Los nuevos teléfonos de Apple

Apple Inc presentó el miércoles teléfonos iPhone más grandes y un reloj que puede detectar problemas cardíacos, con lo que busca que los usuarios cambien sus antiguos modelos por unos más caros en momentos en la demanda por aparatos se ha estancado.

Los nuevos teléfonos, basados en el iPhone XS y iPhone XSMax, con pantalla de 5,8 pulgadas y 6,5 pulgadas, respectivamente, se venderán desde $999 y $1.099. Apple usa el sufijo ‘S’ cuando actualiza componentes, pero deja el exterior de un teléfono igual. La empresa también presentó el iPhone Xr de 6,1 pulgadas, hecho de aluminio, y que se vende desde $749.

Los dos modelos de teléfono a partir de $999 o más en Estados Unidos parecen aprovechar la fortaleza de la economía, el bajo desempleo y un creciente patrimonio de las familias.

Apple iPhone Xr. (AFP)

El iPhone Xs Max cuenta con una pantalla OLED de 6,5 pulgadas, lo que lo convierte en uno de los más grandes del mercado y también uno de los más caros: desde $1.099. Ambos tendrán hasta 512GB de almacenamiento.

El tercer modelo, llamado Xr, es la apuesta de hardware más grande de Apple en 2018. Conserva los avances clave del iPhone X -reconocimiento facial y una pantalla de borde a borde- pero es más económico y más grande: 6,1 pulgadas. El precio mínimo es de $749, más o menos en línea con las expectativas de la mayoría de los analistas. Apple utilizó una tecnología de pantalla LCD más antigua y bordes de aluminio, en lugar de acero inoxidable.

“Queremos llegar a tantos clientes como podamos con esta tecnología increíble”, afirmó el jefe de marketing, Phil Schiller.

La compañía abrió su evento diciendo que su nueva gama de relojes Apple Watch Serie 4 tendrá pantallas sin bordes, como sus últimos teléfonos, y que sus pantallas son sobre un 30% más grandes que las de los modelos actuales.

Apple Watch Series 4. AFP

El nuevo reloj es promocionado como un dispositivo de salud más completo, que puede detectar el latido cardíaco irregular e iniciar una llamada de emergencia automáticamente si detecta la caída de un usuario, lo que puede atraer a clientes de edad avanzada.

“Este es un gran problema”, dijo el analista de tecnología de salud Ross Muken de Evercore. “Esta actualización realmente muestra los crecientes esfuerzos de la compañía para hacer que el reloj sea un dispositivo médico serio”, agregó.

Con información de Bloomberg y AFP