas completas. Aún así, algunos apuestan por un gran futuro para los viajes de negocios.

CitizenM, una marca de alojamiento holandesa respaldada por el fondo soberano de Singapur, está avanzando con planes para abrir sus hoteles boutique de tecnología avanzada en Estados Unidos. Es una apuesta a que el trabajo remoto en realidad aumentará la necesidad de que los empleadores reúnan al personal disperso.

“El mundo es un lugar diferente ahora, pero los generadores de demanda que hubiéramos tenido antes de la pandemia solo se han hecho más grandes”, dijo el director gerente de citizenM, Ernest Lee, en una entrevista. “No creemos que haya un riesgo secular para nuestra industria”.

Las compañías de tecnología y finanzas ya estaban descentralizando sus operaciones antes de la pandemia, presionando a citizenM para avanzar en planes de desarrollo de proyectos en Boston, Seattle y San Francisco, entre otras ciudades donde es probable que se reúnan equipos remotos. A principios de este verano, con la mayoría de los viajeros en casa, firmó un acuerdo para construir un hotel de 240 habitaciones adyacente al campus de Facebook Inc. en Menlo Park, California.

Bill Ackman, director ejecutivo de Pershing Square Capital Management, ha hecho eco de la opinión de que los trabajadores remotos necesitarán habitaciones de hotel para visitas periódicas a la sede, y las empresas que adopten ese modelo pueden duplicar los retiros de fomento de cultura corporativa.

“Cuando una empresa pierde un negocio debido al discurso de venta en persona de su competidor, el gerente de ventas no tardará en exigir que todos los lanzamientos futuros sean en persona”, escribió Ackman, explicando su posición en Hilton Worldwide Holdings Inc. en una carta del 28 de agosto a sus inversores.

Industria maltratada

Hay mucho en juego para una industria hotelera global cuyas fuentes tradicionales de demanda han sido golpeadas por el covid-19. Los vacacionistas se recuperaron primero, saliendo de las cuarentenas para estadías en centros turísticos regionales. Los viajes en grupo, desde pequeñas bodas hasta convenciones en toda la ciudad, han desaparecido.

A medida que terminan las vacaciones de verano, las empresas de alojamiento necesitan un resurgimiento de los viajes de negocios en un momento en que aproximadamente 25% de los préstamos hoteleros empaquetados en valores comerciales respaldados por hipotecas están en mora, y los fondos de cobertura que obtuvieron generosas ganancias apostando contra un índice de préstamos comerciales buscan la deuda hotelera para sus próximas ventas en corto.

Los inversores están prestando mucha atención “al impacto posterior al Día del Trabajo de la estacionalidad y los cambios en la mezcla de clientes, que podrían resultar en un aplanamiento de la recuperación de la demanda”, escribió Michael Bellisario, un analista de Robert W. Baird & Co., en una nota reciente.

CitizenM, que posee y opera 20 hoteles, no se deja intimidar. La compañía planea duplicar su presencia en los próximos cinco años, desarrollando propiedades que generalmente cuentan con registros automáticos y espacios sociales informales en lugar de recepciones llenas de personal y restaurantes de servicio completo.

Recuperación lenta

En las primeras etapas de la recuperación, los guerreros de la carretera realizarán menos viajes de mayor duración, con la esperanza de reducir dos semanas de reuniones en una, dice Lee. Los trabajadores remotos reservarán hoteles para visitar la oficina, y los empleadores querrán espacio para reuniones fuera del sitio, incluso si las grandes convenciones tienen que esperar.

Sin embargo, todas esas cosas llevarán tiempo y no hay mucho que las empresas de alojamiento puedan hacer para que los trabajadores salgan a la carretera.

“El sentimiento sobre los viajes de negocios es negativo, al menos comparativamente hablando”, afirma Jan Freitag, vicepresidente sénior de la firma de datos de alojamiento STR. “¿Va a haber un poco más este otoño de lo que hubo en marzo y abril? ¿Moverá la aguja?”.

Imagen de Ahmad Ardity en Pixabay