El desencanto del bitcóin 10 años después

El desencanto del bitcóin 10 años después

El bitcóin cumple 10 años este año, pero no hay mucho que celebrar. Su precio ha caído a cerca de $4 mil, un descenso de un 30% en un mes, un 50% en seis meses y casi un 80% desde diciembre.

Los expertos en criptomonedas, que claramente no vieron venir esto, están buscando todo tipo de culpables temporales, desde el nerviosismo en los mercados hasta las ‘bifurcaciones duras’ (jerga de la cadena de bloques para los cambios técnicos radicales en una moneda digital). Pero se están engañando a sí mismos. Se trata de una revelación a largo plazo de todas las mentiras, exageraciones y fantasías populistas que impulsaron la manía del mercado en 2017.

El bitcóin debía enriquecer a todos sus inversores, algo que atrajo especialmente a una generación milenial hambrienta de un apoyo financiero en un mundo con una aplastante deuda estudiantil, desigualdad de ingresos y empleos de baja calidad. Se suponía que estaría libre de la corrupción de Wall Street y de los tecnócratas entrometidos del Gobierno de Estados Unidos. Se suponía que debía ser segura, con un precio que sería cada vez más alto. Para los evangelistas más duros, recompensaría a sus acólitos cuando llegara el inevitable apocalipsis financiero. El dólar estaba destinado a la chatarra.

Y se suponía que demostraría que todos deberíamos dejar de escuchar a los “expertos” anticuados como Jamie Dimon, Warren Buffett y Jack Bogle. Las viejas y cerradas formas de invertir serían usurpadas por el poder adquisitivo de las masas.

La burbuja del bitcóin de 2017, afortunadamente muy corta y económicamente contenida, ha enriquecido solo a los conocedores –como los mineros y las bolsas de criptomonedas– y a los que llegaron primero y a las élites de la tecnología que tomaron las ganancias en el momento oportuno.

Para los menos afortunados que llegaron tarde a la fiesta, ha sido una herramienta de empobrecimiento financiero. Alrededor de $700 mil millones han sido eliminados del valor del dinero digital desde enero. Un profesor coreano dijo al New York Times en agosto: “Pensé que las criptodivisas serían la gran innovación para la gente común y corriente que trabaja duro”.

Nada de lo que salía en la etiqueta del bitcóin resultó estar en la botella. Como medio de pago, es engorroso, volátil y caro. Ha destruido el valor en lugar de acumularlo. Su tecnología descentralizada fue vendida a los inversores como algo único. Ha sido todo menos eso.

Estas “bifurcaciones duras” han creado numerosas escisiones de bitcóin durante el último año, y los intereses creados de aquellos que ganan dinero con ello –al cambiar su propia moneda a la nueva escisión, arrastrando a los mineros y efectivamente tomando el control de la nueva moneda– han triunfado sobre los sueños de un sistema de cadenas de bloques neutro que trataría a todo el mundo por igual.

Los tipos de los fondos de cobertura, que pensaron que podían usar opciones sofisticadas para apostar por el auge mientras cubrían su lado negativo, han resultado estar equivocados en un mercado en el que los precios y el flujo de información no son transparentes, y a menudo son manipulados.

Pero si bien el bitcóin está contra las cuerdas, ciertamente no ha desaparecido y los reguladores globales todavía necesitan encontrar una manera efectiva de poner las riendas a los vaqueros. Si las frustraciones que llevaron a la gente a tirar sus ahorros en un esquema de fraude virtual no se resuelven, solo nos estamos exponiendo a mayores problemas políticos en el futuro.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos