El ahorro nos hace libres

La salud descansa en los hábitos. Y guardar siempre algo de dinero, sobre todo cuando se tienen ingresos extra, es una costumbre que va permeando entre la gente. Hablan expertos y el regulador de bancos.

fotolia

El ahorro es sinónimo de bienestar. Almacenar una parte de los ingresos termina por convertirse en amortiguador de imprevistos o en combustible para conquistar metas. Esta sabiduría parece haberse insertado en la cultura del país sin importar los vaivenes económicos.

Tal planteamiento parte de los datos de la Superintendencia de Bancos de Panamá a los cuales acude Elba Guevara, asistente de la vicepresidencia de productos y comercialización de tarjetas de Bac Credomatic Panamá, para resaltar cómo el ahorro entre los panameños aumentó en los últimos años.

Las tarjetas aludidas están en el Informe de actividad bancaria–Estudios financieros diciembre de 2017, publicado por el regulador.

El análisis ponderó la evolución del saldo de depósitos internos sobre la base de representar el 71% del total de aquel segmento del sistema bancario nacional el año pasado. “Cabe resaltar que los depósitos locales se mantienen con una tendencia positiva en comparación con [los resultados] del último mes de diciembre de 2016”, apunta el análisis. El incremento fue de 3.4%.

Las cifras del regulador hasta el pasado mes de julio muestran cómo los depósitos de ahorros corrientes del sistema bancario nacional, integrado por las entidades con operaciones en la plaza mediante una licencia general, ascendieron a 10 mil 205 millones de dólares. Es decir, un crecimiento de 3.5%, muy cercano al de diciembre de 2017. “Por otro lado, los depósitos de plazo fijo de particulares aumentaron 1.8%”, esgrime una fuente de la Superintendencia de Bancos.

La misma fuente logra compendiar las ventajas del hábito del ahorro. Explica que su importancia radica en que prepara a las personas para afrontar imprevistos o situaciones adversas o, en caso contrario, permite lograr metas de diferente plazo. Valora que quienes ahorran nunca pierden de vista sus finanzas personales y evitan el sobreendeudamiento.

A propósito, Yessamine Afre, gerente ejecutiva de productos de Banco General, profundiza sobre el comportamiento de este hábito en los panameños. “En general, [ellos] sí ahorran, en especial cuando tienen alguna meta en particular, ya sea de estudios, un viaje o una celebración”. Yessamine complementa, sin embargo, que debe seguirse promoviendo el ahorro como una costumbre importante, positiva, para alcanzar objetivos determinados o en caso de necesitarse un respaldo en situaciones de emergencia.

El compromiso de formación entre las personas, aunque no sean clientes rutinarios de los servicios financieros, fomentará más el hábito del ahorro en las generaciones presentes y futuras con la mira, precisamente, en mejorar la calidad de vida de la población general, sostiene Dayra de Saurí, gerente de banca de consumo de Banco Nacional de Panamá. La funcionaria advierte, además, que la mayoría de la población tiene su enfoque en un proyecto cortoplacista.

Al margen de que la economía tiene un ritmo más pausado, con índices de crecimiento menores en comparación con otros años, rinden sus frutos las campañas informativas en favor del ahorro. El Bac ofrece programas de formación financiera adaptables al perfil de cada uno de sus clientes. “Desarrollamos programas para empresarios micro, pequeños, medianos y grandes. Y tenemos colaboradores voluntarios capacitados para fomentar la educación financiera en las escuelas”, explica Elba Guevara.

Banco General promueve el correcto manejo de las finanzas personales en colegios y empresas. Parte de los contenidos que imparte en estos lugares se relaciona con el ahorro y su importancia. La entidad, recalca Yessamine Afre, capacitó a más de 3 mil personas en los últimos dos años, y emplea también campañas publicitarias en medios de comunicación y redes sociales.

EL PORTAFOLIO

AHORRAR DINERO,La Prensa/ Jazmín Saldaña.

La concienciación sobre guardar siempre algo de dinero a través de las campañas enunciadas cautiva a más personas. En el desarrollo de estos programas educativos el público aprende a diferenciar las alternativas de un portafolio acorde con las expectativas de ahorro, inversión o según las metas definidas. Para gustos, los colores, y para paladares, los sabores.

Banesco puso su producto La cuenta a disposición del ahorrador. “Él obtiene un mayor rendimiento con la seguridad de disponer de su dinero cuando lo necesite. Puede abrirse con montos de mil dólares en adelante. No tiene restricciones de plazo ni precisa aportes fijos mensuales”, explica una fuente del banco. (Su cartera se segmenta de la siguiente manera: 388 millones 933 mil dólares (12%) corresponden a cuenta corriente; mil 488 millones 287 mil dólares (45%) obedecen a cuenta de ahorros; mil 447 millones 223 mil dólares (44%) pertenecen a plazo fijo).

Banco General instituyó productos para necesidades múltiples. Uno de ellos es la cuenta Mi meta, cuyo cometido es incentivar el hábito de ir guardando dinero de forma recurrente para un propósito determinado, como sucede con los estudios. “En esta cuenta se pacta un ahorro durante un periodo. La persona realiza depósitos sin restricción de monto o frecuencia. No podrá hacer retiros durante los plazos de uno a tres años o a cinco años”, detalla Yessamine Afre.

Los fondos de Mi meta obtienen una mejor tasa de interés y pueden retirarse al finalizar el tiempo estipulado del ahorro. (La cartera de depósitos de esta entidad supera los 11 mil millones de dólares).

Banco General fomenta el ahorro en los “más pequeños” del hogar con la cuenta Mis ahorros. “Reconoce una mejor tasa de interés y se abre a nombre del menor de edad, junto con su tutor legal”, dice Yessamine. La cuenta de ahorros de Navidad permite realizar depósitos fijos semanales hasta que la persona alcance su objetivo en diciembre.

La vocera de Bac se vale de una explicación de sus alternativas. Cuentas de ahorro: le garantizan al cliente el tener disponibilidad de dinero en el momento en que lo necesite y recibir un monto adicional a cambio.

Cuentas corrientes: para personas que buscan una forma de manejar sus finanzas de manera controlada y que a la vez pueda realizar transacciones o llevar un monitoreo de sus pagos mediante una chequera. Certificado de depósito o plazo fijo: permiten ahorrar durante un tiempo específico. Pagan un mejor rendimiento, pero el dinero solo estará disponible hasta la finalización del periodo pactado. Los plazos van desde 30 días hasta 5 años.

Los clientes con un propósito en particular pueden configurar la cuenta Objetivos Bac Credomatic. “Esta se abre a través de nuestra banca en línea y permite seleccionar una meta, como estudios, abonos de automóvil, vivienda, Navidad, entre otros. Se personaliza según la finalidad y el cliente define el plazo de ahorro con un mínimo de tres meses”.

Los aportes se debitan automáticamente desde una cuenta de ahorros, corriente o planilla de Bac Credomatic, y oscilan entre 10 y 5 mil dólares mensuales, especifica Elba Guevara. La definición de “metas particulares” lleva al banco a pagar “mejores retornos” por las sumas ahorradas, con tasas que van desde 2.5% hasta 4.25% anual.

Valores Banistmo presenta una variante de ahorro que también es una inversión. La entidad desarrolló el vehículo Fondo renta fija valor, el primer fondo abierto de su categoría en inscribirse en la Bolsa de Valores de Panamá. Su administración está en manos de analistas de mercados en busca de oportunidades para generar resultados económicos que puedan trasladarse a los inversionistas.

“Buscando la profundización y el desarrollo del mercado panameño, en Valores Banistmo detectamos la necesidad de desarrollar sociedades de inversión en Panamá”, sostiene una fuente de la entidad.

El producto se diseñó pensando en inversionistas específicos, aunque también es apropiado para personas, empresas y el segmento institucional. Es una alternativa de inversión complementaria a los depósitos a la vista y las inversiones directas.

El Fondo renta fija valor es una solución de inversión que busca exposición regional en activos latinoamericanos, con la capacidad de invertir tanto en mercados internacionales como en aquellos de índole local.

Tiene liquidez en la negociación de la bolsa de valores panameña, y los inversionistas podrán disponer de sus recursos y rendimiento, si así lo desean, “en cuatro ventanas de tiempo anuales”.

El hábito objeto del presente artículo suma ya varios años de inculcarse en Panamá. Las personas asimilan que trasciende lo material. En este contexto, Dayra de Saurí comenta en tono proverbial: “ejercer la práctica del ahorro nos hace libres, siendo la libertad uno de los valores más preciados”.

martesfinanciero.com exclusivo como los socios de
Club La Prensa

Adquiere un plan de suscripción Hazte socio

Gracias por valorar y respaldar el periodismo responsable e independiente.

Olvidé mis datos de acceso / Quisiera recuperar mis datos