La ‘fintech’ del ‘factoring’ en Panamá

Las facturas por cobrar o ‘factoring’ son la materia prima de Fortesza, una empresa financiera tecnológica local que logró que 900 personas inviertan más de $12 millones en esta clase de cuentas.

En el mercado panameño el factoring —conocido también como el medio para adelantar o traspasar el servicio de cobro de las facturas por pagar—, tiene un potencial de más de $2 mil millones, por ahora manejado solo en la banca tradicional.

Sin embargo son pocos los pequeños y medianos inversionistas con acceso a este sistema para obtener rentabilidad en momentos en que pequeñas y medianas empresas requieren liquidez para garantizar su operatividad, pero sus clientes carecen de recursos inmediatos para cubrir las deudas con ellas en un menor plazo.

Es allí donde Fortesza entra en escena: la fintech que capta esas facturas por cobrar en manos de los proveedores, incorpora a los clientes con deudas y conecta a los inversionistas que ponen los recursos para negociar y sacar una rentabilidad.

Roberto Aldrete, CEO y fundador de Fortesza, explica que el proceso del factoring tradicional se maneja a través de los bancos que acuerdan adquirir las facturas y pagan a los proveedores.

“En ese modelo tradicional si no paga el cliente del proveedor, quien asume el riesgo ante el banco es el mismo proveedor. Fortesza permite que el riesgo sea de la figura corporativa, es decir del cliente, y facilita el mecanismo para que los proveedores con deudas por cobrar puedan obtener el dinero más rápido”.

Según Aldrete, son limitadas las oportunidades actuales e inversión en la plaza. “Hay cuentas de ahorro que pagan 1% de interés al año; otros instrumentos son los plazos fijos, que pueden pagar entre el 5% y el 6% de interés, pero se obliga a contratarlos de 3 a 5 años sin mover el dinero y exigen entre $5 mil y $10 mil. Y están las casas de valores, pero solo abren una cuenta con un mínimo de $50 mil”.

El modelo de Fortesza permite invertir hasta 50 dólares y da un retorno anual de 8% a 10%.
Sostiene que como en todo negocio, hay riesgos. “Estos se mitigan conociendo las empresas y las garantías, pero al final es una decisión del inversionistas”.

La empresa está regulada por la Superintendencia de Bancos y las leyes, el Ministerio de Comercio e Industrias y cumple con las normas de la debida diligencia, tanto para los clientes como para los inversionistas y proveedores que financian.

“El sistema permite a los inversionistas ver en qué empresa invertir, cuántos días dura la factura, cuánto tendrá de retorno y deciden cuánto invertir, todo en línea”.

La plataforma está diseñada como una web, ha financiado más de $12 millones y tiene más de 900 inversionistas registrados.

Equipo de Fortesza. Katherine Luengo, Christopher Chin, Pedro Samaniego, Eric Medina, Roberto Aldrete, Alexandra Revaman, Jose Antonio Rivera y  Ana Melissa Barsallo. Foto/GABRIEL RODRÍGUEZ.
¿Cómo funciona?

Las facturas habitualmente tienen un plazo de pago de 60, 90 y 120 días, por lo que si un inversionista elige poner su dinero en una factura de hasta cuatro meses, recibe una ganancia que puede reinvertir para lograr un retorno anual de entre 8% y 10%.

El negocio de Fortesza es brindar liquidez a pequeñas y medianas empresas que hacen negocio con clientes corporativos, los cuales entregan su cartera de proveedores y facturas por pagar para ofrecer un mejor abanico de portafolio para los inversionistas y lograr el llamado crowdfactoring.

“Mejoramos el flujo de caja de los proveedores y de los deudores y tenemos a todos conectados en la plataforma”, menciona Katherine Luengo, socia de ventas. Entre los clientes está Justo & Bueno, Truckslogic, Grupo Calesa y Azucarera La Estrella.

Roberto Aldrete, CEO, fundador de Fortesza, sostiene que «la banca no va a desaparecer. Las nuevas tecnologías se vuelven más competitivas y eso puede ayudar a los bancos pequeños a sobrevivir». Foto Román Dibulet.
Evolución

Christopher Chin, director de Tecnología y cofundador, menciona que Panamá vive un buen momento para desarrollar innovaciones tecnológicas financieras o Fintech.

“Una ley de Fintech les daría más legitimidad y exposición a las empresas y poder escalar el negocio”. Fortesza comenzó su modelo de negocios escalando con un acompañamiento de un fondo de capital de riesgo panameño llamado Moveo, que financia emprendimientos tempranos. Además se encuentra realizando una ronda de inversión para levantar más capital.

Según Aldrete, es la hora de las fintech. Considera que la banca tradicional no va a desaparecer por las fintech, sino que se complementarán para dar soluciones a los usuarios.