Reparar el ‘smartphone’ o comprar uno nuevo

Hace cinco años la gente cambiaba de dispositivo celular dos veces en el año. Pero los equipos incorporaron más funciones y se fueron volviendo artículos de primera necesidad y avanzó la tecnología contenida en ellos, y los usuarios empezaron a espaciar la renovación de los equipos hasta llegar a hacerlo cada año y medio o cada dos años.

Las valoraciones corresponden a Rajesh Asnani, gerente de producto de Panafoto. Este experto en el mercado electrónico panameño añade que los precios de dichos equipos oscilan entre 100 y 1,250 dólares. Que los cambios tecnológicos se han vuelto más imperceptibles, aunque son más lentos. Y que los usuarios llegan a conocer las mejoras en los dispositivos como solo puede hacerlo un experto.

Por estos motivos, los usuarios esperan más tiempo para renovar un artículo de consumo masivo (alrededor de 4 millones en funcionamiento en Panamá). Pero es precisamente el conocimiento que logra tener el comprador lo que explica en parte por qué antes de comprar un equipo nuevo prefiere hacer su reparación en una tienda electrónica. Sucede lo contrario con otros electrodomésticos.

Un recorrido por el centro comercial El Dorado —donde abundan las tiendas que venden y reparan artículos electrónicos— deja por sentados los motivos por los cuales los usuarios deciden buscarle un repuesto a su celular antes que comprar otro. Varios vendedores comentaron que los clientes cambian la pantalla o la batería de los dispositivos por un precio que oscila entre 50 y 200 dólares. Los daños más difíciles son aquellos que resultan de una avería en el procesador, porque en esta situación no queda de otra que cambiar el móvil o quedarse incomunicado.

Varios vendedores de El Dorado sostienen que hacen una salvedad en la oferta de sus servicios cuando el daño es de fábrica. Entonces le dicen al cliente: exija al vendedor el cambio de equipo.

La garantía de los equipos celulares solo opera cuando el defecto es de fábrica, detalla Asnani. Ninguna objeción le asiste al vendedor, y el comprador tiene todas las de ganar. Sin embargo, el incumplimiento de la garantía es la mayor causa de quejas de los usuarios de estos dispositivos ante la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia. Los celulares son el tercer motivo por el cual los compradores de estos equipos acuden a esa entidad.

A la hora de detectarse daños en un dispositivo celular, lo mejor será verificar si se trata de un daño de origen, o si es algo leve como la rotura de la pantalla, o la batería que se recalienta por nada. En el primer caso, debe acudirse al vendedor. En el segundo y el tercero, ir a un taller autorizado para buscar el repuesto. El cliente se ha vuelto sabio.