Clases virtuales de cocina para reemplazar las vacaciones

La pandemia de coronavirus ha sido un duro golpe para empresas como Traveling Spoon, que organiza comidas a medida y lecciones de cocina para viajeros intrépidos en los hogares de los anfitriones locales.
Steph Lawrence, quien lanzó la compañía en 2013, notó que su negocio se agotaba prácticamente de la noche a la mañana.

Para entonces, Traveling Spoon estaba cerca del punto de equilibrio y se preparaba para recurrir a los capitalistas de riesgo en una nueva ronda de financiación. A medida que la pandemia se intensificaba, los ingresos cayeron más de 95%, la ronda de financiación se pospuso y algunos de sus anfitriones locales tenían dificultades para sobrevivir.

Lawrence y la cofundadora Aashi Vel se apresuraron a salvar el negocio. Primero, establecieron una serie de subvenciones financiadas en parte por clientes anteriores para ayudar a mantener a 19 de sus anfitriones más vulnerables. Alrededor del 80% son mujeres, muchas de las cuales son cabeza de familia que dependen de Travelling Spoon para llegar a fin de mes.

Luego, en abril, se volvieron virtuales, aprovechando una red de anfitriones en 67 países para ofrecer clases de cocina en línea. Las seis lecciones iniciales se dispararon rápidamente a 131, y con precios que comienzan en US$25, se consideran una ganga. Algunas personas están recurriendo a Travelling Spoon para reemplazar las vacaciones canceladas, mientras que también es popular entre los entusiastas de los viajes que, por razones de salud o financieras, no pueden moverse tan libremente como solían hacerlo, dice.

El cambio en línea no ha compensado el impacto en los ingresos causado por la pandemia, pero las clases mantienen viva a la compañía y ofrecen una nueva fuente de ingresos que podría agregar atractivo ahora que el negocio busca nuevos fondos, dice Lawrence.

Cocina en línea

“La calidad de la experiencia es tan increíble, pero donde a menudo nos retrasan es que los viajes internacionales son un evento de baja frecuencia”, dice Lawrence. “Las clases de cocina en línea abordan ese problema de repetición”.

Mirando las ofertas, se sienten las raíces asiáticas del sitio. Vel es oriunda de Chennai, India, y Lawrence vivió un tiempo en China, aprendiendo mandarín y buscando experiencias locales de comida. Entonces, si te apetece preparar curry verde tailandés, puedes conectarte con Pea, que vive con su hijo en una casa de teca tradicional en Chiang Mai, o puedes elegir entre una variedad de clases indias, que van desde pollo con mantequilla hasta guiso de mariscos de Goa.

Empecé un poco más cerca de casa. Me conecté por primera vez con Juan en Almería, España, para mejorar mi paella. Juan, un funcionario jubilado, es de Valencia, la ciudad costera que le dio al mundo el famoso plato de arroz. Cuando miré los ingredientes, me di cuenta de que esto era de verdad, no una paella para turistas.

Un problema: estaba bastante seguro de que mi supermercado local en Londres no tendría conejo picado. Después de algunos correos electrónicos, cambiamos a una paella mixta de pollo, camarones y calamares. La paella puede parecer un plato sencillo; después de todo, se prepara en una sola sartén sin salsas difíciles. Pero había hecho paella muchas veces, y aunque siempre era un placer para la multitud, a menudo sentía que no estaba dando en el clavo.

Juan me mostró algunos trucos geniales, como solo calentar el centro de la sartén al cocinar la carne y los mariscos, creando un anillo de sal fuera del área para evitar la quema y agregar sabor. Más importante aún, ofreció consejos sobre cómo ajustar los niveles de agua a medida que se absorbía. Definitivamente fue una de las mejores paellas que he logrado y me atreví a servirla a un español, quien le dio el visto bueno.

Aventura mediterránea

Luego me fui a través del Mediterráneo a Sicilia, donde me conecté con Fabio y Annarella para obtener ravioles frescos rellenos de ricota. Los menús de Traveling Spoon se pueden ajustar al gusto, pero pronto aprendí que la autenticidad triunfa sobre las preferencias de los clientes. Mi solicitud para cambiar el postre de ravioles fritos a panna cotta, un favorito personal, fue rechazada porque era un plato del norte y no típico de Sicilia. Me alegré de que Fabio se hubiera aferrado a sus convicciones cuando vi los crujientes ravioles que rezumaban cremosa ricota y chocolate derretido. Fueron un gran éxito.

Entre platos, Fabio y Annarella me dieron un mini recorrido por Zisolhouse, su granja orgánica donde producen almendras, naranjas y aceite de oliva.

Después de meses de encierro en Londres, ambas clases me recordaron los mejores tiempos, y si bien hubiera sido agradable tomar un vaso de Rioja con Juan o probar el aceite orgánico de Fabio y Annarella, al menos pude probar una parte de su mundo con amigos y familiares y sentirme esperanzado sobre los viajes que vendrán algún día.