¿Cuál es el punto de volver a la oficina?: Sarah G. Carmichael

¿Cuál es el punto de volver a la oficina?: Sarah G. Carmichael

A más de un año de la declaración de la pandemia y con los planes de vacunación andando, en muchas empresas se pregunta si es tiempo o no de volver a la oficina. Imagen de Ronald Carreño en Pixabay


El regreso a la oficina ya es analizado por trabajadores y gerentes. Para algunos será una ventaja separar la vida familiar de la laboral luego de un año de trabajo en casa.

En las últimas semanas, he hablado con gerentes y empleados sobre el regreso al lugar de trabajo. Detrás de la preocupación individual de cada uno existe una duda generalizada, casi filosófica: ¿Cuál es el objetivo de la oficina?

“Esa es la pregunta correcta”, dice Alexandra Samuel, coautora de “Remote, Inc.”, y añadió, “cualquier organización que no se esté haciendo esa pregunta estará en problemas, porque todos los empleados lo están pensando”.

Es entendible. La gente trabajó desde casa durante un año, y el mundo no dejó de girar. De hecho, la gente trabajó más y se volvió más eficiente. El tiempo que alguna vez se desperdició en desplazamientos diarios se reasignó, y la flexibilidad facilitó la transición entre el trabajo y la vida propia. Se dedicó menos tiempo a politiquear y chismear, y más tiempo a trabajos importantes.

La oficina es principalmente un espacio social, no productivo. La mayoría de los humanos no son solitarios, como los leopardos de las nieves, sino más bien como pájaros. La oficina proporciona un lugar para revolver el plumaje y establecer un orden jerárquico.

Consideremos la experiencia de Consultant Connect, una empresa de telesalud con sede en Oxford, Reino Unido. En los primeros días de la pandemia, a pesar de los escrúpulos del director ejecutivo sobre el trabajo remoto, Jonathan Patrick, la productividad se disparó y los informes de los trabajadores fueron universalmente positivos. Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, la gente empezó a extrañar la socialización.

“Así que te encuentras en esta situación un poco extraña, en la que estás dirigiendo una empresa que es más productiva cuando la gente trabaja desde casa, pero, al mismo tiempo, te estás perdiendo muchas cosas que surgen de la interacción”, dijo. La compañía intentó organizar reuniones sociales por Zoom, pero las encontraron “un poco impredecibles”.

Eso no quiere decir que la gente vaya a la oficina a perder el tiempo. Reunirse es valioso, simplemente no siempre se equipara con eficiencia o productividad. Se trata de crear una cultura corporativa o generar confianza entre colegas.

Los gerentes con los que hablé sugieren que los empleados deben reunirse en persona para realizar revisiones de desempeño, fiestas de la empresa, planificación estratégica, reuniones externas anuales o trimestrales, dar la bienvenida a nuevos empleados, capacitar a colegas y resolver conflictos. Escuché solo una razón que carecía de un elemento social: el uso de equipo especial.

Algunos proyectos o tareas requieren un alto grado de cooperación, y posiblemente también sea mejor realizarlos en persona. “Somos una empresa de tecnología y la colaboración es muy importante para lo que hacemos”, dice Mark Harrington, director ejecutivo de OnSolve, con sede en Georgia. “Cada vez hay más gente que pregunta: ‘¿cuándo puedo volver?’, en lugar de ‘¿tengo que volver?’”. Samuel, aunque defensor del trabajo remoto, está de acuerdo en que no es la opción ideal para el trabajo altamente colaborativo: “Si tiene siete llamadas por Zoom al día, entonces es mejor que usted esté en la oficina”.

Cuando se les preguntó a los gerentes, casi todos mencionaron que el trabajo en persona es importante para las áreas creativas, pero aquí la evidencia es mixta. “En realidad, usted puede ser muy creativo e innovador mediante la videoconferencia y el uso de todas estas herramientas”, dijo el profesor de Harvard Business School, Tsedal Neeley, autor del libro “Remote Work Revolution”, quien ha estado estudiando equipos que utilizan el método “ágil”, que implica reuniones rápidas en persona y pizarras blancas cubiertas con notas adhesivas. “Cuando golpeó la pandemia, los equipos ágiles descubrieron que tenían que cambiar su forma de trabajar. Pero el tiempo asincrónico ha aumentado su innovación”.

Probablemente la oficina tampoco sea el mejor lugar para una lluvia de ideas. A veces, los grupos generan mejores ideas si las personas intercambian primero ideas por separado y no están influenciadas por el pensamiento de los demás o por sutiles muestras de aprobación de la persona de mayor rango.

La oficina tampoco es necesariamente el lugar ideal para trabajar concentrado. “Tendría que deshacerse del resto de los escritorios”, dijo Samuel. “Mi sensación es que si se va a sentar solo, sin interactuar, en un escritorio, mejor quédese en casa. Hay trabajos que son la excepción, pero en la mayoría de los casos, el objetivo de la oficina es la convivencia, y el objetivo del hogar es el enfoque”.

En todo caso, ir a la oficina es una oportunidad para mandar señales. Así como un buen traje o un collar llamativo envía una señal, también lo hace presentarse en persona. Eso es cierto, precisamente porque es costoso. Cuando usted se pone una ropa especial, se sienta durante una hora en el tráfico y se detiene junto al escritorio para saludar, está diciendo: ¡mira lo mucho que me importa!

Esa es una de las razones por las que no espero que los viajes de negocios permanezcan inactivos por mucho tiempo. Sí, los ahorros en costos son impresionantes: según informes, Google ahorró $1.000 millones durante la pandemia, gracias a un número menor de viajes y entretenimiento. Y, hay que admitir, que nunca tuvo mucho sentido pasar un día y medio viajando para una reunión de dos horas. Pero la presión para volver a la normalidad no se trata de lo que es racional. Todo lo que se necesita es que un competidor gane a un cliente valioso en persona, para que los guerreros viajeros se pongan en movimiento nuevamente.

Un beneficio que puede reportar a los empleados que regresan a la oficina es la oportunidad de separar la vida laboral de la vida hogareña. Aquellos que han tenido problemas para desconectarse mientras trabajaban de forma remota seguramente pierden el límite que ofrece la oficina. “Me gusta la bifurcación”, admite Harrington, y no está solo.

Así que, si volver a la oficina se siente, al principio, como una pérdida de tiempo, recuerde que no se trata de ser más productivo. Es para que los colegas (especialmente los que firman los cheques de pago) sepan que nos importa.