Abogan por mantener el diálogo social en el país

La paz social es vital para que prevalezca un clima de certidumbre y seguridad jurídica en un país. De ahí que expertos en derecho laboral y en convenciones colectivas consideren como fundamental mantener ese clima de diálogo en medio de discusiones con sindicatos y análisis futuros de propuestas salariales.

Juan Gabriel González, abogado laboralista y socio de la firma AFRA, quien será uno de los panelistas del foro Café con La Prensa, titulado: Actualidad Laboral Salario Mínimo 2020, sostiene que en un contexto de discusión no solo del salario mínimo, sino de convenciones colectivas, “es importante mantener un constante diálogo social entre las partes y ambos sectores que conforman la relación obrero patronal”.

Precisó que aunque la huelga es un mecanismo de rango legal y constitucional que pueden utilizar los trabajadores para sus reividicaciones sociales, hay que recalcar que la misma “genera pérdidas y serias consecuencias para ambas partes”.

Indicó que el papel como medidador que asuma la autoridad de trabajo, en este caso el Ministerio del Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel), siempre es vital para acercar a las partes y evitar la huelga.

El ajuste reciente en el salario mínimo, sostiene, efectivamente fue uno de los más bajos en los últimos años. “A modo de ejemplo: en 2017 fue de 6.5%. Ahora en 2020, es de un promedio de 3.3%. Lo positivo es que se ponderó en la mayoría de los casos el bajo crecimiento económico de cada sector, para la fijación del mismo, esto es un avance. No todas las actividades pueden cortarse con la misma tijera”.

En algunos casos, las empresas pueden verse obligadas a conferir dos ajustes en este año: el del salario mínimo legal, y el otro, aquel establecido con el sindicato en su convención colectiva de trabajo, “salvo que se haya pactado una exclusión”.

Jorge Federico Lee, abogado laboralista y exministro de trabajo, afirma que la eficacia del salario mínimo como figura jurídica y garantía constitucional resulta patente en tiempos de poco crecimiento económico y creciente desempleo, porque “hay muchas personas no calificadas buscando empleo y pocas plazas disponibles”.

Explica que muchas empresas pagan salarios por encima del mínimo, y el factor determinante es que sean altamente capacitados. “La falta de experiencia no supone necesariamente que el joven que busca ingresar por primera vez al mercado laboral está limitado a puestos de salario mínimo. El elemento que abre las puertas a una posición superiormente remunerada es poseer una educación o capacitación apropiada para acceder a plazas que requieren de conocimientos específicos”.

El mercado laboral actual demanda sin duda de un gran entendimiento entre los trabajadores y los empleadores.