El nuevo vuelo económico de la carga

El Aeropuerto Internacional de Tocumen ocupa el noveno lugar entre las terminales que más mueven carga aérea en Latinoamérica, con un promedio de 175 mil toneladas al año. El primer lugar en la región es del aeropuerto El Dorado, en la ciudad de Bogotá, con un manejo de 741 mil 501, seguido del Aeropuerto de Ciudad de México, con 581 mil 700 toneladas, según datos de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA).

Latinoamérica representa el 2.6% del mercado global de carga aérea, moviendo anualmente un aproximado de 6 mil millones de toneladas-kilómetro (TN). Las aerolíneas de la región operan más de 160 aviones cargueros, destaca Luis Felipe de Oliveira, director de ALTA, quien refiere que hay un enorme potencial en en este segmento de negocio de la aviación, si se compara con el de pasajeros que ya representa cerca de 8% del mercado global.

De acuerdo con datos de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), se transporta por vía aérea dentro de la región cerca de 0.2% del total de toneladas en términos de volumen, pero 7% en términos de valor de la mercancía comercializada, justamente por transportar ítems de alto valor agregado. En mercados maduros como Estados Unidos estos porcentajes alcanzan el 35%, de acuerdo con datos del Grupo de Acción de Transporte Aéreo.

“Por este motivo, la carga aérea es más susceptible al efecto de las crisis económicas mundiales y  sigue enfrentando desafíos, como la caída de los volúmenes del comercio mundial, la desaceleración en la economía mundial y el debilitamiento de la confianza de los consumidores. Sin embargo, se espera que el mercado crezca debido a factores como la fuerte demanda de exportaciones de manufacturas y la mayor penetración de tecnologías en la cadena de valor”, agregó De Oliveira.

En mayo la demanda, medida en toneladas-kilómetro de carga (FTK), disminuyó 3.4%, lo que representó una contracción menor a la registrada en abril de este año, cuando fue de 5.6%, según la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

“El impacto de la guerra comercial entre Estados Unidos y China en los volúmenes de carga aérea en mayo fue clara. La demanda año tras año se redujo en un 3.4%. Es una prueba del daño económico que se realiza cuando se erigen barreras al comercio”, dijo Alexandre de Juniac, director general de IATA.

El progreso del comercio electrónico ha creado mayor presión en los canales de venta para hacer entregas más rápidas y optimizar las cadenas de suministro. El director de ALTA precisa que debido al continuo crecimiento en las compras en línea, el servicio de carga aérea se ha convertido en un medio crítico de transporte y el crecimiento de comercio electrónico a futuro aumentará la demanda de carga aérea, lo cual es una oportunidad de negocio para las aerolíneas.

Panamá justamente se alista para aprovechar el potencial del mercado de carga aérea con la nueva zona logística que se construye en Tocumen. En la actualidad se ejecuta la primera fase del proyecto, que comprende 15 hectáreas de terreno donde se construirán vías de acceso, calles internas y se instalarán servicios como luz y agua y cuya licitación está en mano de la empresa Mota-Engil, Engenharia e Construção, S.A., según se detalló en un reportaje de La Prensa. Está previsto que la junta directiva de Tocumen administre y opere la zona, y las inversiones en las bodegas las realizarán las empresas que ganen la concesión para operar por 20 años.

Los datos de DHL

En 2018, la empresa DHL Aero Expreso, que tiene su hub de carga en el aeropuerto de Tocumen, movilizó un total de 106 mil 406 toneladas métricas de carga y correo embarcado y desembarcado.

Esta empresa representa 47% de participación en movimiento de carga en la terminal y desde Panamá las exportaciones en la región marcan el 47% de Market Share de carga y se atienden los mercados de Centro América, Caribe, Miami y conexiones, Perú, Ecuador, Bogotá y Venezuela.

Las operaciones de carga de DHL significan 8 llegadas y 8 salidas diarias, para un total de 16 vuelos con una flota de 2 aviones 767-200 y 300; 4 aeronaves 757-200, 2 del modelo 737-400 y un ATR42-300.

Panamá, al tener una posición geográfica privilegiada en la región y una infraestructura avanzada, tiene gran potencial de convertirse en un gran centro de distribución para el tráfico de carga aérea a futuro y aprovechar los pronósticos positivos de crecimiento de carga aérea. Jugadores del sector ven en el nuevo proyecto de zona franca un gran paso para avanzar en esa dirección.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos